Según la OIT, América Latina y el Caribe sumará medio millón de jóvenes sin empleo en 2017

América Latina y el Caribe sumarán este año medio millón más de jóvenes desempleados, siendo la región en la que más aumentará la tasa en todo el mundo, según un informe publicado ayer por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Se prevé que la tase aumente casi un punto porcentual, hasta el 19,6 por ciento en 2017, la tasa más elevada desde 2004 y muy por encima del mínimo de 14,5 por ciento registrado en 2013”, apunta el informe “Tendencias Globales de Empleo para los jóvenes 2017”, que mide las cifras entre jóvenes de 15 y 24 años.

“Esto significa que medio millón más de personas jóvenes se convertirán en desempleados en 2017”, hasta los 10,7 millones.

La tasa permanecerá en el mismo nivel en 2018, según las previsiones del organismo de la ONU, con sede en Ginebra. Las cifras para la región se ven afectadas en parte por “el débil pronóstico económico de Brasil, donde se espera que el desempleo juvenil alcance el 30% en 2017, el nivel más elevado desde 1991”, apunta la OIT.

A nivel mundial se espera que este año la tasa de desempleo juvenil se eleve una décima respecto a 2016. Se situaría así en un 13,1%, lo que equivale a 70,9 millones de jóvenes sin trabajo. La región con mayor nivel de desempleo juvenil será la de los países árabes, con un 30%, seguida del norte de África (28,8%) y América Latina y el Caribe (19,6%).

En Europa, la media será del 18,2% en los países del norte, sur y centro, y del 15,2% en el este, según los datos de la OIT.

En la Unión Europea (UE) hay, sin embargo, grandes diferencias. En 2016, Grecia y España registraron tasas superiores al 40% mientras que en Alemania apenas superó el 7%, según cifras de Eurostat. Respecto a la migración, cada vez son más los jóvenes que aspiran a ir a otros países, un 36% en todo el mundo en 2016, según otro estudio citado por la OIT.

En el África subsahariana, el 44,3% de los jóvenes quería emigrar, seguida por el norte de África, Latinoamérica y el Caribe y el este de Europa con un 40%.

Según la OIT, la migración beneficia tanto a los países de origen como a los de destino.

Si los migrantes tienen un trabajo regulado, ayudan a financiar el sistema social y a mejorar la productividad de los países de destino, señala el organismo. A su vez, la economía de las naciones de origen se beneficia gracias al envío de remesas.

El Economista


Resúmen ejecutivo del informe de la OIT


Informe de la OIT: ”Tendencias globales de empleo para jóvenes”