Puerto Rico: Trump recibió a Rosselló y se calificó con un 10 por su asistencia tras el paso del huracán María

Trump: “Le doy un 10 a nuestra respuesta en Puerto Rico”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se puso hoy un 10 por la respuesta que ha dado en Puerto Rico tras el impacto del huracán María.

En horas del mediodía, el mandatario recibió al gobernador Ricardo Rosselló en la Oficina Oval en la Casa Blanca y destacó los esfuerzos que ha realizado su administración para apoyar a la isla, devastada por el ciclón de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson.

Trump destacó sobre todo los trabajos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), la Guardia Costera, la Guardia Nacional y otras dependencias federales.

En el encuentro, del que participó la prensa, Trump fue consultado sobre qué puntuación le daba a los trabajos de emergencia y no dudó en darle “un 10″ a la respuesta que el gobierno federal está dando a Puerto Rico. “Esta gente ha trabajado tan duro”, agregó mirando fijo a Brock Long, el jefe de FEMA en el terreno que participó de la reunión.

Por su parte, Long agregó que en los últimos 50 días se han asistido a 4 millones de ciudadanos americanos desde las Islas Vírgenes hasta California, en referencia a los recientes incendios en ese estado y a los azotes de los huracanes Harvey, Irma y María.

El presidente Trump insistió en varias ocasiones en que el gobierno federal ha hecho un “gran trabajo”, y dijo que le dio su bendición al Congreso para que avance en un plan de financiamiento. No obstante, Trump agregó que el gobernador Rosselló “comprende que estas personas no pueden estar allí para siempre”. Y que la deuda que tiene Puerto Rico de 70,000 millones de dólares será “absolutamente protegida”.

“Ha sido peor que Katrina”, señaló Trump sobre el impacto del huracán María en la isla. “Nunca ha habido un caso en el que las plantas generadoras se hayan perdido”, agregó y le soltó a Rosselló que sería bueno que el sistema eléctrico estuviera soterrado. Diferenció los trabajos de recuperación en Puerto Rico de los que se realizan en los estados de Texas y Florida, también afectados por huracanes, al señalar que en la isla las obras requieren una reconstrucción total de la infraestructura eléctrica.

“Hemos hecho un gran trabajo y hemos tenido una cooperación tremenda del gobernador. Estamos allí y la gente está realmente viendo el esfuerzo que hemos puesto en Puerto Rico. Ha sido una situación difícil para mucha gente”, afirmó Trump.

“Llevamos comida, la distribución fue muy difícil porque las vías estaban obstruidas, incluso la gente de Puerto Rico no podía acceder a la comida, en ocasiones, porque los centros de distribución y las calles estaban en mal estado por la tormenta y, a veces, por (circunstancias) antes de la tormenta. Es paso a paso”, añadió.

“Puedo decir que usted es un gobernador muy trabajador. Es una situación difícil, hay tanto por reconstruir, incluso antes (del huracán)”, indicó el presidente estadounidense.

Por su parte, Rosselló dijo que Trump “ha sido claro en que ningún ciudadano estadounidense se quedará atrás” y también destacó que el presidente estadounidense ha respondido positivamente a todas las solicitudes que le ha hecho.

La reunión se produjo después de que Trump recibiera algunas críticas por su respuesta a Puerto Rico tras los huracanes Irma y María. Rosselló ha apoyado a Trump, mientras que la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, se cruzó con el presidente de EE.UU. por las críticas que ha hecho a la respuesta federal.

A punto de cumplirse un mes de que María golpeara a Puerto Rico, el 80% de la isla permanece sin electricidad y cerca del 30% no tiene agua.

Horas antes de reunirse con el presidente de Estados Unidos, Rosselló, en sus primeras declaraciones públicas en la capital federal, afirmó que Puerto Rico necesita mayor asistencia del gobierno federal para su recuperación, y reclamó trato igual para todos los damnificados por eventos atmosféricos en la isla, Texas, Florida y las Islas Vírgenes estadounidenses.

“Esto es crítico. En esta emergencia, las cosas pueden parecer que se están estabilizando en un punto, pero siempre hay problemas futuros, como emergencias en salud pública y otras”, indicó a los periodistas tras reunirse con el senador Marco Rubio, quien visitó el país tras el paso del ciclón.

En ese encuentro, Rosselló dialogó con el senador republicano sobre la necesidad de que el Senado federal atienda las medidas que aprobó la semana pasada la Cámara federal para encaminar la restauración del país y proveerle liquidez al gobierno.

El mandatario estuvo acompañado por el director de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico en Washington, Carlos Mercader.

De la Rama Ejecutiva, el gobernador también tiene en agenda reunirse con el vicepresidente Mike Pence y el director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, Mick Mulvaney.

Mientras que, en el Congreso, además de Rubio, sostendrá encuentros con el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (R-KY), y el líder de la minoría en ese cuerpo legislativo, Charles Schumer (D-NY). Además, conversará con la senadora Lisa Murkowski (R-AK), presidenta del Comité de Energía y Recursos Naturales, que atiende los asuntos de Puerto Rico en el Senado.

El encuentro entre Trump y Rosselló se da a unos 15 días de que el presidente estadounidense visitara Puerto Rico para conocer de primera mano los esfuerzos de reconstrucción que se realizan tras el devastador paso de María. Además, ocurre una semana después que Trump acudiera a Twitter para advertirque la ayuda que Estados Unidos le provee a la isla no será ilimitada.

“El Congreso tendrá que decidir cuánto gastará… Nosotros no podemos mantener a FEMA (la Agencia federal para el Manejo de Emergencias), a los militares y a los equipos de primera respuesta, quienes han trabajado de manera asombrosa (en las circunstancias ms difíciles), en Puerto Rico para siempre”, expresó el mandatario.

Un día después, Trump buscó suavizar sus expresiones al señalar que su intención es “siempre” estar con los puertorriqueños de la isla.

El gobernador salió ayer en la tarde a Washington D.C. Comentó, antes de su partida, que su misión era dar seguimiento en el Congreso y la Casa Blanca a las medidas ya aprobadas en la Cámara federal. Estas medidas incluyen $4,900 millones para liquidez por medio de los Community Disaster Loans, además de $1,200 millones para el Programa de Asistencia Nutricional (PAN).

El primer ejecutivo, además, solicitará entre $4,200 a $4,600 millones en otros programas federales para un alivio a corto plazo dirigido a sectores como los comercios y por un paquete a largo plazo para reparar los cientos de millones en pérdidas que sufrió Puerto Rico, se informó en comunicado de prensa.

El Nuevo Día