Asamblea de la ONU: lo más destacado de las intervenciones de los presidentes latinoamericanos

En VIVO aquí 


Argentina: Un discurso en tono de despedida y con las posturas de siempre

Mauricio Macri habló este martes ante Asamblea General de las Naciones Unidas, en lo que fue su última aparición en este foro durante su mandato presidencial. Frente a los delegados, en Nueva York, defendió el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, así como reivindicó la soberanía argentina sobre las islas Malvinas y reclamó la cooperación de Irán para esclarecer el atentado a la AMIA.

En el marco de la 74ª Asamblea General, el presidente argentino señaló que su gobierno “se caracterizó por desempeñar un rol constructivo para enfrentar juntos los desafíos globales, apostando por la búsqueda de consensos y la acción colectiva, y actuando con la convicción de que el mundo es mucho más una oportunidad que una amenaza”.En la misma línea de autoelogio de su gestión, afirmó que desde que asumió en diciembre de 2015 decidió “dejar atrás una etapa de confrontación con el mundo” para “desarrollar una inserción internacional inteligente, en un contexto internacional complejo en el que decidimos asumir una responsabilidad y hacer un aporte al fortalecimiento del multilateralismo”.

En relación al acuerdo con la UE apuntó que es un convenio “sin precedentes para ambos bloques” porque “va a permitir potenciar el comercio y las inversiones, impactando positivamente en la calidad de vida de nuestra gente”.

En otro pasaje pidió al Reino Unido “reanudar negociaciones bilaterales” que “permitan encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa” por la soberanía de las islas del Atlántico Sur. Macri afirmó que el país “reafirma los legítimos e imprescriptibles derechos de soberanía sobre las Islas Malvinas y espacios marítimos circundantes”.

También se refirió a los atentados a la AMIA y a la embajada de Israel, y pidió a Irán que “coopere con las autoridades judiciales argentinas”.

En su discurso ante Naciones Unidas, Macri también apeló a un viejo caballito de batalla: Venezuela. Repudió al gobierno de Nicolás Maduro, al que definió de “dictadura” que “ha sumido a Venezuela en una crisis humanitaria sin precedentes”.

Además, sostuvo que “el éxodo masivo de millones de venezolanos está afectando gravemente la gobernanza de nuestra región”, y convocó a la comunidad internacional a “revertir esta situación y que Venezuela vuelva ser libre y democrática”.

Página|12


Bolsonaro en Naciones Unidas: el Amazonas “no es patrimonio de la humanidad”

La primera presentación del presidente brasileño Jair Bolsonaro en la Asamblea General de la ONU no estuvo exenta de escándalos. El ultraderechista se dirigió a los líderes mundiales con acusaciones hacia los países que condenaron el incendio del Amazonas y ofrecieron su ayuda para paliar el fuego. “Es una falacia decir que la Amazonía es un patrimonio de la humanidad”, subrayó Bolsonaro desde el atril, al cuestionar “las mentiras de la prensa internacional” y apuntar directamente contra Emmanuel Macron.

En su línea de ataque también cayeron los científicos. A horas de la Cumbre de Acción Climática organizada por la ONU para luchar contra el cambio climático, el ultraderechista aseguró que “es un equívoco afirmar, como dicen los científicos que la Amazonía, nuestra selva, es el pulmón del mundo”. “La Amazonia no está siendo devastada ni consumida por el fuego como dice mentirosamente la prensa”, aseguró en su discurso ante la Asamblea.

Afuera, una veintena de manifestantes condenaron su postura con camisetas verdes y un muñeco gigante de Bolsonaro, con un cartel con la leyenda “Bolsonaro, una amenaza para la Tierra”. Al igual que el presidente estadounidense Donald Trump, Bolsonaro se ausentó de la cumbre que tuvo como estrella principal a Greta Thunberg, quien denunció a todos los líderes mundiales que “se robaron sus sueños con palabras vacías”.

En la ONU, Bolsonaro insistió en restarle importancia a la tragedia ambiental y deploró también que “otro país” basado en “las mentiras de la prensa internacional (…) se portó de forma irrespetuosa y colonialista, atacando nuestra soberanía”, en una clara referencia al conflicto que protagonizó con Macron mientras la selva ardía.

Las afirmaciones de Bolsonaro contrastan con los datos del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe), que en agosto midió quemas un 300 por ciento superiores a las del mismo mes del año pasado.

“Estamos construyendo un país más próspero, donde la libertad, la inviolabilidad de nuestra soberanía y la voluntad de los brasileños son las tres bases que nos sostendrán”, subrayó luego en su Twitter, donde también publicó orgulloso su presentación completa y un intercambio de elogios con Trump. “Gran discurso”, resaltó el estadounidense en el video que Bolsonaro colgó en sus redes.

Una reunión sobre la Amazonia celebrada este lunes en la ONU permitió desbloquear 500 millones de dólares adicionales para las selvas tropicales, en ausencia de Brasil, “el elefante en la habitación”, según dijo el presidente francés. El objetivo es financiar proyectos para la preservación de la biodiversidad, el desarrollo de una cadena de valor sustentable, la gestión duradera de los suelos, la promoción de conocimientos tradicionales y la cooperación transfronteriza.

Varios jefes de Estado participaron en la cita, entre ellos Macron, quien lanzó la propuesta durante la cumbre del G7 en la ciudad francesa de Biarritz, a fines de agosto, generando la ira de Bolsonaro. El ultraderechista ratificó hoy que “cualquier iniciativa de apoyo a la preservación de la selva debe ser tratada respetando plenamente la soberanía brasileña”.

Páginas 12


Morales plantea en la ONU el desafío de entregar un mundo “más justo y más humano” a las nuevas generaciones

El presidente de Bolivia, Evo Morales, planteó el martes en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el desafío de entregar un mundo “más justo y más humano” a las nuevas generaciones y alertó sobre el crecimiento de la desigualdad, el consumismo y la mercantilización.

“La responsabilidad de nuestra generación es entregar a la siguiente un mundo más justo y más humano. Eso solamente se conseguirá si es que trabajamos juntos para consolidar un mundo multipolar (…), defendiendo al multilateralismo, a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional”, dijo.

Desde el podio de la ONU, el mandatario izquierdista señaló que la oligarquía global sin escrúpulos ha puesto las nuevas tecnologías al servicio de la muerte y del comercio, además de los sistemas financieros inequitativos que privilegian los paraísos fiscales y someten a los países débiles a aceptar condiciones que perpetúan su dependencia.

“Sólo un puñado de multimillonarios define el destino político-económico de la humanidad, 26 personas tienen la misma riqueza que 3.800 millones de personas, eso es un insulto, eso es inmoral y es inadmisible”, manifestó.

La desigualdad, el hambre, la pobreza, la crisis migratoria, las enfermedades epidémicas, el desempleo no son sólo problemas locales, sino globales, agregó Morales y dijo, sobre la base de datos de Oxfam, que en la actualidad 1.300 millones de personas viven en la pobreza, mientras el 1% de los más ricos se quedó con el 82% de la riqueza mundial en 2017.

“Hermanas y hermanos, es imprescindible hablar de las causas estructurales de las diferentes crisis, las empresas transnacionales controlan los alimentos, el agua, los recursos no renovables, las armas, la tecnología y nuestros datos personales, se pretende mercantilizar todo para acumular más capital”, señaló.

El mandatario boliviano responsabilizó al sistema capitalista por las grandes asimetrías sociales y la distribución inequitativa de la riqueza a nivel mundial, aunque dijo que Bolivia en los últimos años marcó la diferencia, particularmente en la región latinoamericana, con un despegue económico de corte socialista que sacó a miles de personas de la pobreza y les ofreció mejores condiciones de vida.

“En Bolivia hemos dado pasos muy importantes, somos el país con mayor crecimiento económico en Sudamérica con un promedio de 4,9% en los último seis años. Entre el 2005 y 2019 se incrementó el producto interno bruto de 9.574 a 40.885 millones de dólares, tenemos el desempleo más bajo de la región, se redujo de 8,1% en 2005 al 4,2% 2018”, relievó.

También informó que el índice de la extrema pobreza bajó de 38,2% a 15,2% en 13 años, mientras que la esperanza de vida aumentó en nueve años; dijo que el salario mínimo subió de 60 a 310 dólares y que la brecha de género se redujo en la titulación de tierras, 138.788 mujeres recibieron tierras hasta 2005 y 1.011.249 hasta el 2018.

Añadió que Bolivia es el tercer país del mundo con mayor participación de mujeres en el parlamento (más del 50%), un territorio libre de analfabetismo desde el 2008 y con una tasa de mortalidad infantil que se redujo en 56%.

“Estamos en proceso de implementación de un sistema universal de salud que garantiza que el 100% de los bolivianos accedan a un servicio gratuito, digno, con calidad y calidez; aprobamos una ley de atención gratuita para los enfermos de cáncer”, complementó Morales.

El presidente atribuyó esos logros a la revolución democrática cultural que Bolivia vive con estabilidad política, económica y social “gracias a la conciencia del pueblo, de los movimientos sociales, de indígenas, campesinos, obreros, profesionales, de hombres y mujeres del campo y de las ciudades”.

Morales, quien se convirtió en 2006 en el primer presidente indígena en la historia boliviana, pronunció su discurso ante la ONU a pocas semanas de las elecciones generales que definirán su futuro político, si es reelecto ampliará su mandato hasta 2025.

Cuando llegamos al Gobierno “nacionalizamos nuestros recursos naturales y nuestras empresas estratégicas, tomando el control de nuestro destino, construimos un modelo económico social comunitario productivo que reconoce a los servicios básicos como derecho humano y no un negocio privado, hoy podemos decir con orgullo y optimismo que Bolivia tiene futuro”, señaló.

En su intervención, Morales dijo que los esfuerzos individuales son insuficientes y que sólo la acción mancomunada y la unidad dará una oportunidad a los Estados para superar las diferentes crisis que enfrenta la humanidad y el planeta en la actualidad.

ABI


La intervención de Piñera en la Asamblea de la ONU en que respondió a Trump: “No hay ninguna incompatibilidad entre pensar en un mundo global y ser patriota”

Este martes el Presidente Sebastián Piñera emitió un discurso ante la Asamblea General de la ONU donde abordó la crisis climática, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y también el régimen de Nicolás Maduro al que calificó como una “cruel y oprobiosa dictadura”.

Durante su intervención, el Mandatario sostuvo que “debemos dejar atrás esta falsa dicotomía entre crecimiento económico y protección del medioambiente”.

En este sentido, mostró su preocupación por la guerra comercial entre China y Estados Unidos y posteriormente aludió a las palabras emitidas por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien durante su discurso en la ONU expresó que “el futuro no pertenece a los globalistas, el futuro pertenece a los patriotas”.

En esta línea, el Presidente sostuvo que “no hay ninguna incompatibilidad ni conflicto entre pensar en un mundo global y ser patriota. No se confrontan, son parte de una misma medalla que permiten este equilibrio entre integración y equidad nacional”.

El Mandatario también se refirió a las “zonas de sacrificio” en Quintero y Puchuncaví. “En esta misma tribuna el año pasado reconocí algunos errores y problemas en mi país y me referí a lo que ocurría en algunas zonas que han sido denominadas de sacrificio, y que causaron un grave daño a miles de personas. Pero no basta con reconocer también hay que tomar acciones, por eso los problemas de contaminación y de intoxicación que afectaron a muchas personas en las comunas de Quintero y Puchuncavi fueron un problema frente al cual asumí el compromiso de enfrentarlo con decisión, voluntad y urgencia”, sostuvo el Mandatario.

“Si no hacemos nada, muy pronto, es probable que el planeta entero se transforme en una zona de sacrificio”, agregó.

Sobre este tema, el Presidente explicó que “hoy tenemos en marcha un renovado y exigente plan de descontaminación en esas comunas”.

Antes de terminar su intervención, Piñera también abordó la crisis en Venezuela. “Tenemos que terminar con la oprobiosa y cruel dictadura que afecta al pueblo venezolano. Esa dictadura corrupta ha conducido a Venezuela, el pías mas rico de nuestro continente ha transformarse en un país que vive en una permanente crisis social, económica y moral”, comentó.

La Tercera


VOLVER