Costa Rica: continúa diálogo entre el gobierno y campesinos por 100 familias desalojadas

Este martes los representantes de los campesinos del Sur y del Gobierno sostendrán la segunda mesa de trabajo para ver las propuestas de una salida a la crisis que generó el desalojo de cien familias de finca Chánguina y las alternativas para una solución duradera al tema de la tierra, el encuentro cuenta con la mediación del rector Alberto Salom, y se realizará en el Campus de la Universidad Nacional (UNA).

Salom explicó que en esta segunda reunión se debe avanzar en dos temas de fondo: “cuál va a ser la finca para el asentamiento de los campesinos y qué se va hacer si ellos tienen que ir temporalmente a otro lugar hasta que se les pueda dar el asentamiento definitivo”, señaló en diálogo con Informa-Tico.com.

El Rector se mostró confiado del proceso que inició con su mediación ya que permitió bajar las tensiones y llegar a un acuerdo que dio paso a la solución de varios temas humanitarios como la protección de los niños, adultos mayores, mujeres embarazadas y otras personas frágiles de la población afectada por la medida.

Salom se trasladó a Palmar Sur, el viernes y sábado anteriores, donde logró el acuerdo preliminar que permitió brindar atención a las necesidades inmediatas de las familias y la reunión de este martes en la Rectoría de la UNA, para avanzar en la búsqueda de una solución duradera a la falta de tierra para los campesinos desalojados de las fincas Chánguina, Térraba y el Cuadrante Finca 3.

Al menos cien familias campesinas fueron desalojadas por orden del Tribunal Contencioso Administrativo de la finca Chánguina y del Cuadrante de Finca 3 y permanecen acampando desde ese día, en señal de protesta, en el puente del río Térraba sobre la Interamericana Sur.

Problemas judiciales de la finca Chánguina

Sobre la situación de la finca Chánguina y por qué no es posible que las familias campesinas permanezcan ahí, el Rector de la UNA señaló que sobre esta propiedad pesa una larga cadena de situaciones que complicaron la situación legal.

“La posibilidad de que ellos pudieran permanecer en la finca Chánguina es un asunto complicado porque de ahí los acaban de sacar por orden de un juez de lo Contencioso Administrativo. Pero no se ha dicho que no podría ser, al menos, durante la transición. Debo dejar claro que en este tema de la tierra que se les va a dar, no se ha dicho que algo no sea posible”, dijo.

“Lo que pasa con esta propiedad es que hay una cadena, muy larga y muy vieja, de hechos que van a dar hasta la cooperativa Coopalca del Sur, que es la dueña, a la que se le habían dado originalmente las tierras. Coopalca a su vez la había arrendado al empresario Oscar Echeverría Heigold y este empresario habría cometido una serie de errores y dificultades porque no trabajó bien la finca, no les pagó a los trabajadores, entonces, algunos de los campesinos, ex trabajadores del empresario, invadieron la finca”.

Salom explicó que algunas familias “tienen más de diez años de vivir ahí y trabajar la tierra, y por lo tanto, tienen invertidos recursos humanos, intelectuales, materiales y espirituales, sus hijos nacieron ahí y se desenvolvieron ahí”.

“Entonces Chánguina puede ser una solución intermedia mientras se le facilita una solución mejor, que no tenga las dificultades legales que tiene esta finca, a la que hay que sumar el Cuadrante de Finca 3 y Finca Térraba, que están en la misma situación y por lo tanto están siendo consideradas como parte del problema y de la solución. Todas estas fincas han estado arrendadas por el empresario Echeverría Heigold” puntualizó.

El Rector aclaró que ninguna de estas propiedades tiene las condiciones deseables como el lugar de arraigo definitivo para estas familias.

“A las dificultades legales hay que sumarles el ambiente hostil que se ha generado, existe una orden contra los campesinos del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, y esto hace pensar que ese empresario o Coopalca del Sur podrían obtener derechos sobre esa tierra. De cualquier modo, sin un arreglo, ellos tendrían que meterse a la brava y a la brava, van a encontrar la resistencia de empresario y de Coopalca del Sur”.

“La solución por ese lado no es fácil y lo que queremos es apaciguar la zona no incendiarla” acotó.

“Por eso, explicó Salom, los esfuerzos están orientados a encontrar una nueva finca en la zona, para no desarraigar a los campesinos del lugar donde han vivido y, tal vez, Chánguina pueda servir transitoriamente, llegando a un arreglo con Coopalca del Sur y con el empresario. Pero se está en la búsqueda de otra finca que no tenga las dificultades legales y que tenga el área suficiente para dar una solución duradera a las familias desalojadas de las tres fincas que eran arrendadas por este empresario”.

El rector Salom, explicó que la mediación “la vemos como una oportunidad para la Universidad Nacional (UNA) que tiene sus manos tendidas hacia los sectores populares y a los campesinos, lo que permitió la confianza e hizo posible que las familias desalojas en Palmar Sur y el presidente de la República, cada cual por su lado, aceptaran la mediación que propusimos”.

Mediación del rector de la UNA

Un acuerdo preliminar permitió bajar las tensiones y dar paso a la solución de varios temas humanitarios como la protección de los niños, adultos mayores, mujeres embarazadas y otras personas frágiles de las familias desalojadas que protestan en el puente del río Térraba, a través de la mediación del rector Salom.

Este acuerdo previo que se logró durante las jornadas de diálogo, del viernes y sábado, participaron por el gobierno el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro Salas, el presidente ejecutivo del Instituto de Desarrollo Rural (INDER), Ricardo Rodríguez, por las organizaciones campesinas, Daniel Villalobos Ferreto, Renier Canales y Erick Morales Saballos y como mediador el rector de la UNA, Alberto Salom Echeverría.

El Gobierno se comprometió en esa oportunidad a trasladar recursos para ampliar las perspectivas para una solución duradera a la situación y funcionarios de gobierno se trasladaron a la zona sur para implementar la ruta de acción de las instituciones encargadas de atender las necesidades de las personas afectadas.

Desde este lunes, técnicos del INDER, IMAS, MIVAH, PANI, INFOCOOP, se encuentran el Palmar Sur y valoran las necesidades de las poblaciones afectadas por el desalojo y los aportes que cada institución podrá aportar.

El compromiso gubernamental es procurar la solución permanente de la carencia de tierra y los problemas sociales que esta situación acarrea para las familias afectadas en este conflicto.

Informa-Tico