Bolivia: entra en operaciones planta separadora de líquidos y se consolida la industrialización del gas

El presidente Evo Morales junto a autoridades locales y regionales inauguró, este jueves, el inicio de operaciones de la Planta Separadora de Líquidos Gran Chaco, considerada la tercera más grande de Sudamérica.

La planta separadora sentará las bases para industrializar el gas natural, convertirá al país en exportador neto de gas licuado de petróleo (GLP) y aportará con más utilidades al Estado. También producirá insumos como etano para plásticos blandos y propano para plásticos duros con destino al complejo petroquímico.

La obra se encuentra en Yacuiba, departamento de Tarija.
“El pueblo decidió democráticamente no volver al pasado y seguir avanzando en la industrialización”, dijo el Primer Mandatario en el acto que se desarrollo en la planta, a unos 15 kilómetros de la ciudad de Yacuiba.

Morales recordó que Bolivia puede industrializar porque decidió nacionalizar los hidrocarburos para los bolivianos, por lo que las utilidades permiten la construir de megaobras. “La planta de fertilizantes en el departamento de Cochabamba, y el 2016 en el Chaco con la planta petroquímica (se construirán) con nuestra plata, con nuestros recursos económicos”, sostuvo.
Dijo que el modelo neoliberal hizo creer al pueblo de que si se nacionalizaba no habría inversión.
Según datos del presidente de YPFB, Carlos Villegas, la Planta de Separadora de Líquidos de Gran Chaco demandó una inversión de al menos 680 millones de dólares para su construcción, que en el primer trimestre de operación generará un ingreso bruto de 872 millones de dólares.

Procesará 32,2 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas natural, para producir 2.247 toneladas métricas día de GLP y 3.144 toneladas métricas de etano, además de 1.044 barriles de isopentano y 1.658 barriles diarios de gasolina natural, de acuerdo a datos oficiales.

En el acto, Villegas, manifestó que la industrialización del gas natural ya es una realidad que se concretaron que debido a dos decisiones políticas del gobierno de Evo Morales, la industrialización y la ruptura de los argumentos que no permitían a Bolivia realizar obras de gran magnitud.
“Hoy día Bolivia tiene seguridad energética, la industrialización del gas natural es una realidad y esa realidad tiene que ver con dos decisiones importantes”, señaló Villegas.

A su turno el El secretario ejecutivo de la Federación de Petroleros de Bolivia, José Domingo Vásquez, aseguró que el inicio de operaciones es el fruto de la lucha del pueblo boliviano liderada por el presidente Evo Morales desde 2003. En esa línea también recordó al lucha del pueblo alteño en la denominada `Guerra del Gas´.
“Esta planta separadora es el fruto de la lucha del pueblo, de esa lucha consecuente que se inició en el Trópico de Cochabamba, que liderizaba el presidente Morales hace muchos años, y se consolida en 2003 con la expulsión del gobierno neoliberal de entonces que entregó nuestros recursos y el presidente Evo nacionaliza luego el 2006”, dijo Vásquez.

Mercado
Con el inicio de pruebas en Gran Chaco, las autoridades de Gobierno realizan gestiones para acomodar la producción de GLP de la planta.

“Actualmente, vendemos GLP a Uruguay, Paraguay y Perú. Se piensa seguir con esos mercados y vamos a ver otros posibles mercados para la producción de Gran Chaco”, informó el ministro de Hidrocarburos y Energía, Juan José Sosa.

Otro de los aportes de la planta Gran Chaco es que Bolivia dejará de enviar gas rico a Argentina y aprovechará esos componentes del gas para aumentar la producción de gasolina que será destinada para cubrir la demanda interna.

Respecto de las utilidades de Gran Chaco, el Ministro de Hidrocarburos indicó que estará en función de los precios y volúmenes de producción del complejo industrial.

Cambio