La Corte Suprema de Brasil tipificará la homofobia como un delito equivalente al racismo

La Corte Suprema de Brasil tipificará la homofobia como un delito equivalente al racismo

La Corte Suprema de Brasil alcanzó este jueves la mayoría de votos necesaria para tipificar la homofobia como un delito penal equivalente al racismo, pero decidió aplazar la decisión final para el próximo 5 de junio.

Durante la sexta sesión dedicada al tema, que se debate desde fines del año pasado, dos de los once magistrados del Supremo se sumaron a los cuatro que ya se habían pronunciado a favor de equiparar los delitos de carácter sexual al racismo, que el Código Penal castiga con rigor.

No obstante, a pesar de que seis magistrados ya se pronunciaron en ese sentido, la mayoría alcanzada aún podría ser alterada, pues por las normas del tribunal cualquiera de sus once miembros puede alterar su voto antes de la proclamación del resultado.

Tras cuatro horas de audiencia, el presidente del tribunal, José Antonio Dias Toffoli, decidió convocar una nueva sesión para el 5 de junio próximo, cuando deberán pronunciarse los cinco jueces que aún no lo han hecho, que en su mayoría parecieron inclinados a seguir la tendencia que ya se impone.

El juicio responde a una acción presentada por el Partido Popular Socialista (PPS), que ha denunciado una “omisión del Parlamento” en un asunto que vinculó a la defensa de los derechos humanos que está consagrada en la Constitución nacional.

Aunque una comisión del Senado aprobó este miércoles un proyecto de ley que también equipara la homofobia al racismo, el tribunal decidió seguir adelante con el proceso, ya que, según el decano de la corte, Celso de Mello, “nada garantiza que eso será aprobado” por el pleno de las cámaras.

Según el magistrado, “la mera existencia de un trámite no puede impedir que se lleve a cabo el juicio”, sobre todo cuando las cámaras legislativas han debatido sobre el asunto “durante los últimos 30 años sin llegar a nada”, apuntó.

El decano de la corte, uno de los cinco que aún no ha presentado su voto, sostuvo que “es necesario superar esa inercia y ese cuadro de permanente indefinición” para llegar al fin de “un largo y penoso camino”, que “supera con excesos los plazos razonables”.

El magistrado Alexandre de Moraes, el último de los miembros de la corte en asumir su cargo, en 2017, coincidió con el decano e incidió en que el Parlamento “ha legislado sobre protección por raza, por género o para la infancia” y “solamente ha dejado sin protección a los colectivos homosexuales”.

Según el juez Luiz Fux, cuyo voto consolidó la mayoría de seis necesarios, argumentó que “cuando un miembro de la colectividad LGBT muere por causa de una bala perdida o en un asalto, estamos frente a una situación ya contemplada” por las leyes penales.

Sin embargo, apuntó que “si esa misma persona es agredida o hasta asesinada por su condición sexual, estamos frente a un delito de homofobia”.

Fux también declaró que el Parlamento, dominado hoy por fuerzas conservadoras, muchas de ellas aliadas con el Gobierno de Jair Bolsonaro, líder de una emergente ultraderecha, “podrá luego crear una legislación sobre la homofobia”, pero “no recrear” sobre lo que decida el Supremo “a la luz de las normas constitucionales”.

Varios magistrados se hicieron eco de estudios de organismos de derechos humanos, según los cuales Brasil es uno de los países en que más personas son asesinadas por su condición sexual.

Uno de esos informes, elaborado por el Grupo Gay de Bahía, una activa organización de la sociedad civil, fue divulgado la semana pasada y sostiene, apoyado en datos oficiales, que una persona es asesinada cada día en Brasil, víctima de la intolerancia contra los colectivos homosexuales.

Infobae


STF tem maioria para aprovar criminalização da homofobia

Retomando julgamento iniciado em fevereiro deste ano, o Supremo Tribunal Federal (STF) conseguiu a maioria para aprovar a criminalização da homofobia nesta quinta-feira (23). As entidades que protocolaram as ações argumentam que o Congresso Nacional foi omisso ao não legislar em prol da defesa de direitos e garantias fundamentais da população LBGT.

Celso de Mello, Edson Fachin, Luís Roberto Barroso e Alexandre de Moraes já haviam votado em sessões anteriores. Os quatro se alinharam à tese jurídica posta pelas ações: condutas discriminatórias contra a população LGBT poderiam ser abarcadas pelo crime de racismo, entendido como tipo penal que veda ações contra grupos humanos, definidos por diversos critérios, como culturais e sociológicos.

Rosa Weber, primeira a votar o mérito dos casos nesta quinta-feira (23), também se posicionou como os ministros que a antecederam. Em um dos pontos de seu voto, fez menção indireta ao discurso de correntes fundamentalistas que viam a criminalização da homofobia como restrição às suas visões. “Tal compreensão implica qualquer efeito sobre a liberdade de expressão religiosa”, afirmou a ministra.

Com o voto favorável de Luiz Fux, na mesma linha, a maioria se formou. “Judiciário não está criando. Está interpretando a legislação infraconstitucional”, interpretou Fux, que rejeitou a ideia de que a criminalização da homofobia violaria o princípio da legalidade estrita, ou seja, a de que não pode haver crime sem definição em lei anterior.

O julgamento será retomado na sessão do dia 5 de junho, quando devem votar os ministros Gilmar Mendes, Cármen Lúcia, Ricardo Lewandowski  e Marco Aurélio Mello. Formalmente, sem a finalização da votação, ainda não é possível afirmar que a criminalização da homofobia está vigente, já que, por exemplo, um ministro pode pedir vistas dos processos.

Impasse com o Congresso

Antes da retomada dos votos sobre o mérito do caso, Celso de Mello informou o recebimento de informações vindas do Senado indicando que um projeto que criminaliza a homofobia foi aprovado na Comissão de Constituição e Justiça da Casa.

Ainda que não houvesse pedido por parte do Legislativo para suspensão, os ministros passaram a deliberar sobre a continuidade ou não do julgamento, já que um dos argumentos é a omissão do Parlamento.

Apenas Dias Toffoli e Marco Aurélio Mello votaram pela suspensão. O primeiro afirmou que os próprios “votos [do STF] conduziram sociedade à reflexão. Congresso está se movimentando”, o que justificaria aguardar. O presidente do Supremo ainda afirmou, apesar de dados que apontam o alto número de crimes de ódio contra a população LGBT no Brasil, que “tudo indica que houve diminuição de agressão”.

Marco Aurélio ponderou que a decisão do STF era delicada e pode levar à tipificação penal de uma conduta: “Não é conveniente aguardar o Congresso?”.

A maioria dos ministros, entretanto, apontou que o avanço de um PL não significa que a omissão foi sanada. “Há muitos ‘se’. Acredito que o Congresso irá aprovar, mas não há qualquer certeza e liquidez”, disse Moraes.

Outro ponto foi o de que não haveria contradição entre as iniciativas no Judiciário e no Congresso: “Uma decisão [pró-criminalização] do Tribunal terá validade até a promulgação da [possível] lei. Não há conflito, há complementação”, sintetizou Mendes.

Manifestação

Militantes e artistas da causa LGBT se reuniram em frente ao STF para se manifestarem a favor da criminalização da homofobia. A cantora Daniela Mercury, considerada um dos grandes nomes do movimento, também esteve presente.

Brasil de Fato


Al menos una persona muere diariamente por homofobia en Brasil, según ONG

Una persona muere cada día por la homofobia en Brasil, país en donde este año se han registrado 141 casos de asesinatos por la intolerancia contra la población LGTB, según datos divulgados este viernes por la ONG “Grupo Gay da Bahia” (GGB).

De acuerdo con el fundador de esa organización, Luiz Mott, las muertes de personas LGTB por intolerancia continúan en los mismos niveles de los años anteriores, lo que no significa que se haya presentado una “mejoría” en los índices registrados para este tipo de casos.

Según explicó a EFE, el número de muertes violentas se disminuyó un 20 % este año en Brasil, pero los casos de este tipo que tuvieron como víctimas a la población LGTB se mantuvo, “lo que significa que, proporcionalmente, hubo un aumento”.

De acuerdo con el informe parcial presentado en el marco del Día Internacional contra la Homofobia, además de los 141 casos registrados, existen 18 más de presuntas muertes por intolerancia contra la población LGBT, que están “en el limbo”.

Para Mott, el discurso discriminatorio que se intensificó durante las campañas para la presidencia de Brasil, que ganó el ultraderechista Jair Bolsonaro, reconocido por sus comentarios racistas, xenófobos y homofóbicos, ha incentivado la “cautela” de la población LGTB.

“Mi hipótesis es que tal vez por cuenta del discurso homofóbico y de las medidas de represión que este Gobierno ha tenido contra los órganos y la población LGBT se generó un ambiente de mayor cautela y por eso están evitando cualquier situación que sea de mayor riesgo”, explicó.

No obstante, el número de muertes por homofobia se mantuvo en comparación con el mismo período del año pasado, mientras que “se ha registrado un aumento del 75 % en los casos de violencia verbal y física”.

De acuerdo con el informe, la cifra de muertes por homofobia supera los 400 casos anuales en los últimos dos años, siendo 2017 el año en el que más se registraron víctimas por intolerancia y discriminación contra la población LGTB.

En Brasil, las muertes de lesbianas, gays, transgénero y bisexuales crecieron un 30 % en 2017.

En 2018, el número de muertes por homofobia fue de 420 y en 2017 fueron 445 las víctimas.

Los estudios realizado por esta ONG, que además de homicidios incluye los suicidios, se basa en noticias publicadas en la prensa y en las redes sociales y tiene un margen de error de “entre el 5 % y el 10 %”.

El Comercio


VOLVER