Con participación del presidente, Uruguay conmemora cien años de la ley laboral que fija jornada de ocho horas

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, y el presidente de la Asamblea General, Raúl Sendic, participaron de la celebración del centenario de la Ley Nº 5.350, que regula la jornada laboral de 8 horas.

El acto comenzó con la exhibición de un video conmemorativo de los 100 años, en el cual se recorre la historia de los gobiernos desde la aprobación de la mencionada Ley de ocho horas y de los Consejos de Salarios creados en 1943, hasta llegar a la actualidad.

El panel de oradores estuvo integrado por Sendic, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro; el director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el Cono Sur de América Latina, Fabio Bertranou; la Presidenta del Correo Nacional Solange Moreira; el secretario de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) Juan Carlos de León, y el secretario general del PIT-CNT Marcelo Abdala.

Los ponentes destacaron que Uruguay fue el pionero en el mundo en cuanto a la ley de regulación de la jornada laboral. El proceso comenzó en 1911 con un proyecto de Ley de los senadores Luis Alberto de Herrera y Carlos Roxlo, pero no fue sino hasta 1915, en el gobierno de José Batlle y Ordóñez que se aprobó la ley de “Trabajo obrero”.

Sendic expresó que cuando se aprobó la Ley, regulaba la actividad de unos 40.000 trabajadores, algunos de ellos habían avanzado y ya habían acordado entre empresarios y trabajadores un régimen de ocho horas, pero muchos llegaban a trabajar entre 33 y 34 horas de corrido, con media hora de descanso para comer como ocurría en el Frigorífico Nacional de aquel momento.

El Estado debía regular la jornada laboral, no sólo por razones de orden político, social y más aún por razones de humanidad, de justicia estricta.

La sociedad no tiene el derecho de permitir, pudiendo evitarlo, que millares de hombres y mujeres, que son los que producen la riqueza del país, ejerzan su actividad en condiciones que perjudican no sólo a su organismo físico sino también al desarrollo armónico de sus facultades morales y espirituales.

No tiene el Estado el derecho de permitir que las personas vivan en fábricas y talleres, en los cuales muchas veces no hay higiene, sometidos a una labor excesiva que destruye o perturba y debilita a su organismo físico y los inhabilita para una importante tarea, la de dar a la patria hijos sanos y los priva del beneficio de adquirir los conocimientos indispensables para el hombre y sin los cuales no puede ser debidamente útil a sí mismo ni a los demás, dijo.

Es un clamor universal el de limitar la jornada de trabajo, es un grito de todo el mundo civilizado pidiendo justicia en favor de los denegados de la fortuna, y a ese clamor no puede ni debe nuestro país responder con el silencio o una egoísta indiferencia, acotó Sendic.

“Este proceso surgió con la puja por los derechos en los que hoy seguimos avanzando para la construcción de una sociedad cada día más democrática, más fuerte en su institucionalidad, en la conquista de nuevos derechos”, sentenció.

Presentación del sello

Asimismo, se procedió a la presentación y matasellado del sello conmemorativo del centenario de la Ley Nº 5.350, por parte del presidente Vázquez, seguido de Sendic, el ministro Murro y la presidenta del Correo Solange Moreira, quedando así habilitada la circulación de la estampilla.

Al acto concurrieron el presidente de la Cámara de Diputados, Alejandro Sánchez, Ministros de Estado, integrantes del cuerpo diplomático acreditado en nuestro país, legisladores, secretarios de ambas cámaras, el director general de la Cámara de Senadores, autoridades de la Comisión Administrativa, Eclesiásticas, y público en general.

La Red 21