Crisis en Nicaragua: Almagro pide adelantar las elecciones y la CIDH contabiliza 212 muertos en protestas

138

OEA pide anticipar elecciones

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, afirmó que “todos los nicaragüenses son los verdaderos dueños de su país” y que “es la voluntad popular la que debe prevalecer” a través de elecciones, las que deberán celebrarse en nueve meses como plazo mínimo o 14 meses como máximo.

La mayoría de los países miembros del Consejo Permanente, con excepción de Venezuela y Nicaragua, respaldaron este jueves el informe final de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que señala que en Nicaragua han ocurrido “graves violaciones a los derechos humanos” provocadas por el Gobierno desde que iniciaron el 18 de abril una serie de protestas antigubernamentales.

“La respuesta debe ser pronto, el tiempo va contra Nicaragua”, dijo Almagro, quien detalló que la propuesta de la OEA es que se celebren elecciones generales, municipales y parlamentarias anticipadas en los plazos que mencionó.

Según Almagro, la OEA debe “solicitar y contribuir a la restauración de la democracia en Nicaragua sobre la base de los principios de la Carta Democrática Interamericana”.

Agregó que estas soluciones a la crisis, que pasarían por “los caminos insoslayables” de la verdad y la justicia, no deben demorar, porque “no puede haber más muertes, no puede haber más heridos, no puede haber más represión”.

Pagar por crímenes

Almagro pidió exigir al Gobierno de Nicaragua “el cese inmediato de las violaciones de los derechos humanos y el cumplimiento efectivo de las recomendaciones de la CIDH”, resaltando por primera vez desde el inicio de la crisis la responsabilidad estatal en la ola de violencia en que está sumida Nicaragua.

“Los responsables de las muertes y demás aberraciones deberán comparecer ante la justicia y pagar por sus crímenes, no puede haber otra opción”, afirmó Almagro, quien además destacó que la OEA apoya y hace suyas las recomendaciones emitidas hoy en el informe final de la CIDH.

Tras la presentación del informe final de la CIDH, los representantes permanentes ante la OEA de México, Costa Rica, Perú, Chile, Brasil, Canadá, Paraguay, Argentina, Colombia, Ecuador y Estados Unidos respaldaron el informe y condenaron la represión y violencia estatal en Nicaragua.

Estados Unidos

Carlos Trujillo, representante permanente de Estados Unidos ante la OEA, condenó la violencia perpetrada por las autoridades nicaragüenses y aseguró que su gobierno “está considerando varias opciones” para ayudar en el financiamiento al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que se instalará en el país el próximo 3 de julio.

Trujillo calificó de “inaceptables” los “actos de violentos del Gobierno de Nicaragua” que incluyen ataques y amenazas contra protestantes pacíficos y contra la población en general. “La violencia debe parar. El gobierno de Nicaragua tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos”, aseguró.

Destacó que si bien es necesario crear un mecanismo para investigar los abusos a los derechos humanos, es indispensable que se implementen reformas democráticas. “Elecciones anticipadas, libres y justas deben avanzar simultáneamente”, dijo, asegurando que “no hay otra manera de resolver la crisis política” en Nicaragua.

Representante permanente de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, habla durante la primera sesión del Consejo Permanente de la OEA que estudia la crisis en Nicaragua.– Representante permanente de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, habla durante la primera sesión del Consejo Permanente de la OEA que estudia la crisis en Nicaragua. –

Trujillo visitó Nicaragua entre el 19 y el 20 de junio, para ver “de primera mano” la realidad del país. También se reunió con las partes involucradas en el Diálogo Nacional, incluyendo la Alianza Cívica y representantes del Gobierno. “Escuché un llamado generalizando en los ciudadanos nicaragüenses: elecciones anticipadas, libres y justas”, destacó.

La embajadora de Canadá, Jeniffer May Loten, condenó las acciones despropocionadas de las autoridades nicaragüenses y señaló que son inaceptables los crímenes cometidos y que los perpetuadores de esos crímenes deben ser condenados.

El diplomático canadiense demandó que en Nicaragua se celebren “elecciones libres en fechas acordadas” y recordó al gobierno nicaragüense que, como Estado miembro de la OEA, tiene la responsabilidad de que los comicios se celebren en un ambiente sin intimidación.

El embajador de México, Jorge Lomonaco, también lamentó las muertes ocurridas por la represión del gobierno nicaragüense, respaldó el trabajo de la CIDH y llamó a los donantes a otorgar financiamiento para que continúe la labor del organismo. El diplomático también llamó a que avance el trabajo en el diálogo nacional.

El embajador de Chile en la OEA, Juan Aníbal Barría, también elogió el trabajo de la CIDH, cuyo informe detalla la gravedad de la situación de los derechos humanos en Nicaragua, a la vez que reconoció el trabajo de la Iglesia Católica en la democratización del país.

Costa Rica condenó la represión en Nicaragua. La embajadora de este país en la OEA, Rita María Hernández Bolaños dijo que el informe de la CIDH atestigua las actuaciones abusivas y uso desproporcionado de la fuerza.

Chile, Perú y Brasil también condenaron las violaciones a los derechos humanos de parte del Gobierno de Nicaragua, destacando las escenas desgarradoras mostradas por la CIDH y llamaron a resolver la crisis a través del diálogo nacional.

En contra

A diferencia de la mayoría de países representados en la OEA, los gobiernos de Venezuela y Nicaragua rechazaron el informe de la CIDH.

Bolivia, aunque no rechazó el informe, mostró su “preocupación” ante la objetividad del mismo, ya que según el embajador Diego Pary Rodríguez “a priori se sacan conclusiones y se hacen acusaciones sin que aún se hayan realizado todas las investigaciones”. Bolivia condenó la violencia “venga de donde venga”.

Venezuela señaló a la CIDH de “falta de profesionalismo” e “imparcialidad” y denunció que este organismo protege a “los grupos desestabilizadores en contra del gobierno (de Nicaragua)”.

“No podemos aceptar que la OEA sea plataforma contra la democracia”, dijo Carmen Luisa Velásquez, representante de Venezuela, quien aseguró que su país rechaza el “malicioso” informe presentado ayer.

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada Colindres, manifestó el rechazo “de manera integral” del informe de la CIDH por parte del Gobierno de Nicaragua, por considerarlo “subjetivo, sesgado, prejuiciado y notoriamente parcializado”.

“No es política del Estado la represión de protestas sociales y menos el uso excesivo y arbitrario de fuerzas por parte de la Policía Nacional”, dijo Moncada, quien acusó a “grupos interesados en la desestabilización y ruptura del orden constitucional de Nicaragua, ajenos a la reivindicación social” de haber generado la violencia, los incendios, saqueos y motines.

Según Moncada, el gobierno de Nicaragua “toma debida nota” de las recomendaciones de la CIDH.

El Nuevo Diario


CIDH: Número de muertos en protestas en Nicaragua asciende a 212

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció hoy que calcula que 212 personas han fallecido en Nicaragua hasta el 19 de junio por la crisis sociopolítica, durante la presentación de su informe final ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La relatora para Nicaragua de la CIDH, Antonia Urrejola, dio esa cifra durante la presentación del informe en el que se resumen los hallazgos de la Comisión, que visitó Nicaragua entre el 17 y el 21 de mayo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aseguró hoy que la Policía de Nicaragua y grupos paramilitares han implementado un “patrón” de violencia destinado disuadir la participación de los manifestantes en las protestas que desangran al país centroamericano desde hace dos meses.

“Grupos paramilitares y terceros armados, actuando con la policía han puesto en marcha una respuesta para disuadir la participación social de los manifestantes”, dijo la relatora para Nicaragua de la CIDH, Antonia Urrejola, durante la presentación del informe final de la Comisión ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Además, la CIDH responsabilizó hoy al Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de graves violaciones a los derechos humanos.

En el informe de 97 páginas presentado ante el consejo permanente de la OEA, la CIDH concluye que “el Estado de Nicaragua violó los derechos a la vida, integridad personal, salud, libertad personal, reunión, libertad de expresión y acceso a la justicia”.

El Nuevo Diario


Gobierno de Nicaragua califica de prejuiciado y parcializado informe de la CIDH

El Gobierno de Nicaragua calificó este viernes de subjetivo, sesgado, prejuiciado y notoriamente parcializado el informe que presentó en esta capital la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la crisis en ese país.

Rechazamos de manera integral el informe, expresó el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, durante una reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos para abordar el reporte elaborado por el mencionado ente.

El jefe de la diplomacia manifestó que el texto analiza las protestas ocurridas el 18 de abril, en las cuales no resultó ninguna persona fallecida y recordó que los medios de prensa publicaron entonces una noticia falsa sobre la muerte de un estudiante universitario que nunca existió.

Tal información, expresó el canciller, sirvió de detonante de los hechos acaecidos a partir del 19 de abril, cuando grupos interesados en la desestabilización y la ruptura de la constitucionalidad, y ajenos a la reivindicación social, comenzaron una serie de estragos, incendios, saqueos y motines.

Los hechos analizados por la CIDH, advirtió Moncada, no se dan en el marco de protestas sociales, sino en el intento de una ruptura constitucional e institucional para cambiar a las autoridades y el Gobierno legítimamente electo.

Denunció un patrón delictivo que se replicó en algunas de las principales ciudades del país, lo que reveló la existencia de una organización y planificación previamente diseñada y financiada.

Nicaragua reafirma que no es política de Estado la represión de protestas sociales y menos el uso excesivo y arbitrario de la fuerza por parte de la Policía Nacional, afirmó el canciller, quien dijo que niegan las ligeras e infundadas alusiones en el informe a denuncias hechas contra el Gobierno.

El reporte de la CIDH sobre fallecidos atribuidos al Estado hasta el 6 de junio no está ajustado a la realidad, porque se reportaron hasta esa fecha 98 fallecidos vinculados a la coyuntura, dentro de los cuales hay también policías, ciudadanos sandinistas y población en general, manifestó.

Asimismo, dijo que el material omite deliberadamente todos los ataques armados, asedios, hostigamientos y secuestros de los que siguen siendo objetos las delegaciones de la Policía Nacional que por decisión del presidente Daniel Ortega fueron reconcentradas en sus unidades, apuntó.

Moncada también mencionó que la mayoría de la información empleada en el sesgado documento proviene de agencias y medios de noticias opuestos al gobierno, y no tiene en cuenta las versiones de las familias afectadas y los bienes destruidos, lo cual quita objetividad al texto por no estar basado en investigaciones de fondo.

No se observa preocupación por los actos de violencia de grupos opositores, afirmó el titular, quien dijo que el Gobierno de su país aboga y continuará trabajando por un diálogo de participación constructiva.

Radio La Primerísima

Más notas sobre el tema