Nicaragua: según informe, se registran al menos 40 femicidios en lo que va del año

Entre enero y septiembre, el Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir contabilizó en su monitoreo que en lo que va del año se han registrado 44 muertes violentas de mujeres, cuarenta de ellas consideradas como femicidios. Pero, el número de crímenes podría ser mayor, si llega a confirmarse que en las muertes de Mariela Ramírez y Justa Gutiérrez, hubo mano criminal.

El Observatorio registró que otras 52 mujeres estuvieron en riesgo de tener el mismo final de las otras 44 mujeres. En seis de los casos, las víctimas fueron violadas.

Managua, Caribe Norte y Caribe Sur, registraron la mayor cantidad de crímenes violentos contra mujeres, durante el período comprendido por el estudio.

El caso de Gutiérrez, es el último registrado por esa organización. Su cuerpo fue encontrado por sus vecinos la madrugada del 28 de septiembre a orilla de la carretera, en la comunidad de Las Brisas, Rancho Grande, Matagalpa.

La Policía Nacional y el Instituto de Medicina Legal (IML), determinaron como “muerte natural” ocasionada por el consumo de alcohol. “Para la familia de Justa ( Gutiérrez) , esta versión es ridícula, si se considera que el cuerpo estaba cubierto de golpes”, señala el reporte del Observatorio de Católicas.

Días antes había ocurrido en la comunidad de Cedro Galán, el caso de Mariela Ramírez, encontrada “de rodillas y con una soga atada al cuello”. Igualmente, el cuerpo presentaba golpes en el rostro, brazos y manos.

Magaly Quintana, a cargo de esa organización, recordó que en el caso de Ramírez, en su momento remitieron una carta y fotografías que demuestra los golpes a la jefa de facto de la Policía, primera comisionada Aminta Granera, pero no hubo respuesta.

También junto a los familiares de Ramírez pidieron explicación al IML sobre los golpes. Pero les dijeron que eso se lo entregaban a la Policía, que a su vez les adujo que no tenían el informe. En la Policía les llegaron a decir que la víctima se enviaba mensajes de texto con amenazas, por lo que demandaron la entrega del teléfono celular, pero rehusaron entregarlo.

De acuerdo al monitoreo de Católicas, veinte de los crímenes fueron cometidos en los domicilios de las víctimas, otros doce en zonas desoladas. Y las armas más utilizadas fueron las cortopunzantes y las armas de fuego.

No vieron golpes

Magaly Quintana, activista de derechos humanos, cuestiona que en los casos de Mariela Ramírez y Justa Gutiérrez, los reportes del Instituto de Medicina Legal no mencionan que los cuerpos de ambas víctimas no especificaban que presentaban golpes en diferentes partes del cuerpo. “Católicas por el Derecho a Decidir de Nicaragua se une firmemente a las demandas públicas de justicia y transparencia que han sido hechas por la familia de Mariela, de Justa y de tantas otras mujeres”, señala.

Víctimas de allegados

En nueve meses del año, según el monitoreo del Observatorio de Católicas, las mujeres continúan siendo las principales víctimas, principalmente, entre las edades comprendidas entre 21 a 40 años.

Nueve de ellas tenía edades entre 21 a 25 años y otras 17 entre 25 y 40 años, para totalizar 26.

De los 44 crímenes contra mujeres, trece de los casos perpetrados por sus parejas y otros doce por exparejas.

La Prensa