El Salvador afina detalles para el acto de beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero

65

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, anunció este domingo a través de un comunicado de la conferencia episcopal que ya se tiene listo el lugar y las comisiones de trabajo, en víspera del acto de beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, confirmado el mes pasado por el Papa Francisco.

Según el acuerdo de la conferencia episcopal, sería la plaza al Divino Salvador del mundo, en la capital salvadoreña, donde se oficializaría la misa en honor al mártir salvadoreño, sin embargo, aún no se tiene confirmada la fecha exacta ni la presencia del Papa Francisco para dirigirla.

Además del lugar, obispos de todo el país acordaron ya la creación de tres comisiones para organizar los detalles del evento y las cuales estarán constituidas por diversas dirigencias de la iglesia.

En el primer caso, Escobar Alas detalló que la comisión central estará constituida por la conferencia episcopal en pleno, con todos sus miembros; mientras que otra comisión ejecutiva será presidida por monseñor Samuel Elías Bolaños y Rafael Urrutia, quienes estarán encargados de manejar las distintas subcomisiones.

La tercera comisión será la encargada de espiritualidad, precedida por Gregorio Rosa Chávez y Ricardo Urioste Bustamente, presidente de la Fundación Romero, y una cuarta comisión mixta integrada por José Luis Escobar, Jesús Delgado y el padre Willian Iraheta,

“Los obispos de El Salvador con inmensa alegría ante la firma de su santidad Francisco del decreto del martirio de Monseñor Romero seguimos con la esperanza que sea pronto y en el país (…)Nos alegramos mucho que se hayan podido tomar estas providencias con la esperanza firme que pronto será beatificado y ojalá sea aquí en El Salvador”, dijo Escobar Alas, durante su homilía dominical.

Aunque Escobar Alas aclaró que el Vaticano todavía no confirma la fecha exacta del evento, descartó que ésta pueda ser el próximo 24 de marzo (el día de su asesinato), como lo especularon diversos sectores, tras el anuncio del Vaticano.

El arzobispo dijo que “Adivinar las fechas no es conveniente”, pero que el 24 de marzo no sería posible “porque es muy inmediato, si nos informaran el último día de febrero o a inicio del próximo mes, es muy difícil, en menos de un mes, preparar todo. Esperamos que la fecha tenga cierta anticipación y de seguro el Vaticano prevé todo, pero eso no significa un larguísimo tiempo, pero que sea en marzo lo veo muy difícil”, explicó.

Sin embargo, Escobar Alas dijo que aunque no se celebre en marzo no significa que será el próximo año, pues el proceso de beatificación de Romero finalizó cuando el Papa firmó su decreto, “entendemos que ya finalizó todo y lo que queda únicamente es la fecha, este año será y estamos orando por eso”, insistió.

El papa Francisco aprobó el decreto de la Congregación para la Causa de los Santos el pasado tres de febrero, y lo declaró como un “mártir por odio a la fe”, a casi 35 años de su asesinato y 25 años después que se interpusiera ante el Vaticano una causa para pedir su canonización.

De no contar con la presencia del sumo pontífice, el cardenal Angelo Amato o Monseñor Vicenzo Paglia, postulador de la causa de Romero en Roma, serían los encargados de dirigir la misa de beatificación de Romero.

Hasta el momento, el arzobispado de San Salvador sólo espera la última misa oficializada por el papa Francisco donde se anuncie la lista oficial de los nuevos beatos y de los nuevos santos, donde estará el nombre de Romero.

Mientras tanto, Escobar Alas recordó a través del comunicado oficial que si bien la beatificación de Romero es un hecho, la feligresía no debe olvidar que su proceso de canonización sigue en pie, “y que cualquier milagro que consideren haber recibido de Romero, lo manifiesten a la oficina de canonización del arzobispado de San Salvador”.

En otro punto, comentó que para el proceso de canonización del padre Rutilio Grande, se ha constituido ya el tribunal que llevará a cabo dicho proceso “y ojala se tenga pronto en los altares a Romero y Grande y otros santos de nuestro país. Ojalá se pudiera llevar adelante un proceso de beatificación de todos nuestros mártires”, dijo al no descartar que futuros procesos de beatificación incluya a los sacerdotes jesuitas asesinados durante el conflicto armado en El Salvador.

ContraPunto

Más notas sobre el tema