Argentina vuelve al FMI: el ministro de Hacienda comienza a negociar el préstamo en Washington

Dujovne negocia con Lagarde las condiciones del préstamo del FMI

El equipo económico arranca desde esta miércoles en Washington reuniones con el staff del Fondo Monetario. La delegación está integrada por funcionarios de Hacienda. El ministro, Nicolás Dujovne, y los secretarios de Política Económica, Sebastián Galiani, y de Hacienda, Rodrigo Pena. Se unieron además el jefe de Gabinete, Ariel Sigal, y el jefe de asesores, Guido Sandleris.

“Financiamiento preventivo”, es la palabra clave. Así lo definió Sandleris antes de embarcar rumbo a Estados Unidos. “Argentina no necesita ese dinero hoy, no tenemos problemas para cumplir con los pagos”. ¿Entonces para qué se solicita? Para reducir la incertidumbre y la volatilidad sobre el peso que se depreció casi 10% en diez días, explican.

Las visitas al edificio del Fondo están pautadas, en principio, hasta este jueves. Aunque en el equipo económico no descartan volver a Washington en las próximas semanas para ultimar detalles. Los encuentros serán con Christine Lagarde, titular del organismo y su staff. Luego el documento deberá ser sujeto a aprobación del Directorio. En la Rosada descartan el apoyo de los países.

Dujovne y los funcionarios del organismo deberán precisar cuál de los 10 tipos de asistencias que ofrece el menú del FMI, se acordará para amortiguar el impacto de la salida de dólares que azota al país.

¿Qué alternativas se barajarían? Según un informe de la consultora ACM el programa que más chance tiene la Argentina de conseguir es el ‘acuerdo Stand By Tradicional’, utilizado con más frecuencia por los países de mediano ingreso. La duración es de 12–24 meses, pero no mayor de 36 meses. El país podría obtener desembolsos por US$20.000 millones. “El directorio del FMI podría ampliar esa cifra”, contó un funcionario importante de la Casa Rosada, quién agregó: “Vamos a morir con la camiseta del gradualismo”, para explicar por qué Argentina retorna al FMI. “Hay una corrida contra el peso y es más barato pedir prestado al 4% que ver el dólar y la inflación subir”.

Sobre si Argentina entablará negociaciones con otros organismos o asistencias bilaterales, en el Gobierno respondieron que “por ahora sólo se irá al Fondo Monetario”.

Los últimos stand by de Argentina y el FMI se firmaron el 24 de enero de 2003 (unos US$ 2.800 millones) y el 20 de septiembre de 2003 (cerca de US$ 11.500 millones). Antes, en 2000, se había acordado un préstamo con condicionalidades y bautizado como blindaje para defender la paridad del peso contra el dólar. Sin embargo hubo sólo dos desembolsos y cuando se cayó el tercero la convertibilidad no se sostuvo. Desde ahí la relación con el organismo quedó dañada y en 2005, Néstor Kirchner, pagó la deuda al FMI. Ya por entonces la economía argentina crecía.

“Iremos utilizando los recursos a medida que veamos como se desenvuelve la volatilidad”, dijo este lunes Sandleris. En el Gobierno insistían el lunes con que el país no necesita el dinero inmediatamente. Sin embargo, el año próximo Argentina enfrenta vencimientos importantes y la asistencia del organismo ayudaría a despejar la incertidumbre. Según Finanzas, la brecha a cubrir en 2019 serían “algo menos” de los US$ 26.100 millones anunciados a fin de 2018. Aunque para el mercado podrían ser más. Elypsis calcula US$ 35.000 millones. “La noticia de las negociaciones con el FMI es positiva -dice el trabajo de Elypsis-, para abordar las preocupaciones en torno al financiamiento de las elevadas necesidades financieras del programa gradualista en un marco de deterioro de las condiciones externas, menor apetito por el riesgo argentino en los mercados internacionales y un mercado en moneda local muy delgado y reciente golpeado por la devaluación de la moneda”.

Clarín


En primera persona: el mensaje completo de Mauricio Macri sobre el retorno al FMI

“Les digo a todos los argentinos, en especial a toda la dirigencia, que cumpliendo con los compromisos y alejándonos de la demagogia y la mentira estoy convencido de que el camino que tomamos va a lograr un mejor futuro para todos”, subrayó el presidente Mauricio Macri en un mensaje leído por telepronter que difundió desde la Casa Rosada.

Este es el texto completo del mensaje:

“Ustedes saben que tengo un compromiso de decirles la verdad siempre. También que me metí en política y me postulé para la presidencia para trabajar todos los días para que cada argentino pueda vivir mejor y desarrollarse plenamente.

“Mi convicción es que estamos recorriendo el único camino posible para salir del estancamiento, buscando siempre evitar una gran crisis económica que nos haría retroceder y dañaría a todos.

“Para esto implementamos una política económica gradualista que busca equilibrar el desastre que nos dejaron en nuestras cuentas públicas, cuidando a los sectores vulnerables y al mismo tiempo creciendo, generando así más empleo y desarrollo.

“Esta política depende mucho del financiamiento externo. Durante los dos primeros años hemos contado con un contexto mundial muy favorable, pero eso hoy está cambiando.

“Las condiciones mundiales están cada día más complejas y por varios factores: están subiendo las tasas de interés, subiendo el petróleo, se han devaluado las monedas de países emergentes, entre otras variables que nosotros no manejamos.

“El problema que tenemos es que somos de los países del mundo que más dependemos del financiamiento externo, producto del enorme gasto público que heredamos y que estamos ordenando.

“Frente a esta nueva situación y de manera preventiva he decidido iniciar conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para que nos otorgue una línea de apoyo financiero. Hace minutos hablé con Christine Lagarde, su directora, y nos confirmó que vamos a arrancar hoy mismo a trabajar en un acuerdo.

“Esto nos va a permitir fortalecer este programa de crecimiento y desarrollo, dándonos un mayor respaldo para enfrentar este nuevo escenario global y evitar crisis como las que hemos tenido en nuestra historia.

“Esta decisión la tomé pensando en el mejor interés de todos los argentinos, no mintiéndoles como tantas veces nos han hecho.

“Les digo a todos los argentinos, en especial a toda la dirigencia, que cumpliendo con los compromisos y alejándonos de la demagogia y la mentira estoy convencido de que el camino que tomamos va a lograr un mejor futuro para todos. Muchas gracias”.

Infonews


Fuerte rechazo de la oposición al acuerdo con el FMI

La oposiciòn en las redes sociales rechazó los anuncios del Gobierno de volver al Fondo Monetario Nacional y llamó a movilizarse este miércoles ante Congreso Nacional el tratamiento contra el tarifazo y rechazando los dichos del ministro de Hacienda, Nicolàs Dujovne quien al anunciar el acuerdo con FMi dijo que “no debe sancionarse” el proyecto.

Entre los que convocan se encuentran sindicalistas como Pablo y Hugo Moyano, el Frente de Izquierda y otros sectores políticos, sindicales y sociales.

Hugo Moyano sostuvo: “Yo creo que hay que hacer algo que empiece a sentir que esto no es una dictadura, es una democracia. Esta es la tercera ley que se vetaría. Si en una democracia se vota en el Congreso y el Presidente la veta, eso sale de la democracia”.

El titular del Bloque Partido Justicialista de la Cámara de Senadores bonaerense, Darío Díaz Pérez, fue más que explícito en su rechazo. “Vuelve el FMI, vuelve la tragedia al pueblo argentino con un nuevo gerente, Macri”, manifestó a través de su cuenta de Twitter.

Diputados del Frente de Izquierda y del interbloque Movimiento Evita-Libres del Sur realizarán diferentes protestas contra los “tarifazos” como marco de la sesión donde la oposición intentará aprobar en la Cámara baja el proyecto unificado contra los aumentos en los servicios públicos.

Los movimientos sociales y la izquierda se movilizará desde las 9.30 para exigir la anulación de los “tarifazos” y presentar su programa de nacionalización integral sin pago de todo el sistema energético y de transporte público.

Por su lado Dujovne aprovechó para volver a cuestionar a la oposición por impulsar en el Congreso un proyecto para retrotraer tarifas, al que calificó de “demagógico”.

“Esperamos que la oposición actúe con responsabilidad, que abandone las actitudes demagógicas, porque estamos frente a un programa que va reduciendo el déficit gradualmente y de eso no nos podemos apartar”, enfatizó el funcionario.

Dujovne consideró que ese proyecto -que hoy podría ser tratado en Diputados- “no debe ser sancionado, si no, el presidente debería ejercer un veto, porque no es financiable”.

Infonews


Una relación tóxica de seis décadas

Desde 1956 a la fecha, la relación entre la Argentina y el Fondo pasó por períodos de mayor y menor acercamiento aunque el organismo mantuvo una línea de conducta, con la exigencia de condiciones vinculadas al ajuste fiscal y la desregulación comercial y financiera. La economista Noemí Brenta detalla en su trabajo “Argentina y el FMI: efectos económicos de los programas de ajuste de larga duración” que “entre 1956 y 2006 la Argentina suscribió 21 acuerdos de condicionalidad fuerte con el FMI: 18 de derechos de giro, 2 de facilidades extendidas (1992 y 1998) y 1 de servicio de complementación de reservas, en 2001. También se celebraron otros acuerdos de condicionalidad menor: 7 compensatorios por fluctuaciones de exportaciones en las décadas de 1970 y 1980 y 1 correspondiente al servicio financiero del petróleo, en 1975”. En adelante, los hitos en la relación con el FMI:

1 Argentina ingresó al organismo en 1956 por consejo del economista Raúl Prebisch luego de que la Revolución Libertadora derrocara al presidente Juan Domingo Perón.

Desde 1956 a la fecha, la relación entre la Argentina y el Fondo pasó por períodos de mayor y menor acercamiento aunque el organismo mantuvo una línea de conducta, con la exigencia de condiciones vinculadas al ajuste fiscal y la desregulación comercial y financiera. La economista Noemí Brenta detalla en su trabajo “Argentina y el FMI: efectos económicos de los programas de ajuste de larga duración” que “entre 1956 y 2006 la Argentina suscribió 21 acuerdos de condicionalidad fuerte con el FMI: 18 de derechos de giro, 2 de facilidades extendidas (1992 y 1998) y 1 de servicio de complementación de reservas, en 2001. También se celebraron otros acuerdos de condicionalidad menor: 7 compensatorios por fluctuaciones de exportaciones en las décadas de 1970 y 1980 y 1 correspondiente al servicio financiero del petróleo, en 1975”. En adelante, los hitos en la relación con el FMI:

1 Argentina ingresó al organismo en 1956 por consejo del economista Raúl Prebisch luego de que la Revolución Libertadora derrocara al presidente Juan Domingo Perón.

PUBLICIDAD

2 El presidente Arturo Frondizi fue el primero en pedirle ayuda al Fondo en diciembre de 1958 para intentar equilibrar la balanza de pagos y sentar las bases de su plan de desarrollo.

3 Para ganarse la confianza del FMI, Frondizi designó a Alvaro Alsogaray en el Ministerio de Economía quien se encargó de recortar el gasto público, poner fin a las restricciones a las importaciones, eliminar los controles de precios, congelar los salarios y liberar el dólar.

4 Como consecuencia de las medidas que pidió el FMI, en 1959 el salario real cayó 23 por ciento y la participación de los trabajadores en el ingresó se redujo del 44,4 al 37,7 por ciento.

5 Los primeros conflictos con el FMI surgieron durante la presidencia de Arturo Illia luego de la crisis económica de 1962-63, pero el golpe militar de Juan Carlos Onganía puso fin a las disidencias internas y disciplinó al país con los intereses de la “comunidad internacional”.

6 La administración peronista que llegó al poder en 1973 cuestionaba la permanencia argentina en el FMI, pero mantuvo relaciones y luego de ese interregno la dictadura de Videla firmó un nuevo acuerdo para recomponer reservas y sostener el plan de estabilización.

7 Con la última dictadura, la receta del FMI volvió a aplicarse: congelamiento de salarios, liberalización de precios, apertura de la economía y desregulación del sistema financiero.

8 El primer ministro de Economía de Alfonsín, Bernardo Grinspun, desafió al FMI negándose a firmar un acuerdo stand by y queriendo imponer sus condiciones en la negociación en el intento de conformar un “Club de deudores” luego de la crisis de la deuda heredada de la economía de la dictadura, pero fue desplazado.

9 En 1985, el nuevo ministro de Economía, Juan Vital Sourrouille, lanzó el Plan Austral, con el apoyo del FMI. Durante toda la presidencia de Alfonsín el Fondo sujetó los desembolsos a condicionalidades tales como la apertura comercial y el ajuste fiscal.

10 En el inicio de la convertibilidad, el Fondo estuvo ligado a la adhesión de la Argentina al Plan Brady, en 1992, que supuso la reestructuración de la deuda soberana y dispuso como condicionalidad la privatización del sistema de seguridad social, la eliminación del impuesto a las transacciones financieras, a las ganancias y de las contribuciones patronales a la seguridad social y la ampliación de la base imponible del impuesto al valor agregado.

11 En los 90, la relación con el Fondo se fortaleció. El 10 de octubre de 1998 Michel Camdessus, director gerente del organismo, afirmó que “el mejor presidente de los últimos 50 años es Carlos Menem”.

12 Ese apoyo incondicional del FMI a la convertibilidad, expresado en créditos millonarios, entre ellos el “Blindaje” de enero de 2001 por un monto total de 40 mil millones de dólares, prolongó la agonía del 1 a 1 hasta enero de 2002 y derivó en la mayor crisis de la historia moderna argentina.

13 A comienzos de 2003, el presidente interino Eduardo Duhalde firmó con el Fondo un acuerdo de reprogramación de deuda.

14 El 15 de diciembre de 2005, el presidente Néstor Kirchner anunció la cancelación total de la deuda con el FMI para poner fin a las condicionalidades del organismo. El pago se efectivizó el 3 de enero de 2006.

15 Apenas asumió, el presidente Mauricio Macri anunció que el país volvería a aceptar las misiones de los “técnicos” previstas en el artículo IV. A fines de 2016, esa evaluación incluyó, entre otras recomendaciones, el cambio a la baja en el índice de movilidad jubilatoria, que el Gobierno aplicó el año pasado.

16 Ayer, Macri anunció que Argentina vuelve a pedir plata prestada al FMI por un monto total que ascendería a los 30 mil millones de dólares.

Página 12


Hoy comienza a ponerse un freno al tarifazo

Con el veto presidencial al final del túnel de su estrategia política, el interbloque Cambiemos se prepara para una derrota en la Cámara de Diputados donde el grueso del arco opositor buscará hoy darle media sanción al proyecto que pone freno al tarifazo en los servicios públicos esenciales. Hasta último momento la esperanza del oficialismo está centrada en la presión que la Casa Rosada pueda ejercer sobre los gobernadores peronistas para restar votos en el recinto y hacer caer el proyecto. Lo que pretenden es evitar que el presidente Mauricio Macri cargue con el peso de la implementación de los aumentos y el costo político del veto. La sesión contra el tarifazo arrancará al mediodía pero antes el oficialismo con el respaldo del peronismo dialoguista buscará convertir en ley el proyecto de Financiamiento Productivo, como bautizaron la reforma el mercado de capitales, que reclama el Presidente para seducir a inversionistas extranjeros.

Aunque resignados, los diputados de Cambiemos buscan morigerar la posible derrota legislativa. Las negociaciones para unificar las convocatorias del oficialismo y oposición en una misma sesión fracasaron. Por lo que la alianza oficialista mantuvo su propia sesión en la que excluyó tarifas y donde aspira a convertir en ley la reforma al mercado de capitales. Un tema que Macri lanzó como anzuelo para los gobernadores, entusiasmados con la iniciativa que se impulsó desde el Gobierno. Por eso, el interbloque Argentina Federal, que responde a los mandatarios provinciales peronistas, aportará al quórum de la convocatoria de Cambiemos y hasta votarán el proyecto a pesar de que esta iniciativa está incluida en la sesión que convocó la propia oposición. Se trata de un gesto para no cortar los canales que gobernadores y su tropa legislativa mantienen con el Gobierno.

Será el primer punto de la sesión prevista para las 10.30 a la que el bloque del FpV-PJ no dará quórum pero se opondrá a la reforma del mercado de capitales si es que el oficialismo logra abrir el debate. El temario se completa con otra reforma a la actual ley de Defensa de la Competencia y un convenio con Brasil para evitar la doble imposición sobre el impuesto a la renta.

Hasta ayer el compromiso asumido por Cambiemos ante los diputados de Argentina Federal es realizar una sesión corta y participar luego del debate contra el tarifazo. El oficialismo da muestras de que abandonó la resistencia y ahora aspira a que el tema pase lo más rápido posible por al Cámara baja para no bloquear la agenda legislativa del Gobierno. En todo caso, apuestan a la presión que el gobierno nacional realice sobre los gobernadores peronistas para intentar frenarla en el Senado. Una tarea que se concentrará en los principales funcionarios y operadores de Balcarce 50.

Si eso no ocurre entonces habrá veto presidencial como ya lo anunció el propio jefe del interbloque de diputados oficialistas, Mario Negri. “Si se aprueba ese dictamen, el presidente nos manifestó que tiene clara conciencia (que puede afectar su imagen), pero si se llama costo político a evitar la irracionalidad, lo va a llevar adelante”, dijo el radical cordobés como respuesta ante una consulta periodística.

La sesión convocada por la oposición tiene como hora de inicio el mediodía. Allí quedará como único tema el proyecto opositor que declara la emergencia tarifaria en los servicios públicos, retrotrae las tarifas a noviembre de 2017, propone estabilizarlas por un año y ata los futuros aumentos al índice de variación salarial para los hogares y al índice de precios mayoristas para Pymes, cooperativas y empresas recuperadas. Una propuesta que con disidencias es acompañada por el grueso de la oposición parlamentaria y, por lo tanto, tendría mayoría para aprobarla.

Los diputados federales y el Frente Renovador que redactaron la iniciativa, ya quitaron del texto original la rebaja del IVA (del 21 por ciento al 10,5) en las facturas de luz, gas y agua. Una decisión que apunta a vencer la resistencia de los gobernadores que no quieren resignar los recursos coparticipables que el impuesto aporta a sus provincias. Una corrección que le arrebata al oficialismo la bandera de los perjuicios que ocasionaría el costo fiscal de la iniciativa.

En los bloques de la oposición hay cautela y confían en poder reunir los votos necesarios para darle media sanción en la Cámara baja pese a todas la críticas y cuestionamientos con que el Gobierno y su alianza parlamentaria bombardean el proyecto. Incluso llegaron a emparentar esta iniciativa legislativa con la corrida cambiaria y la reacción de los mercados.

Los diputados oficialistas reconocen por lo bajo que no podrán frenarlo y hasta admiten la derrota y es por eso no quieren dilatar más una discusión que pone contra las cuerdas al Gobierno. Incluso se ilusionan con que el veto presidencial ponga fin al temporal parlamentario que sopla la oposición.

Página 12


VOLVER