Luis Negretti, académico argentino: “Las universidades no son permeables a los cambios de gobierno”

Entrevista a Luis Negretti, rector de la Universidad Nacional de Villa María

Por Luca Guillén, de la redacción de Nodal

El abogado Luis Negretti es el rector de la Universidad Nacional de Villa María desde 2015. La universidad se encuentra en la provincia de Córdoba, “en el corazón productivo de la República Argentina”, cuenta Negretti y soslaya que el 90% de los graduados es primera generación de universitarios en su familia. “La universidad está llegando donde antes no llegaba”, agrega en conversación con NODAL. El rector analiza las distintas realidades universitarias que atraviesan a los países en la región y cuál es la verdadera importancia de una Conferencia de Educación Superior como la que se celebró en Córdoba en junio de este año.

¿Cómo vivió la Conferencia Regional de Educación Superior (CRES) a 100 años de la reforma?

Con mucha expectativa, después de haber trabajado en la realización. Si bien es una organización de la Universidad Nacional de Córdoba, todo el sistema universitario ha venido realizando aportes para poder producir verdaderamente conclusiones. Trabajamos mucho tratando de participar de la CRES paralela, que son aquellas reuniones donde se consensuan documentos y se orientan las distintas posturas para que tenga éxito cada uno de los paneles. Porque sino es un congreso más donde se discute. Hay opiniones, pero nadie las traduce en términos propositivos, eso es lo más importante. Porque tenemos la aspiración que este documento de la CRES sea igual o más importante que el de Cartagena de Indias hace diez años. Y que sirva para la implementación y el diseño de políticas públicas universitarias para los próximos 10 años. Estamos en un momento muy importante, y del éxito de esta conferencia depende que nosotros podamos tomar las herramientas para el mejoramiento de las universidades de América Latina y el Caribe.

¿Cómo ve la educación superior a nivel regional? Este encuentro se dio en Argentina, el país con mayor promoción de la educación pública y el acceso de las mayorías a las universidades. Sin embargo, en el resto de los países de la región son otras las realidades universitarias.

Si, hay un reconocimiento prácticamente unánime del resto de los países con el sistema de educación superior público de Argentina, por la gratuidad, autonomía, cogobierno. Ciertamente por un lado nosotros estamos muy orgullosos, pero también cautos, precavidos y alertados de algunas señales recientes y no tan recientes como el de financiamiento, como la instalación a través de los medios masivos de comunicación del desprestigio de las universidades públicas. Un plan tal vez sistemático que no es el preludio del recorte porque el recorte ya está. Cuando a la universidad le dan el mismo presupuesto que tuvo el año anterior es un recorte, cuando se desactiva el plan de infraestructura de universidades es un recorte, bueno yo creo que esto se va a profundizar y se está preparando el terreno para lo mismo. No obstante, es cierto que en el resto de Latinoamérica el acceso a la universidad es mucho más dificultoso, pero no podemos reflejarnos en eso, en lo malo que ocurre, sino en todas las otras expectativas y experiencias positivas que pueden ser testigos para nosotros, para mejorar nuestro sistema.

¿Cómo es el contexto regional a nivel político comparado con la última CRES que fue hace diez años? ¿Cómo quedaron paradas las universidades frente a los nuevos gobiernos?

Resultado de imagen para Luis Negretti

Por suerte, en este caso, ser conservador es para mejor. Las universidades no son permeables a los cambios de gobierno, al menos no tan rápidamente. Más bien son reaccionarias a los cambios antipopulares, los cambios que excluyen. Recientemente escuchamos a funcionarios muy importantes argentinos preguntando: “para qué contribuir, para qué aportar, para qué seguir invirtiendo en las universidades si los pobres no llegan a las universidades , hay que invertir en otros niveles del sistema educativo”. Eso es una falacia y lo saben los estudiantes de una universidad del Conurbano, y lo sabemos nosotros que somos una universidad que está en el corazón productivo de la República Argentina como es Villa María. Pero el 90% de nuestros graduados es la primer expresión de universitarios en su familia. Entonces la universidad está llegando donde antes no llegaba. Si bien hay mucho por trabajar, hay mucho realizado también, pero hay que trabajar en ese sentido. El presidente de la CRES dijo que no tiene que haber menos universidades, tiene que haber menos pobres, y todos tienen que poder acceder a las universidades. Volviendo al principio, lo bueno es que las universidades no van a cambiar, el componente humano de las universidades va a defender la educación pública y ese tiene que ser de alguna manera nuestro norte y nuestra resistencia.


VOLVER