El orfanato donde ocurrió la tragedia seguirá siendo cuidado por los mismos monitores

Adolescentes del Hogar Seguro siguen cuidados por los mismos monitores

Los 24 adolescentes de entre 12 y 17 años que fueron trasladados éste sábado del Hogar Seguro Virgen de la Asunción hacia otros centros, seguirán siendo cuidados por los monitores con los que convivían en el albergue donde ocurrió un incendio el pasado 8 de marzo, tras el cual perdieron la vida 41 niñas, según confirmó Pamela Motta, vocera de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia (SBS), institución a cargo de las niñas y niños.

En el traslado de los menores de edad –quienes permanecieron en el Módulo San Gabriel casi dos meses después de la tragedia-, también participaron delegados de la Institución del Procurador de los Derechos Humanos (PDH) y de la Procuraduría General de la Nación (PGN). Los 24 adolescentes serán enviados a una de las viviendas que alquiló la SBS para comenzar con el plan denominado “Hogar Residencial Familiar”, explicó Motta.

Agregó que en los próximos días, 12 de los menores trasladados ayer serán reubicados en otra vivienda donde contarán con un “tío”, un educador, un médico y un psicólogo quienes estarán a su cargo. Motta explicó que no existe diferencia entre un educador y un monitor, pues únicamente se le cambió el nombre al cargo.

Después del día de la tragedia en el Hogar Virgen de la Asunción, las nuevas autoridades de la institución han destituido a 39 personas que laboraban allí y en total removieron a 69 empleados de la SBS por no llenar el perfil para el puesto.

Sin alternativas

A criterio del analista Marvin Rabanales, mientras la SBS no cuente con un proceso de formación de nuevos profesionales, no tendrá otra opción que continuar trabajando con los monitores que lo hacían en el Hogar Seguro. “No es lo más adecuado, pero no es fácil encontrar a personas tan especializadas en el tema”, indicó.

Según Rabanales, el personal a cargo de los menores con el perfil de los que vivían en el Hogar Seguro debe tener amplio conocimiento de Derechos Humanos y deben saber atender todo tipo de crisis.

El testimonio de una persona que laboró como monitor por varios años en el Hogar Seguro, recogido en una publicación de elPeriódico, refiere que los castigos en el albergue se realizaban a discreción de los monitores, los cuales podrían ser golpizas, caminatas en la madrugada, encierros en una bartolina y castigos físicos. La oficina del PDH, además, documentó 45 casos de abusos en dicho hogar entre 2012 y 2016.

Eventos anulados

Según el portal Guatecompras, la SBS anuló en la primera semana de abril tres eventos de licitación por medio de los cuales se buscaba arrendar tres inmuebles para la instalación de centros de atención integral en San Pedro Sacatepéquez, Guatemala; y Comitancillo, San Marcos; otro más serviría para el Programa Casa Joven Mixco. En marzo pasado la institución arrendó diez inmuebles en igual número de departamentos por Q295 mil 950.

El Periódico


Dos casos de trata convergen en el Hogar Seguro

Una adolescente fue rescatada ayer en el Hotel el Porvenir, zona 7, durante una serie de allanamientos contra la trata de personas. La menor de edad, que había abandonado el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, a cargo de la Secretaría de Bienestar Social (SBS), tenía alerta de “desaparición activa” desde el 26 de diciembre de 2015, de acuerdo con fuentes oficiales.

Este es el segundo caso de trata de personas en el que figura el nombre de ese centro de abrigo estatal. El viernes pasado, el Ministerio Público (MP) informó sobre la captura de María Esperanza Girón Ávila alias la Flaca sindicada por ese delito.

Girón Ávila reclutaba a menores de edad en el parque central de Villa Nueva, según testimonios de adolescentes bajo el amparo del Hogar Seguro. Las autoridades de ese centro presentaron la denuncia en el MP, en noviembre de 2016.

Las jóvenes captadas por Girón Ávila eran trasladadas a varios bares ubicados en Villa Nueva y Escuintla, donde las obligaban a prestar servicios sexuales y la mujer cobraba Q125, afirmó el MP.

Una mujer de 42 años, conocida como Doña Chiqui, también fue señalada de captar y explotar sexualmente jóvenes con fines comerciales. Fue detenida ayer en Amatitlán.

Hilda Nohemí Sicajá Juárez fue capturada por la Policía Nacional Civil (PNC) en la venta de ropa de segunda mano que atendía en el barrio San Lorenzo, Amatitlán. El negocio era utilizado como fachada, informó la PNC, desde ese lugar se establecía el contacto y se negociaban los servicios sexuales que debían prestar las adolescentes.

Doña Chiqui es señalada por el delito de trata de personas, en un expediente penal que se inició a partir de la denuncia de una jovencita que por meses fue explotada sexualmente y escapó para contar su historia a las autoridades, explicó Mynor Pinto, fiscal de la sección contra la Trata de Personas.

La denunciante aseguró que fue reclutada por Doña Chiqui y, mientras era explotada sexualmente, fue captada por Rodrigo Humberto Menéndez, de 28, quien forma parte de la red y fue capturado ayer por el delito de violación.

En junio del año pasado, bajo engaños Menéndez invitó a la víctima a una fiesta, donde la vendió a un hombre por 17 días, aseguró Pinto. El monto del beneficio económico obtenido por Menéndez es un dato reservado, dijo el fiscal.

La víctima aún es menor de edad y permanece bajo protección y abrigo del Estado, añadió.

Otras capturas

Dos hombres que contrataron servicios sexuales fueron aprehendidos en los diez allanamientos efectuados ayer. Se trata de Banny Paulo David Sandoval Ramírez y Moisés Palma Barrientos. Fueron sindicados por remuneración para la promoción, facilitación o favorecimiento de prostitución, informó la Fiscalía contra la Trata de Personas. El delito es penado con hasta cuatro años de cárcel conmutables.

El Periódico