EEUU prohíbe el ingreso de personas evacuadas de Bahamas por el huracán Dorian

Tras el paso del huracán Dorian por las islas Bahamas, que golpeó con la intensidad máxima, arrasó con ciudades enteras y provocó al menos 44 muertos, miles de habitantes del país intentan, como pueden, sobrevivir. Con ayuda enviada desde el extranjero, en refugios, huyendo. Muchos a Estados Unidos. Pero el domingo más de 100 damnificados que esperaban ser evacuados a Florida fueron expulsados por no tener la documentación necesaria.

“Por favor, todos los pasajeros que no tengan una visa estadounidense procedan a desembarcar”, dijo un miembro de la tripulación en un video grabado a bordo y que desencadenó la polémica. De acuerdo a lo publicado por el diario The Washington Post el anuncio se escuchó por los altavoces del intercomunicador del barco.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) solicitó que la compañía que trasladaba a los bahameños se coordinara con el gobierno estadounidense para organizar la revisión de los pasajeros antes de zarpar de Freeport, pero no lo hizo.

Por su parte, el Departamento de Seguridad Nacional, en un comunicado, dijo: “La Embajada de los Estados Unidos en Nassau está abierta a citas de emergencia para visas y los puertos de entrada están preparados si los bahameños solicitan reubicarse temporalmente en los Estados Unidos”.

Los residentes necesitan esta documentación para viajar a Estados Unidos a menos que sean examinados primero por agentes en uno de los dos principales aeropuertos bahameños. La CBP también puede organizar una revisión previa especial de pasajeros que salen de puertos. A pesar de ello, el senador estadounidense Marco Rubio dijo que el barco de Balearia Caribbean decidió zarpar el domingo en lugar de aguardar a que se realizara la revisión previa.

Rubio y el también senador Rick Scott pidieron al presidente Donald Trump que elimine los requisitos de visa para las víctimas de la tormenta que tengan parientes en Estados Unidos, pero el mandatario indicó que desea mantener las revisiones rigurosas en parte debido a “gente que va a las Bahamas y que no debería estar allí. Incluidas personas muy malas y miembros de pandillas”.

La compañía de ferrys se disculpó con los 119 pasajeros que no pudieron ser llevados a Fort Lauderdale. Unas 857 personas que fueron debidamente revisadas llegaron a Florida en un crucero el sábado.

Las víctimas

Los bahameños que perdieron todo tras el paso de Dorian intentan escapar de las islas más afectadas, después de que la tormenta dejara 44 muertos en el archipiélago, una cifra que las autoridades esperan aumente “significativamente”.

Más de 260 habitantes de las islas Ábaco, las más golpeadas, llegaron a la capital Nassau tras un viaje de siete horas. Los residentes describieron las condiciones brutales que enfrentan por el huracán e indicaron que el olor de los cuerpos aún por recuperar, junto con los montones de basura que se acumulaban, era opresivo y antihigiénico.

“Ha pasado casi una semana, la gente no tiene comida ni agua. Los cuerpos siguen tirados, no es saludable quedarse aquí”, dijo Chamika Durosier, que salió a respirar aire fresco fuera del aeropuerto para escapar del mal olor de los inodoros, que no pueden descargar por falta de agua. “Algunos duermen aquí tres o cuatro días ya que la cantidad de lugar en los aviones es limitada”, agregó.

En Freeport, miles de personas hacían fila en el puerto con la esperanza de abordar un barco de la línea de cruceros Paradise de Bahamas que ofrece pasajes gratuitos a Florida.

La Nación