La presidenta fue dada de alta y deberá cumplir diez días de reposo

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue dada de alta luego de una semana de internación por un cuadro de sigmoiditis. Desde ayer está en la residencia de Olivos, donde deberá mantener reposo y seguir una dieta por otros diez días para completar su recuperación. La noticia fue confirmada en la página web de la Casa Rosada con un breve comunicado que firmaron los integrantes de la Unidad Médica Presidencial.

“La señora presidenta de la Nación presenta buena evolución del cuadro de sigmoiditis que la afecta. En la fecha se otorgó el alta de internación. Continúa con tratamiento antibiótico, dieta especial, reposo y control evolutivo en la residencia presidencial de Olivos, contraindicándose realizar desplazamientos por diez días”, señaló el parte que elaboraron los médicos Marcelo Ballesteros y Daniel Fernández.

La jefa de Estado había cumplido ayer una semana de internación en el Sanatorio Otamendi, ubicado en el barrio de Balvanera, a raíz de una inflamación del colon que le produjo fiebre el domingo 2 de noviembre y por la que ese mismo día fue internada.

Debido a los diez días de reposo indicados por el cuerpo médico, tuvo que suspender su viaje a Australia para participar de la cumbre del G-20, que se va a realizar el 15 y 16 de este mes. Allí tenía previsto asistir al debate para la conformación de un sistema que regule la reestructuración de deuda de países soberanos, iniciativa que surgió por pedido argentino en el marco del conflicto con los fondos buitre y que cuenta con el apoyo de Brasil, Rusia y China. Además, CFK tenía concertado un encuentro con su par de Brasil, Dilma Rousseff, el primero entre ambas luego de la reelección de la brasileña.

En lugar de la Presidenta, a la cumbre viajarán el ministro de Economía, Axel Kiciloff, y el canciller Héctor Timerman.

Debido al problema de salud, la mandataria tuvo que cancelar además la semana pasada un encuentro con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien iba a visitar en forma oficial el país para conmemorar los treinta años del Tratado de Paz y Amistad bilateral que evitó una guerra por el Canal de Beagle, y los cinco años del Tratado de Maipú, firmado por ambas. La sigmoiditis es una infección en el sistema digestivo. Afecta la zona del colon, llamado sigmoide, particularmente los divertículos presentes en esa zona. En este caso, incluyó además una bacteriemia, porque la infección pasó a la sangre, aunque según los partes médicos difundidos en la semana se trató de un cuadro que no significó un grave problema de salud.

Más allá de haber recibido el alta de internación, Fernández de Kirchner deberá continuar con el tratamiento de antibióticos y una dieta especial que evite las fibras y sea libre de residuos para que puedan descansar los intestinos. Por eso, en estos casos, los diagnósticos médicos usuales aconsejan evitar verduras, frutas, pan, productos lácteos y embutidos. En cambio, los pacientes con esas afecciones pueden ingerir carne, pescado, arroz y otros cereales, quesos cocidos y productos azucarados y, sobre todo, deben mantenerse hidratados.

Página/12