Mercosur, un bloque con grandes retos y amplias potencialidades – Por Cira Rodriguez César

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

La XLVI cumbre presidencial del Mercosur, mañana martes en Caracas, debe lograr un rediseño de las instituciones financieras y, con ello, un espacio económico y comercial de vanguardia, como ya auguran varios líderes de la región.

Se trata de una oportunidad a favor de una reforma del sistema financiero internacional que impida el accionar de los fondos especulativos que, como verdaderas rapiñas empujan a uno de sus miembros, Argentina, al cese de pago por el caso de los bonos impagos de su deuda soberana.

Al respecto, el canciller argentino, Héctor Timerman, aseguró la vípera que el accionar de los fondos buitre debe movilizar a todos para trabajar de manera decidida, conjunta y coordinada de una profunda reforma de las finanzas mundiales.

La cita, antecedida por una reunión de ministros de Relaciones Exteriores del bloque, pretende fortalecerlo desde el punto de vista comercial, y como el de más potencialidades para avanzar en la conformación de una gran zona económica en América Latina y el Caribe.

Al decir de Elias Jaua, canciller de Venezuela, país que ostenta la presidencia pro témpore y entregará a Argentina, el Mercado del Sur “sigue siendo el espacio natural para el impulso de una política productiva de exportación a la cual le dedicaremos todo el esfuerzo a partir de este momento”.

De ahí que se esperan acuerdos decisivos para una nueva arquitectura financiera regional tales como la creación de un mecanismo proveedor de liquidez de divisas o el fortalecimiento del Fondo Latinoamericano de Reservas, así como el mantenimiento y promoción de mecanismos de compensación de pagos.

También deben aprobarse instrumentos financieros que apuntalen el desarrollo productivo y promuevan la iniciativa privada con miras a incrementar la producción y la creación de un fondo de garantías para el Mercosur, y de otro para la adquisición de tecnologías, especialmente como apoyo a las pequeñas y medianas industrias.

Tales iniciativas fueron propuestas el domingo último en un Foro Empresarial del Mercosur, desarrollado este domingo con la presencia de más de 200 empresarios suramericanos y caribeños.

En el aspecto social la cumbre también debe aprobar la construcción de una agenda común para Latinoamérica y el Caribe que parta de estabilidad laboral, trabajo decente, productos de buena calidad, precios razonables, rol activo en lucha por el equilibro medioambiental y reforma del gobierno corporativo hacia la transparencia.

La agenda del encuentro también incluye la creación de una zona económica conformada por Mercosur, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Petrocaribe y la Alianza del Pacífico.

Además de un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, que ya lleva más de una década de negociaciones, el cual debe generar al bloque sudamericano un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de unos cino mil millones de dólares.

Otro punto de la cita será la posible aceptación de la propuesta de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, de aplicar desde 2015 el arancel cero en parte del comercio con Perú, Chile y Colombia, un pacto de liberación de impuestos comerciales para esas tres naciones.

Mercosur, creado en marzo de 1991, está integrado por Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina y Venezuela, tiene como países asociados a Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú y en condición de observadores a Nueva Zelanda y México.

Es considerado una potencia económica con un PIB de 3,64 billones (millón de millones) de dólares, lo que representa el 82,3 por ciento del total de toda Sudamérica.

Cubre un territorio de casi 13 millones de kilómetros cuadrados y cuenta con más de 275 millones de habitantes (cerca del 70 por ciento de América del Sur).

Según los analistas, el Mercosur se constituye como el área económica y plataforma industrial más dinámica, competitiva y desarrollada de toda la región, por lo que está considerado como el cuarto bloque económico del mundo, en importancia y volumen de negocios, y la quinta economía mundial, si se considera el PIB nominal producido por todos sus miembros.

La economía del bloque es muy diversa, posee las tres urbes más ricas, extensas y pobladas del sur de América: Sao Paulo, Buenos Aires y Río de Janeiro, y calificado como el mayor parque industrial y centro económico-financiero de Latinoamérica y de todo el Hemisferio Sur.

http://prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=2946301&Itemid=1