Los derechos humanos tienen lugar en la UNQ: jornadas académicas de la Red Interuniversitaria y el Centro Emilio Mignone

Se realizaron las Jornadas Académicas en el marco de los 20 años del CeDHEM

El lunes 3 y martes 4 de diciembre se desarrollaron las Jornadas Académicas “Emilio Mignone: Una educación superior comprometida con los derechos humanos” y “El trabajo en red de la universidades nacionales en la coyuntura actual– Reunión nacional de las Universidades Públicas”, en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ).

Enmarcadas en la celebración de los veinte años del Centro de Derechos Humanos Emilio Mignone de la UNQ y en el año del Centenario de la Reforma Universitaria, las jornadas tuvieron un gran número de asistentes que contó con familiares de Emilio Mignone y representantes de universidades nacionales que integran la de la Red Interuniversitaria de Derechos Humanos (RIDDHH).

El lunes se celebró el 20º Aniversario del Centro de Derechos Humanos Emilio Mignone, la apertura de las jornadas estuvo a cargo del Rector de la UNQ, Dr. Alejandro Villar y del Vicerrector, el Mg. Alfredo Alfonso.

Posteriormente, por la mañana se realizó un primer panel sobre la vida de Emilio Mignone. Moderado por Matías Penhos, el panel contó con las exposiciones de Javier Mignone, hijo de Emilio, y de Luisa Ripa, docente de la UNQ, quien participó en investigaciones y fundó el CeDHEM junto con otros referentes.

“Mi papá tuvo un gran entusiasmo por venir a la Universidad Nacional de Quilmes a trabajar con Luisa y el equipo. Creo que hay dos razones para eso, una que siempre le gustaba empezar cosas nuevas y colaborar en algo que fuera creativo y riguroso. Pero además se juntaban aquí varios elementos: el tema del catolicismo, el rol negativo y positivo de la iglesia y la cuestión de los derechos humanos. Así que para mí, en los últimos años de papá, además de estar en la CONEAU y en el CELS, la Universidad de Quilmes, el Centro en particular, el estudio que ustedes estaban haciendo, tuvo un rol muy importante en su vida…”, comentó Javier Mignone.

Durante la tarde, se llevó a cabo el segundo panel que trató sobre la ascendencia de Emilio Mignone en la Educación Superior. Como panelistas participaron Rodolfo Brardinelli, director del Centro de Derechos Humanos Emilio Mignone, y el sociólogo Fortunato Mallomaci, con la moderación de Néstor Manchini. “Emilio también fue un hombre de Cartagena, tan amplia, continuada y eficaz fue su tarea en el terreno de la ampliación de los derechos humanos que si apenas diez años después de su muerte los rectores de toda América Latina, muchos de los cuales seguramente leyeron su obra y conocieron su lucha, acordaron reconocer en la educación superior el carácter de bien público y social, derecho humano universal y deber del Estado. No podemos menos que preguntarnos cuánto del merito implícito de ese gigantesco paso, debe ser adjudicado a Emilio. A Emilio que fue quién recogió uno de los legados más trascedentes de la Reforma, cuál fue haber vinculado la idea de derecho con la idea de universidad…”, expuso Rodolfo Brardinelli.

Con un tinte de nostalgia y de conmemoración, tanto los panelistas como los asistentes, recordaron algunas de sus experiencias compartidas con Emilio Mignone y los diversos aportes que dejó a través de su inmensa trayectoria.

El martes 4 de diciembre fue una jornada intensa de trabajo de las universidades nacionales que llegaron hasta Quilmes y conforman la Red Interuniversitaria de DDHH que integra el Consejo Interuniversitario Nacional. Durante la misma, los representantes de las universidades expusieron el trabajo realizado en el 2018 y debatieron sobre urgencias actuales, las cuales dieron impulso a la confección de una agenda de trabajo en derechos humanos para 2019. Además, se elaboró una declaración sobre temas que requieren un análisis en profundidad por parte de la sociedad, con el objetivo que los rectores que la respalden. Como, por ejemplo, los decretos y resoluciones que el gobierno nacional emitió respecto a la participación de las fuerzas armadas en temas de seguridad interior y más recientemente, sobre el nuevo protocolo que modifica los limites sobre el uso de armas por parte de las fuerzas de seguridad.

La agenda también se propone abordar los derechos humanos no solo en términos de Memoria, Verdad y Justicia sino en todos los que están siendo vulnerados en materia de educación, salud, trabajo, migración, entre otros.

Fuente-Universidad Nacional de Quilmes


VOLVER