Tres muertos por naufragio de barco turístico en Costa Rica

Aunque se había informado anteriormente de la muerte de cuatro personas, la vicepresidenta Ana Helena Chacón rectificó la cifra y dijo en conferencia de prensa que dos de las víctimas fueron identificadas como la estadounidense Sharon Johnston, de 70 años, y el británico Ibor Stanly Hopkins, de 80, mientras que la otra vícima es una mujer cuya identidad aún no ha sido

Un total de 101 personas rescatadas con vida fueron atendidos por diferentes servicios médicos y la mayoría se encuentran en buen estado de salud, mientras que cuatro siguen desaparecidas y son buscadas intensamente por unidades de rescate.

Las autoridades aseguran que la mayoría de los pasajeros eran turistas extranjeros.

Según miembros de la tripulación y turistas sobrevivientes, la causa del accidente fueron los fuertes vientos que ladearon el barco, provocando su rápido hundimiento.

“Los vientos incliniaron el barco y empezó a entrarle el agua, las personas nos movimos al otro lado para equilibrar el peso, pero no se logró, entonces el barco se hundió en minutos y todos quedamos en el agua”, relató el estadounidense de origen cubano Arcelio García, uno de los turistas.

Stella Hopkins, de origen argentino y esposa del británico Stanly Hopkins, que falleció en el accidente, dijo que desde el principio el mar estaba “muy picado”.

“Yo le dije a mis esposo que seguramente íbamos a volver porque yo vengo de la provincia de Mar de Plata y sé de estas cosas, pero pasaron como 40 minutos y no nos trajero de vuelta, tampoco nos dieron instrucciones por si ocurría un accidente”, señaló Hopkins.

La turista argentina explicó que los tripulantes no repartieron los chaclecos salvavidas hasta última hora, cuando ya el bargo se estaba hundiendo, lo que ocurrió en unos pocos minutos.

Al caer al mar, cuenta la mujer, perdió de vista a su esposo y no lo volvió a ver hasta que fue subida a una lancha donde encontró su cuerpo sin vida.

“Fue una experiencia horrible, todos quedamos flotando en el mar, mucha gente llorando, gritando, pidiendo ayuda, eran momentos de pánico”, relató a la televisión local otra mujer -cuyo nombre no se precisó-, quien viajaba en compañía de su esposo y dos hijos, todos sobrevivientes.

Barco a derecho

El ministerio de Transportes informó en un comunicado que la embarcación tipo Camarán, propiedad de la empresa de turismo “Pura Vida Princess”, es de abricación reciente, modelo 2007, y estaba autorizado para transportar hasta 130 personas.

“Al momento de la inspección, la nave contaba con 6 botes para 22 personas cada uno, 3 aros salvavidas, 174 chalecos salvavidas, de ellos 24 para niños. Asimismo, disponía en el momento del accidente de 9 extintores portátiles y 6 bombas de achique”, agrega el informe.

El catamarán había zarpado con los turistas desde la exclusiva marina Los Sueños, en el Pacífico central, hacia la cercana Isla Tortuga, cuando ocurrió el accidente, a unos 15 km de la costa.

Informa-Tico