Costa Rica pide al CIADI que desestimen demanda de minera canadiense contra el país

Costa Rica solicitó al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), instancia del Banco Mundial para resolver diferencias entre estados y empresas, que desestime la demanda de Infinito Gold, compañía que cerró operaciones recientemente.

El ministro de Comercio Exterior, Alexánder Mora, confirmó a crhoy.com que el pasado 24 de julio el Gobierno de Costa Rica solicitó la desestimación del arbitraje que interpuso desde el año pasado la minera canadiense.

Además se le pidió al Tribunal arbitral que se le ordene a la empresa un pago en garantía para cubrir los gastos en los que el Gobierno ha incurrido en este proceso.

Para defender al país ante la demanda internacional Comex contrató a la firma Arnold & Porter, con la cual se firmó un contrato de $1,7 millones para la defensa. Hasta junio pasado se habían pagado $119.850, correspondiente a las primeras dos fases: “Elección del Tribunal y análisis preliminar del caso” y “Preparación, asistencia y participación en la audiencia preliminar”.

Infinito Gold inició el proceso de demanda oficialmente en febrero del 2014, cuatro meses después de la amenaza de que lo haría. Aunque en un primer momento se habló de $1.000 millones, finalmente la empresa demandó $94 millones.

Durante más de un año la compañía realizó críticas al país, pero solo se cubrieron las fases procesales, como la notificación, el llamado a las partes, la conformación del Tribunal y la definición de reglas. Pero se necesitaba la demanda para tener caso.

El pasado 15 de julio el Tribunal recibió una petición de Infinito para suspender temporalmente el procedimiento, como lo informó este medio el 24 de julio. Esto debido a la situación financiera de la empresa, quien estuvo conectada a un respirador artificial con préstamos de su mayor accionista, Ronald Mannix y Coril Holdings.

La situación la llevó a ser calificada como empresa zombie, ante las pérdidas que enfrentaba y la falta de capital, pero viva por inyecciones.

En el sitio web del caso en el Ciadi ya se registró la petición costarricense. Comex detalló que Infinito Gold dio ese paso mientras la firma de abogados encargada del caso, recibía instrucciones para proceder, debido a situaciones internas de su cliente que impidieron recibir la directriz para proceder de acuerdo con el cronograma acordado por las partes para el procedimiento.

Venta de las fincas: “nos dejan guindados”

Este miércoles en Plenario, el diputado Edgardo Araya denunció que Industrias Infinito Sociedad Anónima – la subsidiaria en Costa Rica que intentó realizar el fallido proyecto de Crucitas – vendió cinco fincas del mismo en la Zona Norte. En total se colocaron en $445.000, con precios más bajos a lo que están valorado.

El congresista del Frente Amplio enfatizó en que las propiedades deben ser usadas para hacer frente al proceso de liquidación del daño ambiental que provocó el proyecto Crucitas, tal y como se determinó en la sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo en el 2010. Esta condenó al Sistema Nacional de Áreas de Conservación, por lo que el Estado tendría que asumir el pago.

Araya dijo a crhoy.com que el mismo miércoles en la tarde presentaron la solicitud de medidas cautelares y este jueves les otorgaron la anotación de la demanda en la fincas y también hicieron la gestión en el Registro Público. La esperanza es detener el traspaso de las fincas, ya vendidas.

El diputado aseguró que Industrias Infinito tiene 15 fincas, pero solo cinco – las que vendieron – son sobre las que tienen el dominio completo. Sobre el resto tienen un derecho de uso temporal. Son esas cinco donde el Estado podría cobrarse el daño determinado por los tribunales.

Ante la situación Araya lamentó que nuevamente Costa Rica se ve afectado por una relación con la empresa privada mal planeado, ejecutado y con intereses. En este caso incluso los tribunales rechazaron en más de una ocasión a Crucitas.

En nuestro país – además del fracaso con Crucitas – Industrias Infinito demandó a dos profesores, por opiniones vertidas en un documental en torno al proyecto minero en San Carlos. Los canadienses perdieron el juicio y fueron condenados. Aunque apelaron y arrastraron la deuda finalmente llegaron a un acuerdo para pagar.

Este año el exministro de Ambiente, Roberto Dobles, fue condenado por declarar de interés público el proyecto. Esto tras un juicio en el cual no se acusó al expresidente Oscar Arias, quien también firmó el decreto que avaló el negocio de Infinito Gold.
A través de Coril Holdings, Exploram y posteriormente Infinito Gold – o lo que queda de la minera – es controlada por Ronald Mannix, uno de los hombres más adinerados en Canadá.

Este empresario habría donado $250.000, desde su Fundación Norlien, a la Fundación Arias para la Paz, del expresidente Óscar Arias, oferta que se realizó desde el 2008, según informó La Nación en el 2011.

Por el Caso Crucitas, fue condenado el exministro de Ambiente, Roberto Dobles, por haber declarado de interés público la actividad minera. Pero ni siquiera fue llevado a juicio Óscar Arias. Además, en octubre del 2014 el Fiscal Jorge Chavarría pidió la desestimación de la causa por la supuesta donación, ante lo que alegó fue falta de pruebas, aunque no se indagaron todas las opciones de información en Canadá.

En Canadá organizaciones de la sociedad civil han reclamado la decisión de demanda contra Costa Rica por parte de Infinito Gold e incluso un diputado ha solicitado información sobre la supuesta donación a la fundación de Óscar Arias.

CR Hoy