Vicepresidente de Bolivia advierte que las ONGs que se entrometan en política serán expulsadas

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, advirtió ayer que las organizaciones no gubernamentales (ONG) que se entrometan en la política del país serán expulsadas “se van afuera”, porque -a su juicio-, siguen una política “transnacional e imperial”, que tiene el propósito de estancar el desarrollo de la región.

El también presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional insistió en que muchas de esas instituciones siguen una política transnacional e imperial y su propósito, sobre todo, es estancar el desarrollo de las regiones donde están ubicadas.

En el país existen varias ONG financiadas por gobiernos y empresas extranjeras que pretenden frenar el crecimiento y desarrollo interno desde la década de los años 60, con una supuesta defensa del medio ambiente, comentó García Linera en conferencia de prensa.

Asimismo, resaltó que esa es la política de esas organizaciones y “ese discurso de fondo lo defienden con mentiras, datos erróneos, hacen política y por supuesto que nosotros también decimos que no tienen derecho de entrometerse en asuntos políticos en nuestro país, y si se entrometen se van afuera”.

Por otra parte, reveló varias de las ONG al servicio de fuerzas externas, entre ellas Milenio, de la cual dijo que la financia el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada, refugiado en Estados Unidos desde 2003, y por el Movimiento Nacionalista Revolucionario.

También se refirió a la Fundación Tierra, manejada por un exministro de Sánchez de Lozada, así como al Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla) y el Centro de Información y Documentación Bolivia.

“Fundación Milenio, Cedib, y Fundación Tierra, Cedla, a la cabeza de unos trostkistas, ¿qué podríamos decir? Trostkistas verdes o trostkistas oenegeístas, digámoslo así, que por plata han cambiado su ideología, de acérrimos defensores de la industrialización hace 20 años y ahora acérrimos defensores de que no hay que tocar ni un pétalo de ninguna planta, de ninguna flor en el mundo”, enfatizó.

García Linera dejó claro que cualquier grupo tiene derecho a crear o trabajar con ONG, pero no tiene derecho a hacer política, de lo contrario -dijo-, deberían crear su partido político y enfrentar al Gobierno en las elecciones.

“¿Quiere hacer política? Forme su partido político. Tiene todo el derecho. Arme su partido (…) vaya a las elecciones. Pero no bajo el pretexto de ser una fundación y una ONG para hacer política partidaria, mentir, tergiversar”, finalizó.

Algunos directores de las ONG atacadas por el vicepresidente hicieron conocer que no están atemorizados y que por el contrario asegurarom que mantendrán su labor independiente.

Remarcaron que no pueden salir del país “porque son bolivianas”.

Jornada