Candidatos presidenciales participan en debate con estudiantes universitarios

POR FRANCELIA SOLANO

La USAC organizó dos foros con los presidenciables esta semana. En el primero llegaron seis candidatos y en el segundo, nueve. Estuvimos en el último de los encuentros, que describimos en estos cuatro momentos que no se vieron, ni oyeron.

La noche del martes se llevó a cabo un foro debate de presidenciables en la Universidad San Carlos de Guatemala. A la cita llegaron nueve de los veinte candidatos a la presidencia: José Luis Chea Urruela (PPT), Julio Héctor Estrada (CREO), Pablo Ceto (URNG), Benito Morales (Convergencia), Edmond Mulet (Humanista), Edwin Escobar (Prosperidad Ciudadana), Luis Velásquez (UNIDOS), Aníbal García (Libre) y Pablo Duarte (Unionista).

Se habló de temas como la seguridad, la salud, la educación y el matrimonio igualitario. El evento consistió en cuatro rondas que incluyeron introducción, preguntas y conclusiones. Durante dos horas los candidatos dieron a conocer sus propuestas que no sorprendieron a los estudiantes, quienes mostraron escaso interés.

Sin embargo, hubo cuatro momentos que se destacan de este foro y que explican la tónica de los foros y debates que se han organizado para estos últimos días de campaña:

1. El gran odiado, el gran amado

—¿Me puedo tomar una foto con usted, doctor?— dijo una joven que se acercó a Edmond Mulet, presidenciable del partido Humanista, antes de comenzar el foro-debate.

Al igual que ella, otros universitarios hacían una rueda para obtener un retrato con el presidenciable. Además, después de sus intervenciones era quien más aplausos tuvo en el Aula Magna de esa casa de estudios que estaba a tope. Edmond Mulet era el gran amado.

También era el gran odiado.

Después de su primera intervención se oyeron gritos entre el público: ¿y los niños?. Esto en referencia a la acusación en su contra de conformar una red de adopciones ilegales en los años 80. “¡Sáquenlo!”, también se escuchó entre los estudiantes.  Al concluir el debate las consignas contra Mulet persistían.

2. El candidato complaciente

Apresurado llegó a su silla Julio Héctor Estrada, presidenciable de Compromiso, Renovación y Orden (CREO), llegó 20 minutos tarde.  Se sentó en la primera silla que encontró y saludó a Pablo Ceto, del partido Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG). Estrada se tomó el tiempo de hacer algunas bromas con el candidato contiguo antes de sus intervenciones.

Durante la tercera ronda, que consistía en decir una sola palabra sobre un concepto que daba el presentador, el candidato Estrada se mostró complaciente con el público. En una de las preguntas estaba “CICIG”, a lo que el ex ministro de Finanzas respondió: “ejemplo”.

Después de ello hubo aplausos para Estrada, sin embargo, este candidato fue uno de los funcionarios que pidieron la expulsión del embajador de Suecia, Anders Kompass,  ante la Corte de Constitucionalidad en 2018, por apoyar a la CICIG.

3. El micrófono apagado

En la ronda de conclusiones, Edmond Mulet, cerró las intervenciones. Cuestionó a los candidatos por tener diputados reelectos entre su planilla, criticó que se presentan “como el cambio” pero son más de lo mismo, aseguró. La mayoría de presidenciables se mostraron molestos con lo dicho por el representante de Humanista.

Acelerado, José Luis Chea Urruela del Partido Productividad y Trabajo (PPT) tomó el micrófono y dijo que Mulet también tiene algunos funcionarios reelectos en sus primeras casillas. Al momento de decir estas palabras el micrófono fue silenciado, pero él continuó hablando. Ninguno pudo responder a las acusaciones del presidenciable de Humanista.

4. Los ausentes

En las pancartas promocionales del foro-debate estaba Sandra Torres (UNE), Roberto Arzú (PAN-Podemos), Fredy Cabrera (TODOS), Amilcar Rivera (Victoria) y Alejandro Giammattei (VAMOS). Sin embargo, ninguno de ellos se presentó al debate y no hubo ninguna explicación por la ausencia de los mismos de parte de los organizadores del debate.

Nómada