Comienza en Arabia Saudita la IV Cumbre de jefes de Estado de América del Sur y Países Árabes

La canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha llegado a Riad, capital de Arabia Saudita, para participar en la IV Cumbre de Países Árabes y América del Sur (ASPA).

La agenda de trabajo arranca con una Reunión de Cancilleres y Altas Autoridades de los países que integran ASPA, y se discutirán y analizarán diversos temas, que luego serán presentados a los presidentes y primeros ministros para que sean aprobados en la Plenaria de la Cumbre, que se estará desarrollando los días 10 y 11 en el Centro Nacional de Convenciones Abdulaziz.

Al encuentro regional están convocados 34 Jefes de Estado y de Gobierno para tratar temas de interés común: el desarrollo energético, económico, social y cultural para el beneficio de los pueblos.

El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel Al-Jubier, saludó la presencia de los cancilleres y resaltó los avances que en diversas áreas se han consolidado entre ambas regiones.

Destacó que el ASPA ha servido como espacio de integración para consolidar un nuevo polo de desarrollo, donde se le ha dado prioridad a proyectos que van más allá de lo económico.

Resaltó el ministro de Arabia Saudita el intercambio cultural que siempre ha existido entre ambas regiones, que se ha venido consolidando ahora con la cooperación e inversiones en las áreas educativa, transferencia tecnológica y proyectos sociales».

Cancilleres de ambos bloques afinan agenda de trabajo

Previo al inicio de la Reunión de Cancilleres y Altas Autoridades de la IV Cumbre de Países Árabes y América del Sur (ASPA), los cancilleres de Latinoamérica sostuvieron un encuentro para revisar y afinar algunos puntos de la agenda que discutirán como bloque junto a los países árabes.

El canciller de Brasil, Mauro Vieira, presidió la reunión a la que asistieron la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, y demás representantes de Argentina, Colombia, Uruguay, Paraguay, Guyana, Chile y Ecuador.

La canciller Rodríguez destacó que es muy importante avanzar en este espacio de integración con los países árabes, de manera conjunta, buscando siempre el beneficio de los pueblos.

De igual manera, los cancilleres de los países árabes sostuvieron un encuentro previo, donde se planteó incluir en la Declaración Final un apartado en apoyo a Palestina, solicitando el cese de los ataques por parte de Israel, para que sea aprobado en la plenaria de los presidentes y jefes de Estado y de Gobierno.

La Cumbre ASPA es un espacio de integración, que ha permitido desarrollar una serie de inversiones en áreas vitales para el desarrollo de las naciones que lo integran.

MINCI Venezuela

IV Cumbre ASPA

Tanto Suramérica como la Liga Árabe comparten desafíos semejantes en cuanto a su desarrollo y su participación en el sistema global.

En mayo de 2005 se llevó a cabo la primera Cumbre América del Sur – Países Árabes, con el objetivo de avanzar en las relaciones diplomáticas, económicas y comerciales para el establecimiento de un mundo multipolar.

La ASPA está compuesta por todos los 11 estados miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y los 22 de la Liga Árabe.

Entre el 10 y 11 de noviembre se llevará a cabo en Arabia Saudita la IV Cumbre ASPA, en el contexto de la desestibilización del mercado petrolero, impulsado entre otras cosas por la sobreproducción de crudo.

América del Sur – Países Árabes: hacia un mundo pluripolar

Ambos bloques proponen una nueva geografía económica y comercial internacional, postulado que se defienden los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), en aras de avanzar hacia un mundo multipolar.

En concreto el ASPA tiene varios objetivos: político, económico y cultural.

En el ámbito político busca profundizar el diálogo interregional, concertar sobre los principales temas de orden regional e internacional e intensificar la cooperación en el seno de los foros multilaterales y entre las organizaciones regionales.

En lo económico se plantea la cooperación entre las capacidades de los países miembros, asumiendo las potencialidades que disponen ambas regiones, además de profundizar la cooperación sur-sur a través de un mayor intercambio comercial, turístico, inversión.

En lo cultural se fomenta la divulgación del patrimonio árabe en los países suramericanos y viceversa, nuevas vías de comunicación

“Hace 10 años hubiera imposible pensar en una reunión como ésta entre árabes y América Latina o Sudamérica”, dijo el Comandante Hugo Chávez en la reunión del ASPA de 2009.

“Ahora que los movimientos de izquierda han obtenido el poder político y lideran gobiernos en América Latina, esa posibilidad se abrió, porque antes nuestros gobiernos siempre se arrodillaban ante el Departamento de Estado (cancillería) de Estados Unidos”, añadió en la cita.

Orígenes árabes

Hay más de 20 millones de árabes y descendientes en América Latina, la mayoría en Suramérica.

Solamente en Brasil hay cerca de 10 millones, de los cuales el 80 por ciento son libaneses.

Argentina tiene unos 3,5 millones de habitantes de origen sirio y libanés.

Chile tiene la mayor comunidad de palestinos fuera de Medio Oriente, la mayoría cristianos emigrados de Beit Jala y Belén.

Las cumbres ASPA reconocen las afinidades históricas entre ambas regiones, que se remontan “hasta la presencia árabe en la Península Ibérica y la conformación de las culturas que dieron forma a América Latina “ y valora el importante papel que han tenido las migraciones provenientes de países árabes – especialmente de Siria y Líbano–, en la configuración de las naciones latinoamericanas a partir de fines del siglo XIX.

Contrahegemonía

El ASPA ha abogado por la defensa y soberanía de los Estados sobre los recursos naturales, un aspecto antagónico a la idea de Occidente de controlar, entre otras cosas, el petróleo de países productores como Venezuela, Argelia, Irak y Siria, este último bajo ataque sistemático del Gobierno de Barack Obama.

En la III Cumbre ASPA, celebrada en Lima, capital de Perú en octubre de 2012, los asistentes acordaron consolidar la integración interregional y el comercio bilateral, que se ha multiplicado en los últimos 10 años.

Brasil destacó en ese entonces que la alianza entre ambas regiones se consolidó desde la primera cumbre en el 2005.

En 2004 el comercio bilateral en 2004 ascendía a 11 mil millones de dólares. Para 2012 ya ascendía a 25 mil millones de dólares, de acuerdo a cifras oficiales del Gobierno brasileño.

En Argentina, por ejemplo, en apenas tres años las exportaciones de ese país a la región árabe saltaron de mil 800 millones de dólares a 4 mil 500 millones, de acuerdo al secretario general de la Cámara de Comercio Argentino-Árabe, Sattam Al Kaddour.

“El empuje sin precedentes para acercar a las dos regiones está siendo aplaudido, especialmente por la comunidad empresarial suramericana”, indicó el entonces canciller de Brasil, Celso Amorim.

Los países que forman parte del ASPA cuenta con más de 750 millones de habitantes y tienen las más grandes reservas de petróleo (Venezuela) y el mayor productor de crudo (Arabia Saudita).

En la cita peruana el presidente de la Liga de Estados Árabes, Nabil al-Araby , sostuvo que los países sudamericanos ya habían alcanzado la democracia y la justicia social a través de revoluciones populares.

En la declaración de Lima, los países árabes acogieron con beneplácito la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), la entrada en vigor del tratado constitutivo de la Unasur de marzo de 2011, así como fomentar la integración de los pueblos de ambas regiones y priorizar el diálogo político y comercial.

El Dato: La Unasur está compuesta por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay, Venezuela.

TeleSur