Daniel Scioli, candidato oficialista: “Se elige entre el Estado o el mercado”

El candidato del FpV realizó distintas actividades acompañado por el secretario de Seguridad, Sergio Berni, y el rector de la UBA, Alberto Barbieri. Criticó a Macri por su rechazo a la creación de nuevas universidades.

“El 22 de noviembre se va a votar mucho más que por un partido u otro, un candidato u otro. Se va a elegir entre el Estado y lo público o el mercado y lo privado, que dejen abandonados a su suerte los trabajadores, a los jubilados, a los estudiantes, a los más humildes y a la clase media”, aseguró ayer el candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, de cara a la segunda vuelta electoral. El gobernador bonaerense participó ayer de actividades en el partido de Florencio Varela y en el barrio porteño de Lugano, además de dar varias notas a diversos medios donde volvió a diferenciarse de su rival, Mauricio Macri. “Cambiemos propone liberar el tipo de cambio, pero ya sabemos el efecto que esa medida tuvo. Yo quiero un paraíso productivo, no un paraíso financiero”, señaló.

Durante su visita a Varela, donde estuvo en el Hospital El Cruce Néstor Kirchner y la Universidad Nacional Arturo Jauretche, Scioli sostuvo que el salario no es “un gasto” sino “la mejor inversión” y se comprometió a “garantizar paritarias libres, sin techo salarial” el año próximo. Junto a su compañero de fórmula, Carlos Zannini, el intendente local Julio Pereyra y el rector de la casa de estudios, Ernesto Villanueva, sostuvo que “lo que está en juego es si la energía la va a manejar el gerente de Shell o la van a manejar las provincias y el Estado de la mano de la recuperación de YPF”. En la recorrida por la UNAJ, ponderó la creación de nuevas universidades y recordó que “desde el otro espacio político se opusieron” a estos establecimientos “la semana pasada, no hace diez años”.

Más tarde, Scioli ratificó como ejes centrales de su campaña la educación y la seguridad al encabezar el Encuentro de Docentes y Educadores Populares para la Seguridad Ciudadana, en la Escuela de Cadetes de la Policía Federal Juan Angel Pirker. Allí, el gobernador consideró fundamental “la incorporación de la educación en seguridad democrática ciudadana en nuestras escuelas”, a la vez que subrayó el acompañamiento de esta medida con “el crecimiento cuantitativo y la renovación cualitativa que se realizó en la policía de la provincia” que prometió replicar a nivel nacional en caso de ser electo.

Flanqueado por el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni; el rector de la UBA, Alberto Barbieri, y el rector de la Universidad de Quilmes, Mario Lozano, Scioli aseguró que “la clave para abordar la seguridad ciudadana es la prevención” del delito. “Tenemos que avanzar en una etapa de calidad educativa, integrar la ciencia y la tecnología al mundo del trabajo y darle al capitalismo un rostro humano, sustentable, inclusivo, algo que es el Estado el que tiene que garantizarlo”, agregó.

Scioli además destacó la “reacción de la conciencia colectiva” que en los últimos días encabezó una campaña contra la candidatura de Macri, pero advirtió que “esa reacción hay que canalizarla a través de la herramienta más poderosa que tiene un ciudadano y que es su voto”. Para diferenciarse de su rival, el gobernador agregó que “es evidente que se ha opuesto a cada una de las recuperaciones de sectores estratégicos para la Argentina, como lo fueron YPF, Aerolíneas Argentinas, AYSA, la ley de fertilización” ya que “tiene la idea de que el mercado y los privados tienen que tener privilegios”.

Por su parte, él manifestó su “compromiso de no sólo garantizar lo conquistado sino también la posibilidad de ir por más” pero siempre que “el Estado continúe al lado de cada uno de los que más lo necesiten” ya que “el 22 de noviembre no está en juego si es un partido u otro” sino que “se va a votar entre el Estado o lo privado” como eje rector de las políticas públicas. “Yo creo en lo público, Macri piensa que lo privado, que el mercado se va a ocupar de los que, el pasado demuestra, quedaron desprotegidos”, concluyó.

Página 12

Mauricio Macri ya estudia la revisión de las contrataciones del Estado nacional

“El Estado tiene que estar al servicio de la gente, no puede ser un aguantadero de la política ni de La Cámpora. Eso destruye la posibilidad de crecer. Vamos a revisar esos contratos”. Lapidario, en la recta final de la campaña antes del ballotage del 22 de noviembre, Mauricio Macri se sumó ayer a la polémica generada tras los incidentes en el pueblo tucumano de Concepción, en el que el intendente electo abandonó su despacho tras 12 horas de encierro luego de avisar que revisaría el nombramiento de unos 403 empleados contratados por su antecesor antes de retirarse de la gestión.

El anuncio de Roberto Sánchez, flamante intendente municipal, volvió a poner bajo la lupa la contratación indiscriminada de empleados públicos por parte de la administración pública, una variable que, en caso de triunfar en las elecciones, el candidato presidencial de Cambiemos está dispuesto a corregir. Los equipos técnicos de Macri empezaron a estudiar hace un par de meses los números de la Administración Pública Nacional (APN) y los concursos y contrataciones del último año. Según el cálculo, en los últimos nueve años el crecimiento de la masa de empleados de la administración central fue del 38 por ciento: la APN cuenta en la actualidad con unos 400.000 empleados públicos.

Un aumento sostenido y acompañado también por los municipios y las provincias. Según cifras oficiales, publicadas por el diario La Nación, entre el 2013 y el 2014 el crecimiento de la plantilla laboral del Poder Ejecutivo Nacional fue del 46,1 por ciento, con un pico expansivo durante el período de Cristina Kirchner y con un récord de contrataciones por parte de los gobiernos provinciales. Más de 3,5 millones de empleados públicos, según estimaciones privadas.

“Vamos a ver que los nombramientos se justifiquen y que los concursos estén bien hechos. No va a haber ninguna revisión discriminada”, le aseguró a Infobae uno de los asesores de Macri que trabaja en el tema. La principal obsesión del equipo del candidato presidencial está centrada en los 8.800 cargos en vías de concurso de este último año para ocupar la planta permanente de la administración central. Es parte de las 13.500 vacantes liberadas desde el año pasado que diversas dependencias pidieron concursar. Más que en la cantidad de cargos, desde el Gobierno porteño se focalizaron en el estudio de los artilugios legales para revisar esos nombramientos para actuar con rapidez en caso de que el postulante de Cambiemos se imponga en el ballotage. De acuerdo a la normativa vigente, dichas contrataciones tienen un año de evaluación antes de pasar al staff fijo de plante permanente.

Los equipos técnicos del líder del PRO no solo se concentraron en las contrataciones nacionales: tras el triunfo de María Eugenia Vidal también posaron la lupa en la administración bonaerense. En el entorno de Vidal explican que, hasta ahora, los funcionarios provinciales no fueron demasiado solidarios al abrir el fichero de legajos. Ese trabajo recayó en Hernán Lacunza, futuro ministro de Economía bonaerense, y en Federico Salvai, hombre de confianza de la electa gobernadora. “A nadie se le van a vulnerar los derechos adquiridos”, avisa un futuro funcionario. Por lo pronto, el PRO resolvió en la provincia de Buenos Aires suprimir la figura del jefe de Gabinete.

En el caso de la administración central, Macri deberá enfrentarse además con la casi treintena de organismos creados por el Gobierno desde el 2013 hasta esta parte, algunos de ellos con cientos de empleados asignados y presupuestos millonarios. La Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC), el Centro de Ensayos de Alta Tecnología SA (CEATSA), la Consultora Ejecutiva Nacional de Transporte (CENT), la Empresa Argentina de Navegación Aérea SE (EANA SE), el Ente Intermunicipal para el Desarrollo Regional (ENINDER), el Fondo Fiduciario del Cruce Marítimo del Sur, el Instituto Universitario Nacional de Derechos Humanos Madres de Plaza de Mayo o el Vehículo Espacial de Nueva Generación SA (VENG) son algunos de ellos. La AFTIC, solo por citar un ejemplo, tiene un presupuesto de más de 2 mil millones de pesos y miles de contratados.

Infobae

Debate Scioli-Macri: los organizadores esperan una audiencia similar a la final del Mundial

A falta de uno, Argentina tendrá dos debates presidenciales en estas elecciones 2015. El último puede llegar a ser definitivo para los dos candidatos que disputarán el balotaje el próximo 22 de noviembre. Daniel Scioli (Frente para la Victoria) y Mauricio Macri (Cambiemos) se verán cara a cara una semana antes de la segunda vuelta, el próximo 15 de noviembre en la facultad de Derecho de la UBA, a partir de las 21.

Hernán Charosky, coordinador de Argentina Debate, habló con El Destape de la expectativa que genera que, estiman, puede ser similar a la final de una Copa del Mundo.

¿Cree que este debate puede llegar a ser definitorio para volcar la elección a favor de un candidato u otro?

La capacidad de los candidatos para usarlo en su favor va a determinar eso, la oportunidad existe y está en manos de los candidatos.

¿Qué tipo de debate espera?

Seguramente un mano a mano tiene condiciones de mayor tensión, es indudable. El del 4 de octubre le puso una impronta de respeto y convivencia que esperamos que sea el marco del debate del 15 de noviembre.

¿Cuál fue el balance del primer debate y cómo fue la preparación para el segundo?

Con respecto al primero, lo principal es que ocurrió por primera vez un debate en una campaña y eso es un avance enorme en relación a la capacidad de los ciudadanos de adquirir información de los candidatos. Mostró que es posible disentir en un clima de amistad cívica. Fue un debate que se transmitió en señal abierta y generó una audiencia superior a las 4 millones de personas.
Una crítica que recibimos tiene que ver con las limitaciones de que hubiera cinco candidatos y es que hubo poco intercambio entre ellos. Hoy hay un esquema mucho más basado en el intercambio entre ellos.

¿Cómo cree que fue la recepción de los votantes al primero? ¿Piensa que influyó en el resultado de la primera vuelta?

No sé si influyó, sé que algunas consultoras midieron que hubo mucha aceptación. Pienso que la calidad del debate y del nivel de respeto mutuo fue una señal muy positiva que fue valorado por quienes lo vieron.

¿Cuánta audiencia esperan para este domingo?

Según lo que nos dicen gente del medio televisivo, será masivo como un Argentina- Alemania, algo así como una final de Mundial.

¿Han hablado con gente de Macri o Scioli para ayudar a reglamentar los debates a partir de las próximas elecciones?

Hay un dictamen de Diputados que avanzó bastante durante este año. Una ley puede ayudar a regular aspectos clave, no sé si lo mejor es una norma que los haga obligatorios, es una discusión abierta.

El Destape