Ecuador: el gobierno pedirá el no retorno del embajador argentino por sus dichos ofensivos

Ecuador pedirá a Argentina el no retorno del embajador Luis Juez

La Cancillería ecuatoriana decidió pedir al Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina el no retorno de su embajador Luis Juez, acreditado en Quito. Esto tras las protestas y rechazo que causaron sus declaraciones del pasado 22 de octubre de 2017. El diplomático dijo, durante las elecciones legislativas en Córdoba, “llegué hace media hora, me pegué una ducha, me puse un saco y una camisa, porque no quería estar con la ropa de esta mañana, van a decir que soy un mugriento y agarré hábitos ecuatorianos”.

Juez fue consultado por sus comentarios, por la misma prensa local, y dijo que se trata de una descripción de las etnias ecuatorianas. “Una de las más conocidas es el pueblo Otavalo. Ellos se visten a la mañana del sábado y están todo el fin de semana con la misma ropa”. Esto causó más protestas.

El 26 de octubre, unos 200 habitantes y autoridades del cantón Otavalo, provincia de Imbabura, se concentraron frente a la Embajada de Argentina, en Quito, para exigir la salida del país del embajador Juez. La Cancillería ecuatoriana decidió entonces respaldar esta petición.

A través de una nota verbal el Gobierno pedirá al presidente Mauricio Macri, y a su canciller Jorge Faurie, que el diplomático no regrese a la misión en Quito y que sea reemplazado por otro funcionario. El 24 de octubre, la Cancillería ecuatoriana ya emitió una nota de protesta para expresarle su “enfático rechazo y disgusto” tras las aseveraciones hechas por el diplomático a la prensa argentina.

Ya que estas “ofenden la dignidad del pueblo ecuatoriano y contradicen el respeto y la amistad que deben regir las relaciones entre los dos países”. Ese mismo día, el embajador Juez envió una carta a la canciller María Fernanda Espinosa, explicando sus expresiones. El funcionario argentino señaló que sus frases fueron descontextualizadas y que jamás emitiría frases “peyorativas y ofensivas hacia el Ecuador y su pueblo, que me ha recibido con los brazos abiertos”.

El Comercio