Presidente salvadoreño ve difícil cumplir condiciones de deuda con el FMI

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, expresó ayer que ve difícil “conceder” las demandas del Fondo  Monetario Internacional (FMI), de disminuir el gasto en el Presupuesto General de la Nación e incrementar el IVA (Impuesto al Valor Agregado), en el intento de renegociar la deuda pública del país.

“La primera opción que es, con el  sistema financiero internacional como el Fondo Moneterio Internacional (FMI), y estamos trabajando con ellos, pero ahí las demandas son para nosotros muy difíciles  de conceder porque es disminuir el gasto en el presupuesto, no podemos despedir nosotros gran cantidad de personas (…) y, segundo, no podemos incrementar el IVA, afecta a toda la población”, expresó Sánchez Cerén.

El mandatario aseguró que los únicos que “nos pueden ofrecer condiciones favorables en el tema de la deuda” serían Venezuela, países de América del Sur, Rusia y China. “Estamos buscando lo mejor para el país. Lo que sí es nuevo y choca con las barreras ideológicas que todavía existen entre nosotros es que estamos hablando de China, es que estamos hablando de Rusia, es que estamos hablando de Venezuela, es que estamos hablando del Sur, pero son los únicos países que nos pueden ofrecer condiciones favorables en el tema de la deuda, en el tema energético”, aseguró, en el discurso, al     inaugurar la autopista San Salvador a Santa Tecla “José María Cañas”.

El Salvador ha quitado su primer obstáculo en relación con República Popular China: el pasado 2 de julio, la Organización Mundial de Comercio (OMC) aceptó la decisión del gobierno salvadoreño de suspender las restricciones comerciales con la República de China Popular. El gobierno aún no habla de establecer relaciones diplomáticas.

Sánchez Cerén aclaró que  también están buscando cómo negociar la deuda con Europa y que no están amarrados “a esos países”, porque la idea es buscar opciones diferentes para no  pagar “tanto dinero” del presupuesto “por el problema de la deuda”.

Según el Banco Central de Reserva (BCR), a mayo de 2014, la deuda pública de El Salvador llegó a $15,051.4 millones, casi el 60% del Producto Interno Bruto (PIB). El gobernante señaló que se pagan $600 millones anuales del presupuesto para sufragar intereses de esa deuda.

“Es una carga fuerte que tiene el país, ya no se diga la deuda previsional que le genera mayor impacto a la deuda y que cada vez pone en riesgo que el país cumpla los compromisos con aquellas personas que han trabajado toda la vida y que tienen derechoa una pensión”, dijo.

El gobierno busca liberar fondos para invertir en el desarrollo social, alargar los plazos y bajar intereses.


$15,051.4 Millones

alcanzó la deuda pública de El Salvador hasta mayo de 2014.

$600 Millones

anuales destina el Estado salvadoreño para el pago de la deuda pública.

Sánchez Cerén le pide paciencia a la empresa privada

Paciencia para tener claridad en el camino le pidió ayer el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén al sector empresarial y específicamente al presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub.

Daboub criticó el martes pasado que “este gobierno está  trabajando en permanente oscuridad de sus políticas y eso nos puede traer sorpresas lamentables”, al referirse a la deuda pública que busca vender El Salvador y la situación de inseguridad.

“Solo quisiera decir al presidente de la empresa privada que poco a poco va ir viendo la claridad en el camino, que no se preocupe, tenemos un mes y días de estar en el gobierno y, para hacer lo que el país se necesita, se necesitan más de cinco años, son transformaciones profundas”, instó el mandatario durante su discurso al inaugurar un tramo de la carretera de la autopista entre San Salvador y Santa Tecla.

El presidente de la ANEP dijo que el gobierno debería generar un entorno con reglas claras para no generar sorpresas de la noche a la mañana, ya que “países como Rusia, países como Venezuela, países como China, tienen agendas políticas que obviamente se pagan y se compran con petróleo, con productos y con otras cosas”.

Añadió que el peligro de Petrocaribe es que no se sabe quién va a manejar pagos, precios y compras. “Estamos en la obligación de buscar alternativas, de buscar países que nos ayuden a que esa deuda. No es en beneficio del gobierno, es en beneficio del país, así va haber más dinero para invertir y no se preocupe por Petrocaribe”, le dijo.

http://elmundo.com.sv/presidente-ve-dificil-cumplir-condiciones-de-deuda-con-fmi