Ecuador: según tres ministros, el impacto en el Yasuní será mínimo

Los integrantes de la Comisión de Biodiversidad de la Asamblea tienen más argumentos a la mano para autorizar la explotación del bloque Ishpingo, Tambococha, Tiputini (ITT), ubicado en el Parque Nacional Yasuní. Ayer, los ministros Rafael Poveda (Sectores Estratégicos), Pedro Merizalde (Recursos Naturales no Renovables) y Lorena Tapia (Ambiente), así como el gerente de Petroamazonas, Oswaldo Madrid, acudieron a ese órgano legislativo.

Allí, en esencia, explicaron los fundamentos técnicos recogidos en el informe presentado al Presidente de la República y que fue remitido a la Asamblea, sobre la petición de la declaratoria de interés nacional la explotación de los bloques 31 y 43. El ministro Poveda afirmó que el debate de la explotación en los bloques 31 y 43 se lo hizo en el marco de la nueva era petrolera en “armonía” con la comunidad, el Estado, los trabajadores y el ambiente.

Precisó que la infraestructura que se utilice para la explotación petrolera del campo ITT será subterránea, con el objetivo de evitar efectos nocivos para esa zona de la Amazonía, considerada una de las más megadiversas del mundo. Agregó que esos procedimientos será monitoreados a través de comunicaciones por fibra óptica.

En su intervención, el funcionario negó categóricamente que en el Parque Yasuní se estén construyendo carreteras, como lo había asegurado la legisladora de Pachakutik, Magally Orellana. Explicó que para el proceso de exploración y explotación petrolera en los bloques 31 y 43 se construirán “senderos ecológicos”. La ministra Tapia subrayó que hay un “análisis integral” de los procesos de explotación petrolera dentro del Parque Nacional Yasuní. Por lo tanto -agregó- el proceso de licenciamiento ambiental contiene una serie de pasos que deben cumplir las empresas para iniciar la exploración y explotación del crudo. De ahí que se comprometiera en garantizar que se cumplirá con un plan de manejo integral.

En todos esos procesos se determinarán mecanismos de control con auditorías, controles y sanciones, en caso de eventuales incumplimiento. La Ministra recordó que en caso de que se genere destrucción del medioambiente, las empresas petroleras deberán hacerse cargo de la remediación ambiental. Según la encargada de la Cartera de Ambiente, la prioridad será cuidar la zona intangible del Parque.

Las intervenciones de los ministros respaldan los informes de las comisiones de Gobiernos Autónomos, Desarrollo Económico, Derechos Colectivos y de Justicia, que señalaron que se debe dar paso a la declaratoria de interés nacional de los dos bloques. No obstante, estas explicaciones no satisficieron a todos los legisladores. En especial a aquellos que representan a partidos de oposición. César Solórzano, del Partido Social Patriótica, criticó que la distancia de los senderos ecológicos entre el campo Ishpingo a Tiputini sea aproximadamente 30 kilómetros. “Los señores ministros no han estimado el impacto real que va a tener la construcción de este tipo de senderos”. Además, criticó que en el informe del Ministerio de Recursos no Renovables se sostenga que va ha intervenir el 2 por 1000.

“Estas mentiras constantes queremos que sean aclaradas”, dijo. Entre hoy y el viernes está previsto que asistan a la Comisión de Biodiversidad representantes de los colectivos sociales. Entre ellos los dirigentes de la Fenocin y la Conaie, quienes expondrán sus argumentos sobre la eventual explotación en el Yasuní. La Fenocin, aliada del Gobierno, está favor de la extracción del crudo. En cambio, la mayor organización indígena del país ya ha expresado su rechazo a la extracción.


http://www.elcomercio.com/politica/impacto-Yasuni-Ecuador-Asamblea-medioambiente_0_991100937.html