Bolsonaro busca alianzas en el Congreso para aprobar la reforma de pensiones

221

Fuerte resistencia del Congreso a la reforma jubilatoria de Bolsonaro

El proyecto clave del esquema económico oficialista fue recibido con hostilidad; cayeron los mercados

Aún en su primera etapa de discusión en el Congreso, la ambiciosa propuesta de reforma previsional que impulsa el gobierno de Jair Bolsonaro ya despertó ayer una enérgica resistencia en una comisión de la Cámara de Diputados ante la que compareció el superministro de Economía, Paulo Guedes. Inquietos por la posibilidad de que la aprobación del proyecto se complique, los mercados reaccionaron de manera negativa.

Luego de cancelar la semana pasada su asistencia a una audiencia pública de la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara baja, Guedes finalmente participó ayer de la reunión que, en medio de un clima agitado y hasta hostil al principio, dejó en evidencia las dificultades que enfrenta esta iniciativa considerada esencial para que Brasil retome un camino sostenido de crecimiento económico.

El tumulto y los gritos con los que fue recibida la presentación del funcionario de Bolsonaro tuvieron su impacto en los indicadores financieros: la Bolsa de San Pablo revirtió su tendencia alcista del día y cerró con una caída del 0,94% a 94.491 puntos, mientras que el dólar subió un 0,57% frente a la moneda brasileña para terminar la jornada con una cotización de 3,87 reales.

“Antes de que la población brasileña envejezca, el sistema previsional, en el formato actual, está condenado. Esa dimensión fiscal es inevitable”, intentó hacer entender Guedes a los diputados de la oposición, principalmente de izquierda, que buscaron alterar el debate de todas las formas posibles.

Los gastos en el complejo sistema de jubilaciones y pensiones, que representan un 13% del PBI brasileño y han tenido un creciente déficit que el año pasado llegó al récord histórico de 290.297 millones de reales (78.000 millones de dólares), son vistos como una de las causas principales del debilitamiento económico del gigante sudamericano.

El gobierno busca revertir la situación con el establecimiento de una edad mínima de jubilación igual tanto para trabajadores privados como empleados públicos (62 años para las mujeres y 65 años para los hombres) y la introducción de un modelo de capitalización que se sumaría al actual régimen de reparto. De aprobarse la reforma, se estima que se ahorrarían 1,16 billones de reales (310.000 millones de dólares) en los próximos diez años.

“El año pasado gastamos 700.000 millones de reales (181.000 millones de dólares) en previsión, nuestro pasado, y 70.000 millones de reales (18.100 millones de dólares) en educación, nuestro futuro”, subrayó Guedes en tanto diputados opositores apuntaron que el sistema de capitalización que funciona en Chile -modelo del ministro- ha generado beneficios muy bajos para muchos jubilados que terminaron en la miseria.

También se produjeron fuertes enfrentamientos cuando el ministro criticó la “fábrica de privilegios” que tiene el actual sistema en referencia a los altos beneficios que reciben los legisladores jubilados, y el diputado Alencar Santana Braga, del Partido de los Trabajadores (PT), cuestionó por qué los militares no se incorporarían al régimen de capitalización si es tan bueno.

A los gritos, su correligionario Reginaldo Lopes dijo que la prensa trataba a Guedes como si fuera “el último Gatorade del desierto”, la única opción para impulsar la alicaída economía brasileña.

Después de dos años de una expansión del 1,1% del PBI, el mercado ya redujo esta semana su expectativa de crecimiento para 2019 al 1,98%. Tres meses atrás, cuando Bolsonaro asumió con la promesa de la reforma previsional, se estimaba que la economía crecería un 3%; pero el desempleo no se ha reducido como se esperaba: en el trimestre de diciembre-febrero, la tasa de desocupación subió al 12,4% -13,1 millones de personas- contra el 11,6% del período anterior.

Conscientes de que la luna de miel del gobierno se agota rápidamente sin grandes logros económicos, y con el aumento de las críticas en el Congreso ante la falta de articulación política del oficialismo -encabezado por el Partido Social Liberal (PSL) de Bolsonaro-, el presidente recibirá a partir de hoy a dirigentes de diferentes partidos de centro y centro-derecha.

“Vamos a invitarlos para que participen de este esfuerzo de construcción del entendimiento en busca de que se apruebe la reforma previsional, para que Brasil encuentre el equilibrio fiscal”, señaló el jefe de gabinete, Onyx Lorenzoni.

La Nación


Bolsonaro recebe nesta quinta-feira presidentes de seis partidos em busca de apoio à Previdência

Presidente inicia rodada de audiências com dirigentes partidários com o objetivo de montar uma base aliada no Congresso. Ele se reunirá com PRB, PSD, PSDB, PP, DEM e MDB.

A Casa Civil informou que o presidente Jair Bolsonaro iniciará nesta quinta-feira (4) a rodada de reuniões com dirigentes de partidos. Entre os temas que serão discutidos, está a busca de apoio para aprovação da reforma da Previdência no Congresso Nacional.

Segundo a Casa Civil, as reuniões terão a presença do ministro Onyx Lorenzoni, que responde pela articulação política do governo. De acordo com a agenda oficial, Bolsonaro receberá nesta quinta os presidentes de seis partidos:

  • Marcos Pereira, do PRB
  • Gilberto Kassab, do PSD
  • Geraldo Alckmin, do PSDB
  • Ciro Nogueira, do PP
  • ACM Neto, do DEM
  • Romero Jucá, do MDB

As conversas com dirigentes partidários continuarão na semana que vem, com a previsão de audiências com outras cinco siglas, entre as quais o PSL, legenda do próprio Bolsonaro.

Nesta quarta (3), ao conceder entrevista no Congresso, Onyx explicou que um dos objetivos da aproximação com os partidos é conquistar o apoio para reforma da Previdência.

“Vai ser o tom de convidá-los – a instituição partidária – para que participem desse esforço de construção do entendimento na busca de poder ter a nova Previdência aprovada, que o Brasil encontre o equilíbrio fiscal”, afirmou Onyx.

‘Jogar pesado’

As audiências com presidentes de partidos são os primeiros compromissos oficiais de Bolsonaro após retornar, na quarta-feira, de uma visita de quatro dias a Israel. Ainda no exterior, o presidente prometeu foco na reforma da Previdência.

“Vamos jogar pesado na [reforma da] Previdência, porque é um marco. Se der certo, tem tudo para fazer o Brasil decolar”, disse.

Após três meses de governo, o Planalto ainda não dispõe de uma base parlamentar organizada e, na semana passada, Bolsonaro teve uma troca de farpas com o presidente da Câmara, Rodrigo Maia (DEM-RJ).

Desde que assumiu a Presidência, Bolsonaro repete que não deseja praticar a “velha política”, com oferta de cargos na administração pública em troca de apoio dos partidos no Congresso.

Ao blog do jornalista Valdo Cruz, o ministro Onyx Lorenzoni afirmou que a intenção do presidente não barra eventuais indicações políticas para cargos de segundo escalão nos estados, desde que obedecendo a critérios técnicos.

Tramitação da reforma

Pedro Ladeira/Folhapress
Pedro Ladeira/Folhapress

Enviada ao Congresso em fevereiro, a proposta de emenda à Constituição (PEC), com mudanças nas regras de aposentadoria, é considerada prioritária pela equipe econômica para equilibrar as contas públicas.

O texto ainda não avançou na Câmara. A proposta está em análise na Comissão de Constituição e Justiça (CCJ) da Casa e ainda terá de passar por uma comissão especial antes de ser votada em plenário.

Para ser aprovada na Câmara, a reforma exigirá duas votações, com o apoio de ao menos 308 dos 513 deputados em cada turno. Em caso de aprovação, o projeto seguirá para o Senado, onde precisará de votação também em dois turnos, com os votos de 49 dos 81 senadores para ser aprovado.

Globo


VOLVER

Más notas sobre el tema