La presidenta buscará apoyo de los BRICS en la disputa con “fondos buitre”

La presidenta aterrizó anoche en Brasilia y hoy participará en esa ciudad, junto a otros mandatarios de la Unasur, de la segunda jornada de la VI cumbre de las potencias emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). La Argentina, en la persona de Cristina Fernández, había sido invitada a formar parte de las sesiones hace un mes y medio, durante una visita a Moscú del canciller Héctor Timerman. La invitación partió del canciller ruso, Sergei Lavrov. La presencia de la jefa de Estado en el foro cada vez más influyente de la geopolítica y economías globales –un club al que muchos países quisieran incorporarse, entre ellos la propia Argentina– se concretará en un contexto complejo para el país. Se descuenta que la presidenta buscará apoyos ante el litigio con los fondos buitre.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, también viajó a la capital brasileña. Su participación revela que la estrategia oficial sigue siendo defender a rajatabla las dos renegociaciones de deuda e iniciar una conversación con los buitres sin que el resultado de las tratativas ponga en riesgo los canjes de 2005 y 2010.

Con esas urgencias en la agenda, la mandataria asistirá al segundo día de la cumbre BRICS con la expectativa de sumar apoyos a su idea de refundar –o crear nuevos– organismos multilaterales, que den cuenta de las nuevas problemáticas de la economía y la política global. La delegación oficial de la Argentina viajó a Brasil con mucho interés por el resultado de la primera jornada de la cumbre, celebrada en la ciudad de Fortaleza, de la que participaron sólo los países que ya son miembros consolidados del bloque. Junto a la anfitriona Dilma Rousseff, estuvieron el ruso Vladimir Putin, el chino Xi Junping, el sudafricano Jacob Zuma y el primer ministro de India, Narendra Modi. De esa reunión surgieron anuncios importantes: la creación de un Nuevo Banco de Desarrollo, creado para financiar obras de infraestructura, y el Acuerdo de Reservas de Contingencia (CRA, según sus siglas en inglés).

Según informó la Cancillería brasileña, el temario de la reunión de hoy en Brasilia estará concentrando dos cuestiones: el crecimiento con inclusión social y el debate sobre la actualidad del sistema financiero. La presidenta, al momento de su exposición, estará acompañada por una delegación de funcionarios, encabezada por el propio Kicillof, junto al canciller Timerman; el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini; la ministra de Industria, Débora Giorgi; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; los senadores nacionales Ruberto Godoy (FPV, titular de la comisión de Relaciones Exteriores) y Diego Santilli (PRO); los diputados Juliana Di Tullio y Carlos Heller (ambos del FPV); más el puntano Lino Aguilar (Compromiso Federal) y la neuquina Alicia Comelli (MPN). También viajó a Brasilia el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, quien fue invitado por la presidenta.

Aparte de la discusión sobre la actualidad de los organismos de crédito y el poder sin control de los fondos de inversión de riesgo, la participación del país en la cumbre de BRICS dará lugar a otro debate: si la Argentina puede llegar a sumarse al bloque como miembro permanente, una posibilidad que comenzó a ser mencionada tras aquella declaración de Lavrov.

A los pocos días de conocerse la invitación, el diario brasileño Valor Económico informaba que la mandataria brasileña Rousseff había invitado a todos los presidentes de Sudamérica para que estuvieran en la segunda jornada de la cumbre. El simple repaso de los hechos parece reflejar que Brasil –al menos por ahora– quiere seguir siendo el único país sudamericano que integra el bloque de las potencias emergentes.

Más allá de la competencia o los recelos entre los vecinos de la región, la jornada de hoy en Brasilia también pondrá en evidencia el estancamiento que atraviesa el proceso de integración, sobre todo tras el fallecimiento de Néstor Kirchner y Hugo Chávez.

“Irónicamente, el grupo de los BRICS está concretando las políticas que planteaba la Unasur, y que quedaron pendientes, sin resolución. La primera medida es el comercio en monedas locales, sin apelar al dólar, que ya lo están haciendo. La segunda política, la creación del Banco de los BRICS, es una réplica de lo que pudo haber sido el Banco del Sur, sobre lo que se expresó tanto retóricamente  y nunca se concretó. Y, por último, la administración conjunta de reservas para crear un programa de estabilización que compita con el FMI. Esas tres cosas, que planteábamos desde el gobierno para América del Sur, hoy las están haciendo los BRICS”, advirtió el economista Arnaldo Bocco en diálogo con Tiempo Argentino. «

Una ciudad blindada

La capital brasileña movilizará a uno de los más grandes esquemas de seguridad de su historia para recibir la cumbre de los gobernantes del grupo BRICS y de los países sudamericanos y la reunión entre China y los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Según el secretario de Seguridad Pública del distrito federal de Brasilia, el coronel Paulo Roberto de Oliveira, las conferencias serán protegidas por 8500 efectivos de la policía y de las Fuerzas Armadas, lo que supone el contingente más grande desde 2005, cuando Brasilia recibió la Cumbre América del Sur-Países Árabes.

http://beta.tiempo.infonews.com/nota/4155/la-presidenta-buscara-el-apoyo-de-los-brics-en-la-disputa-con-los-holdouts