Frijoleros costarricenses aseguran que el libre comercio atenta contra la existencia del campesinado

Los impactos que están teniendo los distintos tratados de libre comercio firmados por Costa Rica han provocado “una crisis a los agricultores que nos está llevando a la desaparición” aseguró Alexis Céspedes Gamboa de la comunidad de Concepción de Pilas, de Buenos Aires de Puntarenas.

Céspedes Gamboa, un reconocido dirigente de los frijoleros que protagonizaron protestas y cierre de calles a inicios del mes de setiembre, dio estas declaraciones durante una entrevista realizada por la emisora ecologista Radio Ceiba digital, este fin de semana.

El líder de los productores de frijol, fue homenajeado en representación de los frijoleros de todo el país durante el Encuentro de Comunidades de la Zona Sur Amenazadas por Proyectos Hidroeléctricos, que se llevó a cabo en Longo Mai, el pasado 22 de setiembre, organizado por la Comisión Salvemos Las Aguas De Los Ríos Convento Y Sonador, Kioscos Ambientales de la Universidad de Costa Rica y la Federación Ecologista (FECON).

“Hace muchos años que el sector agrícola viene siendo marginado y estrechado. Ya los campesinos no aguantamos más esa presión y tuvimos que salir a la calle, porque el diálogo con gobierno ha sido imposible” denunció el dirigente campesino.

Céspedes recordó que el detonante de las movilizaciones que paralizaron el tránsito de vehículos por la Carretera Interamericana Sur “fue el precio del grano”, señaló.

“Estamos vendiendo por debajo de los costos de producción lo que nos ha llevado a la pobreza, incluso, a que muchos campesinos pierdan sus tierras. Los bajos precios de venta de los granos básicos se debe a los Tratados de Libre Comercio” afirmó.

En el marco del Tratado de Libre Comercio con China el país puede importar hasta 10 mil toneladas de de frijol con arancel cero.

“Pese a que en este tratado hay una cláusula que exige al industrial comprar el frijol nacional, este compromiso no está vinculado con ningún precio, en el marco de los tratados nos están midiendo con parámetros de producción de países como Nicaragua, China o Argentina con precios muy por debajo de los costos de producción costarricenses”.

Mientras importar un quintal de frijol chino cuesta 17.000 colones, comprar uno producido en suelo costarricense tiene un valor de alrededor de 35.000 colones, este es el costo en un país que reconoce beneficios a sus trabajadores y hay que tener esto en cuenta, señaló.

Céspedes agregó que la industria del empaque y venta al menudeo está concentrado en unos pocos intermediarios que abastecen el mercado nacional, “este es un negocio muy grande, dijo, es como luchar contra un gran monstruo”.

“Nosotros como pequeños productores les vendemos a empresas como Walmart y Frijoles Don Pedro. Pero estas empresas muchas veces prefieren compara el frijol de China y empacarlo, desplazando al producto nacional” aseveró el dirigente.

El dirigente de los frijoleros dijo que, sumados todos esos factores se puede concluir que “hay un ataque tremendo, han querido acabar con el productor nacional, abriéndole las puertas a las grandes transnacionales”

Céspedes advirtió a la comunidad nacional sobre el peligro que ahora se cierne sobre el país porque, aseguró, “le quieren abrir la puerta a los transgénicos, si eso pasa y los transgénicos llega a acaparar nuestras tierras sería un desastre para el sector agropecuario ya que perderíamos nuestras propias semillas” y la seguridad alimentaria.

http://www.informa-tico.com/30-09-2013/libre-comercio-atenta-contra-existencia-del-campesinado