Nada de azar en la victoria del Frente – Por Agustín Lewit

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Algunas sorpresas y varias presunciones confirmadas han dejado las elecciones del domingo en Uruguay. En principio, la ratificación, tal como todo indicaba, de que será necesario un segundo turno para que los dos candidatos más votados en la primera vuelta, Tabaré Vázquez por el oficialista Frente Amplio (FA) y Luis Lacalle Pou por el Partido Nacional (PN), diriman mano a mano quién ocupará la presidencia oriental por el próximo quinquenio. Contrariando pronósticos –incluso del FA– que vaticinaban una sangría de votos con respecto a la elección pasada, Tabaré Vázquez logró superar la barrera del 47 por ciento –muy cerca del porcentaje obtenido por Mujica cinco años atrás–, aventajando por casi 17 puntos a su contrincante más próximo, una brecha que, aunque no definitiva, parece ser difícil de revertir. La buena performance del candidato oficialista, asimismo, logró reunir más votos que la segunda y tercera fuerza juntas, evidenciando su condición de partido mayoritario.

Por su parte, el discurso modernista y renovador de Lacalle Pou, si bien sumó adhesiones de un 30,9 por ciento de los votantes, fue apenas superior al porcentaje logrado por sus correligionarios en las elecciones de 2009. La estrategia discursiva renovadora del candidato blanco, en ese sentido, no ha surtido los efectos esperados que buscaba mejorar el desempeño de su partido a partir de la interpelación de nuevos sectores.

Por otro lado, el claro perdedor de las elecciones del domingo sin dudas fue Pedro Bordaberry –y su Partido Colorado (PC) en general–, el cual quedó tercero en todos los distritos departamentales. Su modesto 13 por ciento se ubica como la segunda peor marca presidencial de esa tradicional fuerza política, sólo superada por el 10 por ciento obtenido en 2004. Desde un plano más general, las recientes elecciones confirman el persistente declive del PC, quien viene perdiendo posición desde hace una década, situación que se cristalizará en una menor presencia parlamentaria. Como si fuera poco, el rechazo mayoritario al plebiscito que buscaba bajar la edad de imputabilidad no puede sino ser leído como un fracaso puntual de Bordaberry, puesto que fue una iniciativa votada a instancia suya y un pilar central de su campaña.

Con respecto a los reposicionamientos de cara al ballottage, se espera que la casi totalidad del voto colorado –a excepción de un reducido núcleo duro– migre hacia la candidatura de Lacalle Pou. En ese sentido fue contundente el respaldo de Bordaberry al candidato blanco apenas un par de horas después de cerrados los comicios, donde aclaró que trabajará para él “cada hora de los próximos 34 días” para que logre vencer a Tabaré Vázquez.

Por el lado del FA, lo que se avizora es que el número obtenido en el primer turno será apuntalado por un sector de frenteamplistas –orgánicos o no– que no votaron por Tabaré en una primera instancia, pero que, con el escenario tensionado por la disputa con la centroderecha, sí lo harán. A ello se agregará una porción importante de aquellos que inclinaron su voto hacia el Partido Independiente (PI) –una fuerza moderada, pero en crecimiento, que logró colocar un senador– y otras fracciones menores de la izquierda. Todo lo cual abre buenas perspectivas para que el Frente Amplio, de la mano del ex presidente, acceda a su tercer mandato consecutivo.

El otro gran dato significativo del domingo, que había generado numerosas especulaciones durante la previa, es que el oficialismo logró retener, tal como sucedió en las dos gestiones anteriores, la mayoría parlamentaria en ambas Cámaras. Es un hecho importante, en virtud de fortalecer el muy factible próximo período presidencial.

Así las cosas, el escenario terminará de configurarse una vez concluido el segundo turno. Hasta entonces se esperan semanas movidas, donde los candidatos buscarán diferenciarse tanto como atraer a nuevos votantes. Por lo pronto queda la certeza de que el Frente Amplio sigue siendo la principal fuerza política uruguaya, la que despierta mayores adhesiones en las urnas, la que moviliza a la mayor cantidad de gente en las calles y la que cuenta con los líderes políticos más populares. Nada de azar, entonces, en el triunfo de Tabaré.

* Periodista de Nodal. Miembro del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica.

Página 12