La UNQ colabora en un artículo sobre Inteligencia Artificial y los retos para la identidad estudiantil y el rol docente

823

Inteligencia Artificial: debates y desafíos actuales

La Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) colaboró con un artículo sobre Inteligencia Artificial y los retos que plantea para la identidad estudiantil y el rol docente, para la edición número 99 de la Revista del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN).

Aquí la nota realizada por la UNQ:

Desafíos desde el conurbano: ¿Cuáles son los desafíos que la Inteligencia Artificial (IA) incorpora a la educación? ¿Los docentes pueden ser reemplazados por máquinas?

En la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) se promueven debates en torno a las tecnologías de IA que prometen revolucionar las sociedades. “Las IA hacen temblar algunos roles laborales, redefinen perfiles profesionales para los que estamos formando, ponen en jaque la forma en que entendíamos la creación o los derechos de autoría y, sin duda, presentan un desafío al ámbito educativo”, planteó Daniel Badenes, doctor en Ciencias Sociales y secretario académico de la UNQ, además de promotor de las charlas que continuarán durante 2024.

La propuesta institucional es un ciclo con especialistas para problematizar el tema desde distintas aristas. También, en el marco del Congreso de Pedagogía, se fomentó el debate en torno del impacto de la utilización de IA, “que incorpora un cambio sustancial que habilita a preguntar si se termina la educación tal y cual se la conoce como una interrelación entre inteligencias humanas”, comentó Daniel Busdygan, doctor en Filosofía y docente investigador de la UNQ.

“Distinto de lo que teníamos hasta ahora con web y el uso de buscadores de información, estudiantes, docentes e investigadores tienen hoy la posibilidad de generar sus trabajos a partir de Chat GPT, por ejemplo”, señaló el docente. Busdygan consideró que a quienes educan se les presenta un nuevo problema. “Cuando leemos una producción, no sabemos, ahora, si estamos leyendo máquinas o personas”, sostuvo. “Con GPT, cualquier persona goza de cierta invisibilidad para presentar alguna producción que está, seguramente, bien escrita y, es más, puede ser configurada”, explicó el docente respecto de la posibilidad de establecer la conversación con la IA y pedirle, por ejemplo, que se comporte como un especialista en educación y tecnología, que tenga en consideración una perspectiva desde algún marco teórico o, incluso, un estilo de escritura. Por otro lado, queda habilitada “la pereza del pensamiento complejo, es decir, esto voy a dejar que lo resuelva la máquina”, reflexionó.

Para Badenes, en tanto, la incorporación de las IA en el aula “es un desafío que la docencia deberá asumir” y para lo que es fundamental la reflexión y formación docente. “Tenemos que lograr que las IA sean una herramienta bien utilizada y no un fantasma”, agregó. “Enseñar a hacer buenas indicaciones o comandos y a presentar los resultados con honestidad intelectual… Pretender que no está ahí es hacer que la formación que ofrecemos se aleje de la realidad”, completó.

Otra de las cuestiones, cuando apareció Chat GPT, era si los docentes podían ser reemplazados por una máquina. Pero, para Busdygan, también se habilita la otra pregunta: si pueden ser los estudiantes reemplazados por una máquina. “Es decir, si se empiezan deshabilitar el pensamiento crítico, los modos en los que nos tomamos tiempo para esforzarnos y aprender presencialmente en una relación con otro; y, por otro lado, si desde las instituciones lo único que hacemos es presionar a los alumnos a que entreguen lo que sea”, detalló. “Yo creo que lo que estamos haciendo es generar un tipo de estudiante en el que su identidad se empieza a construir como una especie de eco de lo que la máquina dice”, explicó el docente.

Ante la pregunta sobre si las y los docentes van a tener un reemplazo mediante máquinas, Busdygan sostuvo que, en la medida que la docencia no sea más que reproducción de contenidos y personas que buscan evaluar o vigilar los aprendizajes, “yo creo que sí, digamos, ¿qué más tendríamos para dar que no pueda dar una máquina?”. Habrá, entonces, algo vinculado con la tarea de educación que se pondrá en jaque. ¿De qué forma se puede salir de ese jaque, para que no sea jaque mate? Busdygan evaluó que hay que incorporar la alfabetización digital y tecnológica de modo crítico en los espacios educativos. Usar el Chat GPT como un tutor personalizado para cada uno de los estudiantes, por ejemplo. “Y que debe ser entendido como un interlocutor válido, no infalible”, aclaró. Esto es que siempre se pueda volver a preguntar, decir “no entiendo”, pedir una explicación de otro modo, solicitar un ejemplo. “Para que las IA estén a nuestra disposición, es esencial entender que no debemos ser el eco de la máquina sino sus pilotos”, concluyó el investigador.

Ciclo de conferencias

En octubre de 2023 se inauguró un ciclo de conferencias sobre inteligencia artificial. “En el actual
contexto de incipientes e inciertos cambios sociales provocados por las inteligencias artificiales
generativas, la UNQ asume el desafío de pensar los fundamentos de estas innovaciones, recorrer
sus antecedentes y promover un amplio debate que conlleve a una reflexión acerca de los beneficios
y riesgos de una tecnología mediante la que se promete revolucionar las sociedades”, señalaron desde la casa de estudios. El ciclo es impulsado por la Secretaría
Académica y coordinado con distintas carreras, áreas y espacios de investigación, como actividad libre y abierta.

revista_99

UNQUILMES

Más notas sobre el tema