Argentina: nueva protesta en repudio a la prisión domiciliaria del represor Etchecolatz

A un mes de la llegada del genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz al Bosque Peralta Ramos, en Mar del Plata, sus vecinos y vecinas volvieron a reclamar su regreso a la cárcel. Esta vez lo hicieron con un ruidazo y un festival cultural que concentró a los manifestantes durante la tarde de ayer en la plaza ubicada en la esquina de la casa del represor. Murgas, bandas musicales y la exhibición de los rostros de las víctimas del múltiple condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad marcaron el ritmo del encuentro organizado por Vecinos Sin Genocidas, el colectivo de habitantes del barrio que se formó para definir la prisión domiciliaria de Etchecolatz como “una libertad encubierta” y exigirle a la Justicia que lo regrese a la cárcel.

“Los vecinos seguimos enojados con su presencia en el Bosque”, explicó Verónica. Ella integra Vecinos Sin Genocidas y organizó junto con otros hombres y mujeres que habitan el Bosque Peralta Ramos el encuentro cultural de ayer. “Nos pareció interesante seguir repudiando su presencia y exigiendo que vuelva a la cárcel desde un lugar cultural, solidario y pacífico sin olvidar qué tipo de vecino estamos teniendo por culpa de la Justicia”, completó en relación con las actividades que llenaron de música las inmediaciones de la casona donde permanece el represor.

Las actividades comenzaron después de las 16, cuando grupos de murgas ingresaron al Bosque Peralta Ramos, encabezando la llegada de quienes se acercaron para expresar su rechazo a la domiciliaria. Entonces, a los bombos y tambores se sumaron bocinazos y alarmas que vecinos y vecinas hicieron sonar desde sus casas.

Las murgas guiaron a los asistentes hasta la plaza de la esquina de la casa Etchecolatz. En primera fila aplaudieron Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. Al cierre, dejaron carteles con rostros de las víctimas de Etchecolatz entre los árboles y exhibieron una placa con el nombre que eligieron para rebautizar el espacio verde. A principios de semana pidieron a la Municipalidad de General Pueyrredón que los deje llamarla “Plaza de los Lápices”. Aún no tienen respuesta.

Durante el encuentro, una de las integrantes de Vecinos Sin Genocidas leyó una carta del colectivo en el que no solo expresaron el objetivo del evento –”el retorno a nuestra tranquilidad, pero sobre todas las cosas sostener los preceptos de memoria, verdad y justicia”–, sino que recordaron las movilizaciones de repudio que desarrollaron el primer fin de semana del año, días después de que Etchecolatz llegara al barrio. “Entendimos que teníamos que seguir expresando nuestro repudio y exigir que se revea y retrotraiga esta decisión de los jueces”, en referencia al beneficio concedido al represor por el Tribunal Oral Federal número 6.

“No queremos que el miedo ni la violencia institucional nos paralicen, queremos trasmutar la impotencia en acciones que hagan a nuestro bienestar y al de todos los argentinos. Este es nuestro grano de arena. No podemos permitir que el hecho de otorgar este tipo de beneficios se naturalice, dado que lo sentimos como una suerte de ‘libertad encubierta’”, completaron.

Si bien la llave que le abrió las rejas de la cárcel de Ezeiza a Etchecolatz fue la resolución del TOF 6 el 27 de diciembre pasado, el genocida estuvo coleccionando el beneficio durante los últimos años. No obstante, y a pesar de que por ley debió haber sido notificado, el TOF 1 de La Plata no recibió información alguna respecto de la visita que Etchecolatz hizo a la Clínica Colón el pasado 20 de enero.

Dos días después –aunque la comunicación se hizo pública a finales de semana–, el Tribunal de Feria de la Ciudad de Buenos Aires justificó la violación a la prisión domiciliaria por “cuestiones de urgencia médica”. La autoridad de feria, conducida por Julio Panelo, casualmente uno de los jueces del TOF 6 que le habilitó el beneficio al represor, informó además que Etchecolatz es custodiado por Prefectura. Panelo actuó de la misma manera que su colega Herminio Canero, también integrante del TOF 6 y autoridad de feria hasta el 15 de enero, y no habilitó la feria judicial para tratar el pedido que realizaron querellantes del juicio que lo tiene a Etchecolatz como uno de los principales acusados para que Casación discuta su prisión domiciliaria. La medida será una de las primeras en ser tratada cuando concluya la feria judicial de verano, el próximo jueves.

Página 12