Evo Morales evalúa expulsar a cónsul chileno y canciller le responde: “Nos vemos en La Haya”

“Nos vemos en La Haya”. Con esa frase, el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, cerró las puertas para reanudar el diálogo bilateral. El jefe de la diplomacia chilena dijo que “todo tiene su límite” y tildó como una “amenaza” los dichos de Evo Morales, quien, en declaraciones al EL DEBER, afirmó que el cónsul chileno en La Paz, Milenko Skoknic, impulsa en los nueve departamentos del país planes para “desestabilizar” su gestión. Estas acusaciones lograron que la tensión entre La Paz y Santiago alcance su cúspide desde que se instaló la demanda marítima en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Morales tiene información de que el cónsul Skoknic viajó por el país para reunirse con dirigentes y políticos con el fin de “desestabilizar” su gestión. El mandatario investiga las visitas del diplomático y analiza declararlo persona non grata.

Esa acusación molestó a Santiago. El canciller Muñoz salió al paso inmediatamente conoció la noticia. “Es una amenaza de declarar persona non grata a nuestro cónsul en La Paz, así que solo decirles (a Bolivia) nos vemos en La Haya”, dijo.

Con esa postura, el diplomático cerró el diálogo y reconoció la competencia de la CIJ. Además, consideró que “todo tiene un límite” y pidió a la corte internacional y al papa Francisco “tomar nota” de los dichos de Evo Morales.

Apoyo a Evo

En La Paz se evidenció total respaldo al mandatario. El vocero de la demanda marítima, Carlos Mesa, afirmó que Muñoz pretende “tergiversar” la denuncia que hizo el jefe de Estado para justificar la negativa de Santiago al reestablecimiento de relaciones bilaterales.

“La propuesta formal que Bolivia le hizo, del presidente Morales, de una reapertura de relaciones con garantía del papa, para resolver en cinco años el tema del acceso soberano al mar de Bolivia, es una demostración de una voluntad de diálogo, en sentido también que ahora el canciller (Muñoz) pretende tergiversar”, consideró el expresidente.
Morales reveló al Diario Mayor que tiene dudas sobre el trabajo del diplomático Skoknic, ya que el chileno viajó por todo el país para reunirse con dirigentes y políticos. Lo comparó con el ex embajador estadounidense Philip Goldberg, a quien Morales lo expulsó por intromisión política.

Al respecto, el presidente del Senado, José Gonzales, señaló que “no es labor de un representante diplomático” tener más cercanía con la oposición que con las autoridades de Estado. Además, respaldó a Morales y dijo que Chile “siempre intentó dividir a los bolivianos”.
El expresidente Jorge Quiroga calificó de positiva la frase que lanzó Muñoz. “Dijo ‘nos vemos en La Haya’; él nunca quiso ir a La Haya, pero ahora reconoce la competencia”, destacó.

Morales se reunió ayer con los expresidentes Quiroga y Jaime Paz Zamora en la residencia presidencial de San Jorge. En la cita se trazaron funciones de las exautoridades.

El Deber

Romero: Hay indicios de que Chile promueve inestabilidad en Bolivia

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo ayer martes que hay indicios para establecer que el cónsul general de Chile, Milenko Skoknic, promueve inestabilidad política en Bolivia.

“Hay evidentemente elementos que hacen presuponer de que hay una actuación de que van más allá del ámbito diplomático”, declaró a los periodistas.

Skoknic es sospechoso de actuar igual que el exembajador de Estados Unidos Philip Goldberg, que fue expulsado de Bolivia en 2008 acusado de sabotaje y conspiración contra el Gobierno del presidente Evo Morales.

Romero estableció que, por el momento, Bolivia no comentará más sobre los elementos que tiene sobre el accionar de Skoknic para evitar perjuicios en el curso de la demanda que instauró La Paz contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya para recuperar una salida soberana al océano Pacífico.

“No los quiero polemizar mediáticamente porque podrían servir de pretexto a algunas autoridades chilenas que están en el afán de perjudicar el curso de la acción boliviana, la legitimidad que ha alcanzado nuestra acción ante la comunidad internacional”, sostuvo.

Al respecto, Romero lamentó la reacción desatinada del canciller de Chile, Heraldo Muñoz, que consideró como una “amenaza” la declaración del presidente boliviano que puso bajo sospecha al cónsul Skoknic.

“No tiene justificativo para reaccionar de esa manera”, señaló.

El ministro de Gobierno dejó en claro que Chile no tiene motivo para sentirse amenazada por la demanda marítima de Bolivia y que el objetivo final es restituir las relaciones diplomáticas entre ambos países por medio de una negociación, concertación o acuerdos.

“Pretender eludir aquello es ponerse una venda ante una realidad histórica. No puede seguir un pueblo amputado por generaciones en su derecho de acceder soberanamente al mar”, dijo.

Bolivia perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio a manos de tropas chilenas en la Guerra del Pacífico, librada en 1879.

Analizan expulsión

Por su parte, el presidente Evo Morales analiza expulsar del país al cónsul de Chile en La Paz, Milenko Skoknic, porque, según indicó, estuvo viajando por el país para reunirse con opositores bolivianos con intención de desestabilizar a su Gobierno.

Morales indicó que “Chile, por la cuestión del mar, siempre buscó la inestabilidad política” de Bolivia y expresó su desconfianza por un viaje realizado por Skoknic la semana pasada “a todos los departamentos” bolivianos.

“El cónsul de Chile estaba viajando a todos los departamentos, no sé si hay que declarar persona non grata a ese cónsul, buscando a autoridades y dirigentes. No sé si son sus atribuciones, vamos a analizar profundamente esta andanza del cónsul chileno”, dijo.

“El primer plan del Gobierno de Chile debe ser cómo acabar con la gestión de Evo, cómo aportar a la inestabilidad política”, añadió el gobernante boliviano.

Jornada