Normalistas de Ayotzinapa denuncian represión: ocho jóvenes siguen hospitalizados

Para los normalistas y padres de familia de Ayotzinapa, el gobierno de Héctor Astudillo Flores significa un endurecimiento a la represión contra el movimiento social. Lo sospecharon desde antes, desde siempre, dijeron, pero ayer lo confirmaron en el libramiento a Tixtla.

Los estudiantes y padres de la Normal rural dieron una conferencia de prensa esta tarde en la escuela, ubicada en Ayotzinapa, Tixtla, para ofrecer detalles de “la agresión” de ayer en su contra en el libramiento (carretera de cuota).
“La represión continúa. Ese es su orden y paz”, dijo Carlos Martínez Maganda, uno de los dirigentes estudiantiles de Ayotzinapa, quien tenía huellas de los golpes en la cabeza, además que formó parte del grupo de 13 estudiantes detenidos y liberados en la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) por la noche.

“No bastó desaparecer a 43”, agregó Vidulfo Rosales Sierra, el abogado del centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, organización que acompaña moral y jurídicamente a los normalistas y padres.

El vocero de los padres de los 43 normalistas desaparecidos, Felipe de la Cruz, denunció que la agresión no se limita a la golpiza, detención e insultos sexistas contra los normalistas, de por sí ya grave, se extiende a una prohibición del tránsito hacia Chilpancingo.

Las carreteras del tramo Chilpancingo-Tixtla, están repletas de vigilancia. Sobre el libramiento a Tixtla, después de los túneles, policías federales mantienen puntos de vigilancia.

En el puente del Molino, sobre la carretera federal, los policías de la Fuerza Estatal también, pero con mayor rigor: todas las unidades del transporte público que salen de cabecera municipal hacia Chilpancingo, son revisadas por los elementos.

“Se pueden bajar por favor”, dijo uno de los policías estatales a los pasajeros de la urvan ruta Tixtla-Chilpancingo. “Será rápido. Sólo revisar que en sus mochilas no lleven artefactos explosivos”, agregó. Después de esculcar entre las cosas de los pasajeros varones. El chofer de la unidad dijo que la revisión es únicamente al salir de la cabecera municipal de Tixtla.

“Parece que ahora los delincuentes somos nosotros”, comentó el vocero de los padres de familia de Ayotzinapa durante la conferencia de prensa, al quejarse de que los policías los tienen rodeados.
El dirigente estudiantil denunció a los policías de golpearlos, pero además, atizaron en sus cuerpos cigarros encendidos. O sea, mencionó, les torturaron.

Derivado de los cuestionamientos de los reporteros en la conferencia de prensa, el abogado informó que los normalistas salieron ayer de Tixtla en busca de más camiones, debido a que el acuerdo que mantenían con las líneas privadas del transporte, en especial Estrella Blanca, se rompió hace ocho días.

Según explicó el abogado, después los hechos del 26 de septiembre, los normalistas y las líneas privadas de autobuses hicieron un acuerdo de que cada cierto periodo, las empresa les enviaría algunas unidades para sus actividades —entiéndase que a cambio los normalistas tenían que cuidar de ellas, por la disposición—, el cual mantenían hasta la semana pasada.

Rosales Sierra aclaró que nunca rompieron el acuerdo, si no que la empresa simplemente dejó enviarle autobuses. En la normal, dijo, sólo hay nueve autobuses del último envío, y ayer, pretendían tomar algunos más, pero se los impidió la Policía Federal; esto por la mañana, porque en la tarde salieron con el propósito de conseguir combustible para alimentar a los que mantienen. En ese propósito ocurrió la gresca que los normalistas califican de agresión.

La Sillarota

Policías persiguen y se enfrentan a normalistas: 8 estudiantes hospitalizados y 12 liberados

Al menos ocho normalistas resultaron heridos luego de un enfrentamiento con policías en Guerrero, quienes persiguieron a los estudiantes luego de que estos supuestamente tomaron el control de una pipa de gasolina, informó este jueves 12 de noviembre el secretario de gobierno de la entidad, Florencio Salazar.
El funcionario estatal detalló en entrevista con Ciro Gómez Leyva, de Grupo Fórmula, que 12 estudiantes fueron detenidos y trasladados a la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Esta mañana, el abogado de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, Vidulfo Rosales, informó a través de Twitter que los normalistas detenidos ya fueron liberados; aunque él se refirió a 13 estudiantes no a 12.

Además, descartó que hubiera jóvenes desaparecidos. “(Los estudiantes ) huyeron a los cerros para evitar ser atacados por la policía. Ya fueron liberados los otros 13 compañeros (detenidos)“, publicó en la red social.

Acerca de los estudiantes heridos, el secretario de gobierno de Guerrero detalló que “ninguna lesión pone en riesgo la vida de ello” .

El funcionario estatal narró que ayer 11 de noviembre “los jóvenes bloquearon la Autopista del Sol, supuestamente iban a repartir volantes para informar sobre su lucha. En este bloqueo también se apoderaron de autobuses y este llamado carro salchicha de doble remolque con transportación de gasolina, la policía ante este hecho lo que hizo fue recuperar los vehículos y hubo un enfrentamiento entre estudiantes y policías”.

Asimismo, el secretario de gobierno también descartó que hubiera estudiantes desaparecidos.

Ayer, las autoridades indicaron que, tras la toma de la pipa de gasolina, policías estatales realizaron un operativo en el libramiento Chilpancingo-Tixtla para impedir el robo del camión.

Cuando los agentes alcanzaron los autobuses en los que viajaban los normalistas, los estudiantes “lanzaron piedras y una granada desde los autobuses, e inclusive con dos de ellos intentaron prensar a las patrullas”, indica el comunicado de las autoridades difundido ayer.

Sin embargo, hay al menos dos videos en los que se ve a lo policías golpeando los vidrios del camión.

Luego de que los autobuses detuvieron su marcha, los normalistas acusaron que los policías los atacaron. “Nos empiezan agredir con los toletes y empiezan a golpear a los compañeros en los brazos, a un compañero le abrieron la boca con el tolete y está todo desprendido de los labios, por lo tanto está en el quirófano (…) A otro compañero le dieron en el rostro cuando se bajaba del autobús, él mete las manos y prácticamente estaba fracturado de uno de sus dedos”, narró Ernesto Guerrero, uno de los normalistas que estuvo en los hechos.

Tras el enfrentamiento, el titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Guerrero (CODEHUM), Ramón Navarrete Magdaleno, explicó el miércoles 11 de noviembre que las autoridades no presentaron cargos contra las personas que fueron detenidas y trasladadas a Chilpancingo. “Los dejaron aquí con el propósito de que ellos puedan salir hacia la Normal o hacia donde ellos quisieran hacerlo; sin embargo, nosotros estamos tomando algunas declaraciones, dando fe de las cuestiones que presentan”, dijo.

De acuerdo con el gobierno de Guerrero, “un médico legista adscrito a la CODEHUM constató el estado de salud de los jóvenes e inmediatamente se retiraron de la institución”.

Horas después del enfrentamiento, el abogado de los padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Vidulfo Rosales Sierra, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, dijo que eran 20 las personas lesionadas, mientras que 70 más estaban desaparecidas.

“Los compañeros vinieron a hacer una colecta y tomaron algunos autobuses, ya en el trayecto de regreso hacia Tixtla, pasando el túnel, fueron interceptados por más de 400 elementos de la policía estatal, federal, los dispersaron ahí, ahorita tenemos un conteo de 20 lesionados, entre ellos 10 de gravedad, y 70 desaparecidos”, dijo. Sin embargo, horas más tarde y a través de redes sociales circularon versiones de que los normalistas detenidos ya habían sido liberados, mientras que los desaparecidos fueron encontrados.

En tanto, las autoridades de Guerrero señalaron que “ante este hecho aplicaron los protocolos de prevención del delito, buscando en todo momento salvaguardar la propiedad privada y la integridad física de las personas. Agrega que “las instancias gubernamentales han sido tolerantes y respetuosos de la libre manifestación de diversos grupos sociales, pero reiteramos que se debe de preservar la paz social, el orden público y el Estado de Derecho”.

El comunicado del gobierno añade que siete policías resultaron heridos, por lo que recibieron atención médica por paramédicos de la Cruz Roja Mexicana y de la Secretaría de Protección Civil y posteriormente trasladados a hospitales de Chilpancingo para su revisión médica.

Animal Político