Tensión política en Ecuador: manifestantes liberan a militares retenidos, pero las protestas continúan en varios puntos del país

Militares liberados después de 12 horas

La comunidad de Ambatillo decidió entregar a los 30 militares que estuvieron retenidos desde las 06:00 de ayer, cuando trataban de llegar al Pilisurco para resguardar las antenas repetidoras, ante una posible toma por parte de los movimientos indígenas.

Los uniformados fueron trasladados a la escuela Reinaldo Espinoza, resguardados por las personas de la comunidad, quienes tomaron la decisión de retener a los oficiales hasta que las autoridades de la ciudad y de la provincia llegaran al lugar para escuchar las peticiones y necesidades de Ambatillo.

Los retenidos

Los militares permanecieron en una casa comunal que hay dentro de la escuela y recibieron agua de anís, una colación de habas, choclo, mellocos y papas. La comunidad no impartió ningún tipo de maltrato físico o de otro tipo, hecho que fue confirmado por el coronel Danilo Espinoza cuando los liberaron.

En el estadio de la parroquia se encontraba el camión en el que el pelotón arribó al lugar, el mismo que estaba bloqueado por troncos que los miembros de la comunidad colocaron para impedir el tránsito en la vía.

A decir de Elsa Masabanda, moradora del sector, los militares se habían perdido tratando de llegar a su destino.

Carlos Almendariz, teniente del pelotón retenido, mencionó que no trataron de defenderse ni de ejercer la fuerza debido a que las personas que los interceptaron, en su parte eran mujeres con niños.

La negociación

A medida que el día transcurría, dirigentes del Movimiento Indígena de Tungurahua (MIT,) junto a integrantes de otras comunidades llegaron al lugar de concentración para instalar el parlamento, donde tomarían las resoluciones sobre la liberación de los uniformados.

Rosa Masabalín, presidenta encargada del MIT, afirmó que no soltarían a los retenidos, mientras no se liberara sus 80 hermanos detenidos en las manifestaciones suscitadas en Quito.

Esta condición, se sumó a las del pliego de peticiones que fue entregado a la Gobernadora el lunes pasado, el mismo que incluía la derogatoria del Plan de Ordenamiento Territorial y las medidas sobre el transporte comunitario.

Ante el pedido del Movimiento, Carlos Manzano, jefe político de Ambato, acudió a la comunidad como delegado de Lira Villalva, Gobernadora de Tungurahua, sin embargo, los comuneros no dialogaron y exigieron hablar exclusivamente con la Gobernadora, el Prefecto o el Alcalde de Ambato.

Fernando Correa, coronel de la Policía manifestó que “nada nos garantiza que si vienen las autoridades y reciben las peticiones, la comunidad vaya en realidad a liberar a los militares, estamos a la espera de una negociación, si no tendremos que tomar otras medidas”.

Vía abajo, en el camino que conduce a Ambatillo, la Policía Nacional junto con el Ejército se preparaban para rescatar al pelotón que estaba retenido, sin embargo, hasta las 17:00 los aproximadamente 300 efectivos del GOE, GIR, CM y Policía Nacional, no tomaron ninguna acción. A esa hora, los dirigentes accedieron a liberar a los militares con la condición de que no volvieran a invadir su territorio. (AM)

Herrera justifica medidas radicales

El presidente de la Conaie, Jorge Herrera, manifestó que la retención de un grupo de militares por parte de comunidades en la parroquia Ambatillo se debió a que los uniformados ingresaron al territorio indígena sin consultar a sus pobladores.

“Los militares ingresaron a territorio ancestral. La Constitución establece que deben ser consultados previos el ingreso a un territorio. Qué hacen ahí los militares, nadie ha pedido su presencia”, dijo.

La Hora

Los indígenas retoman protestas en la provincia de Imbabura

La mañana de este 21 de agosto de 2015, la vía Cotacachi-Pinsaquí, ubicada en la provincia de Imbabura, en el norte de Ecuador, se encuentra bloqueada por un grupo de indígenas que se sumó a la movilización convocada por el moviendo indígena en contra del gobierno del presidente Rafael Correa. La presencia de manifestantes, que tienen en las manos palos terminados en puntas, similares a las lanzas, impide la circulación de personas y vehículos en la principal vía de ingreso a esta localidad.

De forma paralela, Rocío Cachimuel, líder de la Federación de Indígenas y Campesinos de Imbabura, anunció que este 21 de agosto, a partir de las 14:00, se realizará una marcha en la parroquia de San Rafael de la Laguna, en el cercano cantón de Otavalo.

En esa concentración, aseguró, denunciarán que varias comuneros resultaron heridos en enfrentamientos con la fuerza pública, que se habrían producido la noche de ayer. Fue cuando militares y policías intentaban habilitar la carretera Panamericana, que enlaza la provincia de Pichincha con la de Imbabura.

Una de ellas es Érika Margarita Sánchez. Según su padre José Manuel, su hija salió de casa, aproximadamente a las 17:00, desde San Rafael de la Laguna hasta la comunidad de Huaycopungo, para trasladar unas cabezas de ganado de propiedad de la familia. Sin embargo, Erika no regresó a las 18:00, como es costumbre.

Esto preocupó al jefe de la familia, quien se enteró de lo sucedido con su hija por una llamada telefónica. Según José, la mujer habría sido herida en su pierna, sin todavía conocerse que tipo de proyectil le habría alcanzado. Hasta esta mañana, Érika Margarita Sánchez se encontraba recuperándose en el Hospital San Vicente de Paúl, en la capital de Imbabura.

El Comercio