Ecuador: cientos de trabajadores protestaron contra las medidas económicas del gobierno

Protesta contra medidas económicas

Cientos de personas protestaron ayer en Quito contra los aumentos del precio de los combustibles decretado por el gobierno para enfrentar sus dificultades económicas.

Encolumnados a lo largo de tres cuadras, los manifestantes marcharon por el centro histórico de Quito con pancartas con leyendas como “Sube la gasolina, sube todo” y “No al paquetazo”.

“El alza de la gasolina le hace daño a todos los ecuatorianos (…) Toda alza de combustibles afecta a la canasta básica”, dijo a la AFP Mesías Tatamuez, líder sindicalista.

Tatamuez aseguró que las movilizaciones seguirán en enero, cuando está previsto el aumento del precio del diésel.

El gobierno del presidente Lenín Moreno ha elevado progresivamente los precios de los combustibles alegando que durante 40 años el Estado ha gastado millones en subsidios y que en el difícil momento que atraviesa la economía ecuatoriana es necesario ajustar esos valores.

Costo de subsidios

Según el ministerio de Energía, solo en la última década en la que gobernó el izquierdista Rafael Correa (2007-2017) los subsidios le costaron al país 50.000 millones de dólares.

El gobierno anunció en agosto el aumento del precio de la gasolina súper, de alto octanaje. El galón americano pasó de 2,48 a 2,98 dólares y este jueves trepó a 3,10 dólares al ser liberado de acuerdo al precio internacional.

Esta misma semana el gobierno también elevó el valor de la gasolina extra, la de mayor uso en el país. El precio escaló de 1,48 a 1,85 dólares.

Según las autoridades, el transporte público y del sector pesquero no se verán afectados por el alza de los combustibles, pues se beneficiarán de “compensaciones” que aún no fueron definidas.

Para Alejandro Mensías, de 28 años, las medidas del gobierno de Moreno “frenan la capacidad de compra de los trabajadores”.

“Las personas no podemos dimensionar bien lo que se viene, las cosas están recién brotando”, pero “las marchas serán más recurrentes a medida que pase el tiempo”, comentó a la AFP.

Tatamuez además tildó de “burla” el incremento de ocho dólares al salario básico, anunciado ayer por el ministro de trabajo Raúl Ledesma.

“El pueblo no se merece esto (…) los empresarios no pueden mentirle al Ecuador diciendo que no han ganado nada”, señaló Tatamuez.

Tras el alza en el salario básico mensual este pasó de 386 a 394 dólares. El gobierno fijó el nuevo valor debido a que no hubo acuerdo entre trabajadores y empresarios, quienes pedían que no se realice un aumento.

La reducción de subsidios a los combustibles resulta un tema muy sensible en Ecuador, donde en el pasado se produjeron fuertes protestas por el aumento al precio de la gasolina.

Además de elevar el precio del combustible, el gobierno de Moreno eliminó 25.000 puestos de trabajo que estaban vacantes en el sector público y redujo el salario de ministros y otros funcionarios de alto nivel.

Moreno atribuye los problemas económicos a un mal manejo de las finanzas y al excesivo endeudamiento por parte de su antecesor y ex aliado Rafael Correa, que gobernó entre 2007 y 2017.

La Hora


Trabajadores se autoconvocan a una convención para el 12 de enero

Decenas de integrantes de las centrales sindicales ecuatorianas se concentraron este jueves, 27 de diciembre del 2018, en los exteriores de la Caja del IESS, en el norte de Quito. Desde ese lugar caminaron hacia la Plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico.

Rechazaron el alza en los precios de los combustibles y el alza de USD 8 en el salario básico unificado para el 2019. José Villavicencio, presidente del FUT, criticó que estas medidas se hayan lanzado en diciembre, de manera simultánea a las celebraciones navideñas y de fin de año. Admitió que la época ha quitado poder de reacción a los trabajadores y demás sectores del país.

Pero aclaró que está marcha sólo fue el inicio de las medidas de protesta. Se autoconvocaron a una convención nacional de los trabajadores para el próximo 12 de enero en Quito. Ahí definirán que acciones tomar. Consideran que el único camino es radicalizar la protesta social en las calles hasta que el Gobierno rectifique el alza de combustibles.

Edwin Bedoya, dirigente de Pichincha, informó que el Gobierno invitó a la dirigencia sindical a una reunión en Carondelet para esta tarde pero ellos decidieron no asistir porque “es un diálogo de sordos”. Añadió que en la convención una de las decisiones que se podría tomar es alejamiento total del Gobierno y dejar de participar en las mesas de diálogo.

Los trabajadores caminaron por la avenida 10 de Agosto hasta tomar la calle Guayaquil y llegar a la Plaza de Santo Domingo. Encontraron un cerco policial y de vallas metálicas en los seis accesos cercanos a la Plaza Grande desde la calle Chile hasta la Simón Bolívar.

Además de los trabajadores participaron dirigentes políticos como Yaku Pérez, presidente de la Ecuarunari; Geovanny Atarihuana y Natasha Rojas, dirigentes de la Unidad Popular; y Pablo Dávalos, candidato a la Alcaldía de Quito por el movimiento Pachakutik.

El Comercio


VOLVER