Martinelli, cada vez más implicado en escándalo de espionaje durante su gobierno

Abogados, dirigentes políticos y autoridades electas, que fueron víctimas de interceptaciones en sus comunicaciones durante la administración del expresidente Ricardo Martinelli, se notificaron ayer en la Fiscalía Auxiliar y anunciaron que se harán parte denunciante del proceso, que está siendo investigado de oficio.

El alcalde José Blandón fue uno de los primeros en llegar ayer a la Fiscalía a notificarse, también acudió la diputada del Partido Revolucionario Democrático (PRD), Zulay Rodríguez y su esposo, el excandidato a contralor Bernabé Pérez y el exministro de Trabajo Reynaldo Rivera.

Todos los notificados han señalado como responsable directo de las escuchas telefónicas a Martinelli.

La diputada Rodríguez indicó que fue a la Fiscalía a reconocer todas las transcripciones que tenían de su esposo y familia. ‘Todas las personas que se comunicaban conmigo les hacían seguimiento’, aseveró.

‘El Consejo de Seguridad seguía órdenes directas de Ricardo Martinelli, no se hacía nada sin su autorización… tenía controlado… si él no tiene nada que temer que se levante la inmunidad’, sentenció la diputada.

Agregó que hoy tendrá que acudir de nuevo a la Fiscalía por lo extenso de su expediente.

El perredista Rivera dijo que se le informó que interceptaron conversaciones que mantuvo con sus copartidarios Francisco Sánchez Cárdenas y Mitchell Doens.

A su salida de la Fiscalía, el alcalde Blandón indicó que intervinieron el teléfono a su papá José Blandón y los correos electrónicos que intercambiaba con sus jefes de campaña en la que hablaban de las estrategias que tenían.

Hasta la fecha solo la diputada Rodríguez y el exdirigente perredista Mitchell Doens han interpuesto, cada uno por separado, una denuncia en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) contra Martinelli por el escándalo de los ‘pinchazos’ telefónicos.

Por este caso están siendo investigados y se encuentran detenidos dos exdirectores del Consejo de Seguridad, Alejandro Garuz y Gustavo Pérez.

El Siglo