El presidente prohíbe el atraco de un barco que realiza abortos en aguas internacionales

Jimmy le ordena al Ejército no permitir el atraco del barco del aborto

Jimmy Morales giró instrucciones al Ejército de Guatemala para que no permitiera el atraco del Barco del Aborto en el Puerto de San José. El cual anunció que realizaría abortos en aguas internacionales para no violar ninguna Ley guatemalteca.

A través de un comunicado de prensa, se informó que Jimmy Morales, como Comandante General del Ejército, instruyó al Comando Naval del Pacífico para no permitir la aproximación del barco al país.

Según lo expuesto en el escrito publicado en redes sociales, el barco se mantiene en aguas internacionales frente a las costas guatemaltecas y se realizará un monitoreo para evitar “sus operaciones en el área”. https://twitter.com/soy_502/status/834855206898823168 El barco pertenece a una ONG holandesa equipado para realizar abortos a las mujeres. En Guatemala el aborto sólo está permitido en los casos en que está en peligro la vida de la madre.

Según la forma de operar del Barco del Aborto, las mujeres que deseen realizar esa práctica son movilizadas en un yate desde el puerto de San José hasta el lugar donde ubica el barco.

El comunicado del Ejército indica que se denunciará al Ministerio Público a los ocupantes internacionales del yate, puesto han tocado suelo guatemalteco sin autorización.

Soy502


Las aguas se agitan por la llegada del “barco del aborto”

Este no es un barco por la vida”, gritó el seminarista católico Gil Hernández quien interrumpió la conferencia de los activistas que venían a bordo de la nave que ancló en aguas internacionales el miércoles pasado frente al Puerto San José, Escuintla. Los activistas de Brasil, Austria, Alemania, Holanda, España y Guatemala explicaban el procedimiento para trasladar a las mujeres guatemaltecas  hasta la embarcación en donde podrían interrumpir embarazos no deseados de forma gratuita.

La conferencia terminó abruptamente, luego que un grupo de siete evangélicos irrumpió en el lugar gritando que el aborto era un delito. La fundadora de la ONG, Rebeca Gomberts, enfrentó a los manifestantes y les dijo que cada año unas 21mil 600 mujeres en Guatemala ingresan a hospitales con complicaciones relacionadas con abortos clandestinos, los que señaló como la tercera causa de mortalidad materna. En el país el aborto está permitido solo en los casos donde peligra la vida de la madre. Las autoridades del Puerto obligaron a los miembros de la organización a regresar a la embarcación ya que hasta entonces se desconocía que el propósito de la visita era practicar abortos gratuitos.

El alboroto no se quedó en aguas internacionales La molestia alteró hasta la agenda del Congreso. El diputado Rodrigo Valladares con el apoyo de otros legisladores en el pleno presentó un punto resolutivo en el cual rechazaban la llegada del barco y pedían al Ejecutivo ordenar el retiro de aguas nacionales. “Ese barco de inmorales ojalá se hunda en alta mar”, dijo airado en el pleno el congresista Estuardo Galdámez.

“No se debe permitir la entrada del barco de la muerte pues esa iniciativa incentiva el delito”, enfatizó Raúl Romero, uno de los diputados que ha reconocido estar a favor de la pena de muerte. Ese punto fue el que reclamó el diputado Amílcar Pop, quien señaló de doble moral a aquellos que se posicionaban contra el aborto pero sí querían reactivar la pena capital. Pese a los enérgicos discursos el punto resolutivo quedó a un voto de ser aprobado.

Instituciones entran a la polémica “Una nave del Ejército está controlando el pequeño barco para evitar que no se esté llevando a guatemaltecos a la nave principal. Por las prácticas que quieren hacer deben estar a 24 millas náuticas”, indicó por la tarde el viceministro de Marina Alejandro Sánchez que participó en una conferencia en la sede del Ministerio de la Defensa. Ahí los militares explicaron que por órdenes del Comandante General del Ejército, Jimmy Morales, no permitirían que esta ONG efectuara alguna actividad. “Por el derecho a la vida”, “ya se olvidaron de los bebés que sacaron del vientre de las mujeres”, gritaba en tanto un grupo de mujeres que se ubicó en la sede del ministerio para protestar contra los militares y a favor del aborto.

La pelea llegó por la tarde noche al Ministerio Público y a la misma Corte de Constitucionalidad (CC). La asociación La Familia Importa presentó una denuncia ante la Fiscalía para evitar que esta ONG holandesa pueda realizar abortos, mientras que el abogado Estuardo Ralón pidió ante la CC evitar que cualquier buque o persona pueda tener contacto con dicho barco. La polémica también encendió las redes sociales, comentarios a favor y en contra del tema continuaron durante el resto del día. Una delegación del Procurador de Derechos Humanos comunicó por la noche que la tripulación del barco solo había tramitado ingreso por turismo, por lo cual se había pedido revocar el permiso extendido. Gomberst indicó que harán las gestiones para realizar el trabajo previsto en Guatemala.

El recorrido Los integrantes de la ONG explican que el plan es subir mujeres al barco para llevarlas a aguas internacionales. En el viaje, médicos les dan una charla sobre salud y derechos reproductivos. Si la mujer tiene menos de diez semanas de embarazo, le ofrecen medicamentos para inducir el aborto. El médico austríaco Christian Fiala, integrante del grupo, indicó que el tratamiento abortivo es 99 por ciento seguro y que es autorizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La brasileña Leticia Zenevich, portavoz de la ONG, dijo que es la primera vez que llegan a un país latinoamericano, después de llevar el barco a Irlanda, Polonia, Portugal y España, donde han desatado protestas de grupos contra el aborto.

El Periódico