Samper, movimientos sociales, prensa popular y el compromiso por la integración – Por Aram Aharonian

En la mitad del mundo, en el modernísimo edificio de la Unión de Naciones Sudamericanas, (desde donde Néstor Kirchner saluda desde el bronce), se dio este miércoles un diálogo no muy común. En la mesa grande de la Secretaría General, Ernesto Samper, dialogó por más de dos horas con representantes del Foro de Comunicación para la Integración de NuestAmérica: organizaciones sociales y medios alternativos y populares de la región.

“ Desde la Secretaría General de Unasur, estamos haciendo un esfuerzo por demostrar que cuando hablamos de Estados, no nos referimos solo a los gobiernos. Estados son mucho más que gobiernos, involucra el concepto de sociedad civil y los mismos preceptos normativos de Unasur establecen la obligación de convocar a esa sociedad civil a través de procesos de participación ciudadana”, señala el secretario general.

Y durante el largo diálogo, movimientos y medios que se asumen como actores propulsores de la integración de nuestros pueblos, señalan que parte de la invisibilización de nuestros procesos de unidad se debe a la carencia de información sobre la temática sobre la que se trabaja en los consejos de Unasur. La conducción del organismo regional sudamericano habla sobre el largo trabajo de digitalización de todas las actuaciones finiquitadas, para que estén a disposición de todos.

Y propone trabajar sobre dos ejes: la formación de ciudadanía sudamericana y el foro de participación ciudadana. A continuación citas textuales de Samper en esta reunión, para ir socializándolas con la ciudadanías.

Ciudadanía sudamericana

“Hay un tema bandera que es el tema de construcción de ciudadanías en América. A veces se confunde la integración con la movilidad de bienes, el libre comercio, con la movilidad de capitales, con la movilidad de servicios, pero se nos olvida que dentro de este espacio hay personas, y a nosotros nos interesa la movilidad de las personas. Ese concepto genérico de movilidad de personas es a lo que nosotros le hemos puesto el nombre de Proyecto de Ciudadanía Sudamericana. Somos 430 millones de sudamericanos.

La ciudadanía sudamericana se expresa en unos cuantos derechos: el derecho a salir de la región, que es todo un problema migratorio, hay 26 millones de sudamericanos por fuera de la región, el derecho a regresar, que es todo el tema de programas de retorno y las políticas de retorno; el derecho a moverse dentro de la región, tiene que ver mucho con el pasaporte sudamericano, con la cédula de ciudadanía.

Tiene que ver con el derecho a estudiar, que tiene que ver con la movilidad de los estudiantes, con el intercambio docente, con el reconocimiento dentro de las universidades, con la homologación de títulos profesionales… Hoy en día es imposible que un profesional trabaje habiendo tenido un país distinto en alguna parte de la región.

También está vinculada con el proceso de protección consular; el derecho a tener y llevarse consigo mismo una pensión de jubilación donde la tenga. Son derechos fundamentales que forman parte de un concepto de soberanía y, por supuesto, el derecho a elegir y ser elegido, que es como el derecho político fundamental.

Nosotros pensamos que las organizaciones sociales y los medios alternativos nos pueden ayudar mucho en esa tarea de construir la ciudadanía, que es una forma bastante parecida de construir participación ciudadana. Estamos halando tal vez de lo mismo, aunque éste es un proceso un poco más formal”.

Participación ciudadana

“Estuvimos hablando aquí por red, por teleconferencia, con varias organizaciones, con varias redes de organizaciones sociales, regionales, y el planteamiento nuestro es que el Foro de Participación Ciudadana no es un evento, es un proceso. Es un proceso de organización, de darle sentido a esto.

Estos procesos de organización social, son lentos, complejos. La crisis de la representatividad de la región no esta solamente en los partidos, está también en las organizaciones sociales, y a veces aunque están todos, no son todos los que están.

Este no es un proceso formal, es alternativo con complejidades que tiene cada región, cada organización social, así que yo celebro que organizaciones sociales y medios alternativos y populares se hayan sumado al proceso de integración”.

La reunión, a la que Samper accedió a pesar de tener una “agenda cronometrada”, dejó abiertos c anales para un acceso más directo a la información y a los funcionarios y expertos que trabajan los distintos ejes (Consejos ministeriales de salud, defensa, infraestructura y planeamiento, economía y finanzas, energía, ciencia, tecnología e innovación, cultura, desarrollo social, educación, drogas, seguridad ciudadana y justicia).

A escasos metros de la mitad del mundo, se sella un compromiso de trabajo y acción en pro de la integración: movimientos sociales y medios populares 8en el Foro de Comunicación para la Integración), secretario general de Unasur.

*Magister en Integración, periodista y docente uruguayo, fundador de Telesur, director del Observatorio en Comunicación y Democracia, presidente de la Fundación para la Integración Latinoamericana