Promover la armonización legislativa y el diálogo ciudadano, ejes de acción del Parlamento Andino – Por Pamela Aguirre Zambonino, especial para NODAL

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Pamela Aguirre Zambonino*

A tono con las nuevas dinámicas de interrelación económica y política, la integración subregional en estos días constituye un mandato histórico, político, económico, social y cultural que nos permita alcanzar metas sobre objetivos comunes de nuestros pueblos. Esa es la meta trazada con el nacimiento del Parlamento Andino, organismo de integración subregional que acoge a Bolivia, Colombia, Perú, Chile y Ecuador hace casi 50 años.

El 26 de mayo de 1969, los países citados firmaron el Acuerdo de Cartagena, con el objetivo de mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos, a través de la integración y la cooperación económica y social.De esa manera, se puso en marcha el proceso andino de integración, conocido entonces como Pacto Andino, Grupo Andino o Acuerdo de Cartagena. El 13 de febrero de 1973, Venezuela se adhirió al Acuerdo. El 30 de octubre de 1976, Chile se retiró de él.

El Parlamento Andino es el órgano deliberante y de control del sistema andino de integración. En el Título II, Artículo 32, del Reglamento General, en lo referente a su estructura, señala que: “son órganos del Parlamento Andino: la Plenaria, la Mesa Directiva, las Comisiones, la Oficina Central y las Oficinas de las representaciones parlamentarias nacionales”.

Una particularidad del Parlamento Andino es que se ha mantenido vigente a través del tiempo por sobre los signos ideológicos de los gobiernos en América Latina. Es un organismo que se ha enfocado en no politizar su conformación y sus resultados y, por el contrario, su orientación es buscar y trabajar en temas comunes para la integración.

Los parlamentarios que representan a sus países en el Parlamento Andino son de distintas tendencias políticas, pero, pese a eso, confluyen y logran votar por unanimidad en temas generales como el respeto a la vida, derechos humanos, a la libertad, etcétera. Y en otros temas, que llevan una carga ideológica más fuerte, y donde la discusión es muy compleja: temas de seguridad alimentaria, derechos de la mujer, han logrado ponerse de acuerdo con mínimos y máximos.

Uno de los aspectos fundamentales del trabajo del Parlamento Andino es la presentación de los avances normativos por parte de los representantes de los cinco países que lo integran. ¿Para qué sirve esto? Para crear marcos normativos que englobe a todos. O, viceversa, desde el Parlamento Andino se crea esa norma marco, que se lleva a los respectivos estados para lograr una armonización legislativa, uno de los ejes de acción más importantes del organismo subregional.

Otro punto, muy substancial, es generar el diálogo ciudadano sobre los grandes temas de la integración recogiendo en territorio, como lo ha venido haciendo la delegación del Ecuador, propuestas a problemas reales de la Comunidad Andina. Además, este Parlamento se ha comprometido a trabajar de forma más eficaz en el control político de los órganos del Sistema Andino, pues muchas de las decisiones de estos tienen repercusión directa especialmente en temas productivos.

Desde la representación nacional de Ecuador en el Parlamento Andino estamos trabajando en concretar la exención del visado Schengen para que los ciudadanos ecuatorianos puedan ingresar a Europa. También, en el marco normativo para la Acreditación de Programas, Carreras e Instituciones de Educación Superior en los países miembros de la Comunidad Andina.

Un programa emblemático es el QhapaqÑan, sistema vial andino de 50 mil kilómetros, para el fortalecimiento de la integración de nuestros pueblos.

Otro aspecto importante en el organismo subregional son los Parlamentos Andinos Juveniles y Universitarios, ejercicio democrático con los que se busca el recambio generacional y el interés de los jóvenes en la política de una manera responsable con la sociedad.

Estas y otras acciones van apuntalando el proceso de integración que construimos desde el Parlamento Andino, con la suma de todas las voces y visiones de los países que lo conforman.

(*) Parlamentaria Andina de Ecuador