Guatemala: Necesitamos convocar a elecciones (y hacer justicia) – Por Martín Rodríguez

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

En Guatemala son quemadas 40 niñas en un hogar estatal encerradas con llave por monitores y policías. El Gobierno esquiva cualquier responsabilidad, intenta proteger a los responsables y en el Congreso sus diputados intentan aprobar leyes para dar impunidad a los corruptos y legalizar la evasión fiscal de los ganaderos y agroexportadores.

Vuelva a leer la frase anterior.

Perfectamente podríamos estar en marzo de 2015 con el gobierno de Otto Pérez Molina, Roxana Baldetti, Alejandro Sinibaldi y Manuel Baldizón antes de que salieran a luz las investigaciones del MP y la CICIG contra el cártel del Partido Patriota y de Líder, contra sus aliados en los medios y en buena parte del sector privado organizado.

Ahora es 2017 y los nombres son distintos. Nos gobierna un incompetente señor que se llama Jimmy Morales y el Congreso tiene una mayoría de su partido, FCN, y sus aliados Movimiento Reformador, Alianza Ciudadana y CREO-Unionista-Viva. La mayoría de estos diputados fueron electos por los partidos PP y Líder y se cambiaron de nombre.

Es evidente la amenaza que representan Jimmy Morales & Compañía corrupta para todo el proceso de lucha contra la corrupción y la impunidad del MP, CICIG y PDH, que busca desde 2008 independizar al Estado de las mafias que lo tienen cooptado.

Pero esa amenaza no es evidente para todo el mundo.

Hay una campaña multimillonaria por parte de los corruptos y los conservadores para hacernos creer que el problema no es Jimmy & Compañía corrupta sino son ‘los excesos’ de la CICIG, el MP, la SAT y la PDH. Que si persiguen demasiado la corrupción, que si se ‘sataniza’ a los que nunca han pagado impuestos, que si Iván Velásquez tiene un pasado oscuro en Colombia, que si Thelma Aldana, Iván Velásquez y el embajador Todd Robinson son comunistas, que si la reforma constitucional en materia indígena era un atentado contra todo lo que conocemos.

Durante todo 2016 nos pidieron los conservadores y los diplomáticos progresistas que le diéramos el beneficio de la duda a Jimmy & Compañía. Que bajo el azote de la CICIG, el MP y EEUU y los gritos de Mario Taracena como presidente del Congreso, los diputados corruptos habían cambiado. Que los jueces electos por PP-Líder habían aprendido la lección. Pero es evidente que no.

Me parece que debemos empezar a buscar mecanismos para depurar al Congreso y a las Cortes y convocar a elecciones anticipadas. En 2017 o 2018.

Y mientras ese momento llega, que el MP y la CICIG metan presos a cada uno de los corruptos y criminales, y que los medios independientes y la sociedad civil decente expongamos a los aliados de la corrupción y la impunidad.

Quizás sólo así evitemos otra tragedia como la de las 40 niñas y podamos poner al Estado a trabajar para rehacer el país. Guatemala sólo es viable sin corrupción, sin impunidad y sin injusticias sociales.

(*) Director de Nómada. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014 fundó Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Autónoma de Madrid.

Nómada