Familias de estudiantes desaparecidos suspenden búsqueda por amenazas de criminales

Familiares de víctimas de desaparición en Iguala, Guerrero, denunciaron que fueron amenazados por el crimen organizado. Señalaron que las autoridades federales no les brindaron seguridad, por lo que suspendieron ayer su salida en busca de fosas clandestinas.

Este sábado, la comisión de familiares de desaparecidos de Iguala, que surgió después de los ataques a normalistas de Ayotzinapa, suspendió la búsqueda de posibles fosas clandestinas que tenían programada con el acompañamiento de reporteros al paraje La Laguna.

La suspensión de la búsqueda se dio porque además de la amenaza, la Procuraduría General de la República (PGR) y la Gendarmería Nacional desde el viernes no se han presentado para continuar las labores.

Uno de los familiares de la comisión de búsqueda, del que se omite su nombre por seguridad, informó que él y otros compañeros que han estado en los trabajos de búsqueda de fosas clandestinas en los parajes La Laguna, La Joya y la Barranca del Tigre del cerro Gordo al poniente de Iguala, han recibido amenazas vía telefónica por presuntos miembros de la delincuencia organizada para que ya no busquen fosas clandestinas.

Anteriormente, el promotor de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero (UPOEG), Miguel Ángel Jiménez Blanco informó que más de 15 familiares de víctimas de desaparición recibieron amenazas para que se separaran del grupo de búsqueda de fosas y para que ya no denunciaran la desaparición de sus familiares.

En su oportunidad la secretaria del comité de familiares de víctimas de desaparición, Xitlali Miranda dio a conocer que ellos tienen el registro de 380 víctimas de desaparición y manifestó que la PGR solo tenía a 233 por la falta de confianza de las familias hacia las autoridades estatales y federales.

El viernes la comisión de familiares de víctimas de desaparición, sin el resguardo de seguridad de las autoridades federales, fueron en busca de posibles fosas en el paraje La Laguna, sitio en el que ubicaron seis posibles entierros, dos con indicios de restos humanos.

Ayer los familiares de víctimas de desaparición saldrían nuevamente al paraje La Laguna para marcar más posibles fosas pero de última hora la expedición se canceló por la falta de medidas de seguridad.

Mario Vergara, uno de los integrantes de la comisión de búsqueda dijo que determinaron cancelar por el clima de inseguridad, la escalada de la violencia y “tantos muertos que se están dando” en Iguala y la zona Norte a pesar de la presencia de las autoridades federales.

Dijo que por acuerdo de la asamblea cancelarán la búsqueda hasta que la PGR cumpla con el compromiso de brindarles seguridad para realizar estos trabajos.

Informó que el martes en la reunión que se tiene programada con la subprocuradora de derechos humanos de la PGR, Eliana García Lagunas le solicitarán medidas de seguridad para el equipo de búsqueda y pedirán que con el grupo de familiares se integré personal especializado de la PGR para la exploración y ubicación de posibles fosas clandestinas en Iguala.

DECENAS DE FOSAS Y CUERPOS SON HALLADOS EN GUERRERO

La comisión de familiares de las otras víctimas de desaparición ubicó ayer en el paraje La Laguna seis posible fosas clandestinas, dos de las cuales tienen indicios de restos humanos.

El viernes, familiares de desaparecidos realizaron los trabajos de búsqueda y ubicación de posibles fosas en el paraje La Laguna ante la suspensión de trabajos de excavación por los peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) que no se presentaron.

La comisión de familiares de víctimas de desaparición, encabezada por Mario Vergara, con el apoyo del equipo rudimentario que ellos mismos fabricaron, ubicaron seis puntos de posibles fosas en el paraje La Laguna.

En declaraciones telefónicas la tarde del viernes, Mario Vergara indicó que aún sin la presencia de la PGR, la Marina o la Gendarmería Nacional que les proporcione seguridad, ellos continuarán su trabajo de ubicación de posibles fosas. Sin embargo este sábado finalmente cancelaron la búsqueda por falta de seguridad.

De las seis posibles fosas ubicadas el viernes, dijo que en dos de ellas donde enterraron las varillas que utilizan se desprendieron olores fétidos característicos de los entierros donde han hallado restos humanos.

Informó que será el lunes cuando los peritos de la PGR reanuden los trabajos de excavación y exhumación de restos humanos en las posibles fosas clandestinas ya señaladas por los familiares en la Barranca del Tigre y La Laguna.

Entre el miércoles y jueves, la PGR exhumó tres restos humanos, con los que el número de cuerpos llegó a 31 en 17 fosas clandestinas.

El 7 de enero fue exhumado el cuerpo de un hombre en avanzado estado de descomposición, que estaba vendado del rostro y tenía grandes rocas en el pecho y en la cara, y que se integró a la averiguación previa AP/PGR/SDHPGSC/UEBPD/M16/230/2014, marcada con la fosa número cinco.

Para el 8 de enero fueron exhumados dos cuerpos más que fueron calcinados dentro de las fosas, se cree que uno corresponde al de un policía municipal, ya que en el cuerpo aún había restos de una camisola de la corporación y botas negras como las usadas por los policías.

A sólo dos metros de la primera fosa, y a 1 metro y 20 centímetros de profundidad, fue encontrado otro cuerpo con indicios de calcinación y una licencia de conducir de la ciudad de Chicago, Illinois, Estados Unidos a nombre de Juan M. Ávila.

En tanto, el pasado 7 de enero policías ministeriales del estado exhumaron 10 cuerpos y hallaron 11 cabezas humanas en seis fosas clandestinas, en un paraje del camino de terracería que conduce al pueblo de Tepehuixco, en el municipio de Chilapa.

Luego de una denuncia recibida el pasado lunes, policías del municipio y del estado, así como soldados acudieron ayer por la mañana a la zona, ubicada a una media hora de la cabecera municipal, 8.5 kilómetros en línea recta hacia al oeste.

Peritos de la  Fiscalía General del Estado (FGE), apoyados por Protección Civil municipal y el Ejército exhumaron de seis fosas clandestinas 10 cadáveres y 11 cabezas humanas
Los cuerpos presentaban huellas de tortura e impactos de bala; cuatro de ellos estaban atados de pies y manos.

En la primera fosa, se desenterraron dos cuerpos; en la segunda, ubicada del otro lado del camino de terracería, a unos 50 metros de distancia sobre una pendiente a la que se accede por una pequeña brecha, se encontraron otros dos cuerpos y una cobija.

A unos 10 metros se encontró la tercera fosa, de donde peritos extrajeron otro cuerpo totalmente envuelto en plástico negro amarrado en los costados.

Unos metros más arriba, peritos abrieron la cuarta fosa, de aproximadamente un metro y medio de profundidad, donde encontraron otros cuatro cuerpos atados de pies y manos, envueltos en una colchoneta; también se encontraron latas de cerveza.

Sinembargo