Canciller chileno dice que “Bolivia pierde el tiempo” y Evo defiende mediación del Papa

El Gobierno de La Moneda volvió a descalificar la demanda marítima. El canciller de Chile, Heraldo Muñoz, indicó ayer que Bolivia “pierde el tiempo” en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y la administración de Evo Morales aseguró que dará continuidad al proceso ante ese tribunal.

Así, respuestas y contraargumentos expresados en medios de comunicación entre autoridades de ambos países caracterizaron un nuevo día de tensiones. A primeras horas de la mañana de ayer, el Canciller chileno manifestó, en una entrevista con la radioemisora ADN, que su país “no va a ceder soberanía territorial y marítima” y que “Bolivia pierde el tiempo cuando intenta por esta vía (la CIJ) negociar una salida soberana al mar”.

A fines de 2014, Heraldo Muñoz había calificado de “absurdo” el argumento planteado por Bolivia sobre los compromisos que asumió Chile para atender la demanda marítima y que este aspecto generaría una “obligación” para negociar un acceso al mar.

Respuesta. En La Paz, el ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, sostuvo que Chile busca desconocer la autoridad de la CIJ, pero reiteró que el Estado continuará con el proceso judicial iniciado en marzo de 2013. “Vamos a continuar ese camino. El haber presentado esa demanda internacional es una forma pacífica de la solución de un problema que está pendiente de resolverse”, sostuvo.

En julio de 2014, Chile presentó un recurso para objetar la competencia de la CIJ y paralizó temporalmente el proceso de fondo. En noviembre, Bolivia reafirmó la jurisdicción de la Corte, lo que derivará en una fase de alegatos orales, prevista para mayo.

En medio del proceso legal, Santiago ejecuta una estrategia mediática que ha tenido a Muñoz como su principal protagonista. En ese marco, el Canciller chileno volvió a negar ayer cualquier posibilidad de mediación, tal como lo había sugerido el presidente Evo Morales. “No hay papel para el Santo Padre”, ni tampoco “puede haber ninguna mediación de ningún agente externo”, dijo.

El Jefe del Estado, ayer desde Potosí, reivindicó la acción legal que planteó el país sobre la base de los valores de la justicia internacional y la integración regional. “Si un pueblo es injusto con otro pueblo, cualquier organización internacional, personalidad, institución mundial o gobierno puede mediar por un derecho justo de otro pueblo”, afirmó el gobernante boliviano, poco antes de participar de la juramentación de las autoridades originarias de la región.

El vocero de la demanda, Carlos Mesa, afirmó en reiteradas oportunidades que el juicio ante la CIJ no busca modificar el Tratado de 1904, sino, sentar las bases del diálogo con Chile respecto a ofertas unilaterales que incumplió el país vecino, para ceder una salida soberana en favor de Bolivia.

Bajo esa premisa, el pasado año, Mesa hizo una gira en el extranjero para explicar las bases de la demanda en distintos foros. Para esta gestión prevé llegar a Europa y Asia, además de viajar a naciones que tienen un miembro de la CIJ —según dijo— sin ninguna intención de influir en el juicio.

Integración regional

Pedido

El presidente Evo Morales instó a dejar de lado afanes “expansionistas” e “invasionistas” de algunos países (en referencia a Chile) y a gestar un espíritu de integración regional, de América Latina y el Caribe.

Javier Murillo de la Rocha: Bolivia y Chile, en batalla mediática

El ambiente se ha ido tensionando más en los últimos meses, por la campaña que inició Chile tratando de desvirtuar los fundamentos de la demanda de Bolivia y la respuesta contundente del país sobre las bases en las que se sustenta el proceso, que no se busca modificar el Tratado de 1904, sino, busca diálogo para resolver el enclaustramiento. A raíz de esto se ha producido una batalla mediática que va a seguir un tiempo, porque hay varias instancias todavía por las que tiene que atravesar la demanda.

Son distintos escenarios que se van a presentar y van a tener un tiempo de espacio de unos cuatros años; entonces, en ese tiempo se van a registrar muchos debates alrededor del tema. Lo que hay que hacer es esperar a que todo este proceso concluya para ver cuál es el escenario que se presentaría en la relación bilateral después de esta gestión iniciada por Bolivia.

La Razón

Evo reivindica mediación de terceros en el tema marítimo

“Si un pueblo es injusto con otro pueblo, cualquier organización internacional, personalidad, institución mundial, o Gobierno puede mediar por un derecho justo de otro pueblo”, afirmó ayer el presidente Evo Morales en referencia a la demanda marítima presentada contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.
Morales hizo esta declaración después de que el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, descartó el lunes una mediación.
“Chile nunca va a considerar ni acepta ni aceptará ceder territorio bajo presiones ni mediación de ninguna especie. Eso está meridianamente claro para nosotros, menos aún cuando hay un caso en La Haya”, dijo Muñoz cuando fue consultado sobre una eventual intervención del papa Francisco en este asunto.
El domingo, el Jefe de Estado informó que el Pontífice pidió información sobre la demanda marítima y el Gobierno boliviano le entregó el Libro del Mar, que reune los argumentos de la demanda y las promesas que hicieron distintos gobiernos chilenos para que Bolivia tenga una salida soberana al mar.
El Gobierno boliviano anunció la eventual visita del Pontífice en los próximos meses, esto generó preocupación en el vecino país más aún cuando el Papa tuvo un papel fundamental en el acuerdo entre Cuba y Estados Unidos que restablecieron las relaciones diplomáticas.
El presidente Morales reflexionó ayer que aquellos gobiernos de corte socialista y revolucionario “deben pensar más” en la integración de los pueblos que en la invasión, porque ese es un factor fundamental para la liberación de los pueblos.
“Es el deber de los seres humanos que piensen en la humanidad, que piensen no solamente en los derechos humanos sino en los derechos colectivos”, dijo el Mandatario, según cita la ABI.
El Gobierno boliviano presentó en abril de 2013 una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia para que mediante un fallo obligue a Chile a negociar de buena fe y con plazos una salida soberana al mar como se comprometieron diferentes gobiernos chilenos desde 1904 cuando se firmó el Tratado de Paz entre ambos países.
El Gobierno chileno rechazó la demanda boliviana con el argumento de que los límites quedaron definidos en el Tratado de 1904 por lo que no hay temas pendientes con Bolivia y también acusó al país de intentar modificar ese acuerdo.
Además presentó un recurso de incompetencia porque -según alega- la CIJ no tiene competencia para tramitar la demanda porque fue creada después de la firma del Tratado de 1904.

Actualmente, el avance de la demanda boliviana contra Chile está paralizada hasta que el alto tribunal emita un fallo respecto al recurso de incompetencia, esto podría ocurrir este año.

Bolivia “pierde el tiempo” en La Haya, dice MuñozBolivia “pierde el tiempo” en La Haya, dice Muñoz

El canciller chileno Heraldo Muñoz afirmó ayer que Bolivia “pierde el tiempo” al intentar que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya obligue a su país a negociar una salida soberana al océano Pacífico.

“Chile no va a ceder soberanía territorial y marítima. Bolivia pierde el tiempo cuando intenta por esta vía, de la Corte Internacional de Justicia, promover un caso donde se pretende obligar a Chile a negociar una salida soberana en favor de Bolivia. Eso no va a ocurrir. Chile no va a ceder soberanía territorial o marítima de ninguna manera”, dijo Muñoz en conversación con radio ADN, según cita La Tercera.

En esta línea, el canciller chileno agregó que “deberíamos concentrarnos en una agenda positiva de integración en vez de esta situación que es una pérdida de tiempo para las relaciones bilaterales”.

Al respecto, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, dijo ayer que el Gobierno chileno está en contra del derecho internacional al pretender desconocer la intervención de la CIJ de La Haya.

“Cualquier posición de las autoridades de Chile que se aleje de lo que implica la resolución de este problema en una corte internacional, como es La Haya, muestra que están en contra de lo que implica el derecho internacional”, dijo en Patria Nueva.

Saavedra indicó que con ese tipo de posiciones Chile pretende desconocer la autoridad del “más alto tribunal de justicia”, que estableció la humanidad en el mundo. “Eso habla de que el discurso que tienen, por un lado, de ser respetuoso de lo que establecen las normas del derecho internacional, respecto a las declaraciones de algunas autoridades actuales de Chile no son coincidentes”, manifestó.

Página Siete