Canciller confirma que el país hará su oferta para adherirse al TISA el mes próximo

El gobierno uruguayo hará el mes que viene una oferta de acuerdos en el marco de las negociaciones con el TISA. El canciller Rodolfo Nin Novoa lo confirmó en el parlamento sentenciando que “por un tema de credibilidad, de imagen internacional, será menester que Uruguay presente una oferta. Así lo haremos, aunque sea muy preliminar e incompleta”.

El canciller ilustró que el comando de las negociaciones lo llevan en conjunto la cancillería con el Ministerio de Economía y Finanzas, con los embajadores y los funcionarios que están en Ginebra ante la OMC. Nin sostuvo que “tenemos puntos focales en todos los Ministerios, con los que trabajamos en acuerdo: hay tres negociadores del Ministerio de Economía y Finanzas; dos negociadores del Ministerio de Industria, Energía y Minería; dos de la Ursec; dos de la Agesic; están los Subsecretarios de Turismo y Deporte, de Trabajo y Seguridad Social, de Ganadería, Agricultura y Pesca”, subrayando que de estas negociaciones en el TISA “no participan privados”.

Reveló que desde el gobierno se ha hablado “con todos los privados” y que se participó de seminarios, de intercambios, “pero las negociaciones las lleva adelante el Estado.

Esto es así y seguirá siendo así” subrayó aunque aclaró que “después haremos las consultas (porque) hay gente que habla mucho del libre comercio y pide que el Estado no se meta, pero he recibido en mi propio despacho el petitorio de gente insospechada que dice: `por favor, el TISA no porque viene a competir con nosotros´”.

Nin dijo que desde el gobierno se entiende que la competencia es para mejorar los servicios, pero “ellos (los privados) dicen que perderían el mercado y que vendrían otros a perjudicarlos”, según devela la versión taquigráfica de la comisión de asuntos internacionales de Diputados adonde concurrió el canciller a informar sobre el TISA.

La propuesta que hará Uruguay en el marco de la ronda del TISA será sobre adopción de estándares laborales mínimos, dijo Nin. “Se ha planteado un cronograma de trabajo entre los equipos negociadores de cancillería y del Ministerio de Economía para completar las tareas de análisis y los textos en el caso de que así finalmente se resuelva la confección de una oferta inicial de las características antes descritas.

Hasta el 15 de agosto la Cancillería estará coordinando estos trabajos. Se envió un cuestionario a los ministerios y a las instituciones correspondientes para ver la sensibilidad sobre estos diecisiete temas, para que respondieran cómo los afectaba y de qué manera”, ilustró.

La idea del gobierno es que esta primera oferta que se haga no vaya más allá de compromisos ya expuestos por el país en otras negociaciones. Nin aclaró que presentar una oferta preliminar “no nos obliga a firmar el TISA (porque) esto lo vamos a hacer cuando veamos la oferta de todos los países, cuando el resultado esté acordado, y cuando digamos que el más es mejor que el menos y, por lo tanto, lo pondremos a consideración del Poder Ejecutivo, o del Poder Legislativo, si lo presenta a través de un proyecto de ley”.

Nin consideró que una vez hecha la oferta por Uruguay “veremos luego el resultado final y haremos la cuenta. No vamos a firmar nada en donde la pérdida sea mayor que la ganancia. Esto lo hacemos para que Uruguay gane y no para que pierda” aseguró.

El FA decide

El diputado del MPP Jorge Meroni, según la versión taquigráfica, aclaró que el gobierno no podrá hacer ninguna oferta en el marco del TISA si no cuenta con el aval de la fuerza política, el Frente Amplio.

“El Frente Amplio tiene un Programa de Gobierno votado por la ciudadanía, por lo tanto, es esa fuerza política la que decide, en definitiva, si se firma o no dicho Tratado, en conversación con sus ministros.

Posteriormente, esa decisión viene al Parlamento para su aprobación. Es la fuerza de gobierno la que define; la oposición definiría si fuera gobierno, pero no lo es. Reitero: es el Frente Amplio el que define si se firma, o no, este tratado de Comercio”.

Meroni recordó que la decisión de participar del gobierno anterior de José Mujica en el TISA “fue para estar por dentro de las negociaciones, saber qué era lo que se estaba negociando en este posible Tratado de Servicios, para luego tomar resolución al respecto”.

La República