Paraguay: sojeros atacan a campesinos y buscan despojarlos de sus tierras

Un grupo de personas, que no formó parte de la organización en la lucha por la tenencia de la tierra, ahora con armas de grueso calibre y contratando a “matones”, trata de seguir cultivando soja en la zona de la Colonia María Nidia, ex Laterza Cué, ubicada en el distrito de Mariscal Francisco Solano López, departamento de Caaguazú, pese a la oposición de los ocupantes.

Así lo denunció Perla Núñez, una de las ocupante la novel Colonia, reconocida por el INDERT, en contacto con el Centro de Producciones Radiofónica Ñane Ñe’ê-Beto Centurión”. La misma aseguró que se realizaron disparos de armas contra los ocupantes de dicha colonia quienes se oponen a que se siga cultivando soja en la tierra legalizada por el INDERT.

Una familia de apellido Villalba, aprovechando que los campesinos acamparon por varios meses frente en Asunción en la búsqueda de solución por la tenencia de la tierra, se apropió indebidamente de parcelas, parte de la colonia, y empezaron a cultivar soja.

La mujer aseguró que no permitirán que se siga plantando dicho grano en el lugar porque los ocupantes pretenden dedicarse a la agricultura familiar campesina. Esta mañana hubo varios disparos intimidatorios con armas de grueso calibre y “matones” contratados por parte de la familia Villalba, dijo.

Núñez responsabilizó al gobierno nacional al no dar cumplimiento al acuerdo arribado para la solución del conflicto, una de los puntos acordado era brindar garantía y seguridad a los ocupantes de la novel colonia “María Nidia”. El juez de Paz de Santa Teresa, Aldo Barrios, se constituyó en la zona para impedir que se siga cometiendo actos de violencia, pero el temo sigue, significó la dirigente.

En agosto del año pasado se concretó entre la comisión vecinal del lugar (integrante del Movimiento Campesino Paraguayo), la empresa Bioenergy SA y la familia Laterza, los herederos, tras desistir esta última de todas las acciones judiciales que pesaban sobre la finca N° 31 de la comunidad, como derivación del litigio que ya llevada más de 40 años.

Son 97 familias legalmente asentadas en la colonia legalmente reconocida por el INDERT.

E’a