El Parlamento de Austria vetó el acuerdo comercial entre ambos bloques

El parlamento de Austria vetó el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea

El parlamento de Austria aprobó el miércoles una moción que obliga al gobierno a vetar ante el Consejo Europeo la aprobación del tratado comercial entre la Unión Europea (UE) y Mercosur, lo que ha puesto en serias dudas el futuro del pacto.

La propuesta tuvo el apoyo de todos los partidos parlamentarios (socialdemócratas, democristianos, ultranacionalistas e izquierdistas), con la excepción del liberal NEOS, que apoya el acuerdo, aunque reclama algunas modificaciones.

En el socialdemócrata SPÖ, uno de los promotores de la moción, calificaron su aprobación como “un gran triunfo para los consumidores, el medioambiente, la protección de los animales y los derechos humanos”.

En los últimos días el acuerdo ha sido muy criticado en Europa debido a los incendios forestales en el Amazonas, especialmente en Brasil, que han generado dudas sobre los compromisos de algunos países del bloque sudamericano con el cuidado del medio ambiente.

También, desde el principio los agricultores europeos, sobre todo en Francia e Irlanda, se manifestaron en contra del pacto ya que consideran que no podrán competir en igualdad e condiciones con los productores sudamericanos.

El partido conservador ÖVP, actualmente el de mayor peso en el Parlamento, apoyó inesperadamente la propuesta, mientras que el ultranacionalista FPÖ aseguró que el acuerdo “es historia” y que Austria no puede arrodillarse ante los intereses de la industria, sector que promueve con mayor fuerza el pacto.

También Los Verdes, que no están en el Parlamento, defendieron la necesidad de detener lo que calificaron de “acuerdo nocivo”.

Austria celebrará el próximo día 29 elecciones generales anticipadas, de las que saldrán un nuevo Parlamento y un nuevo Ejecutivo, que sustituirá al actual gabinete de expertos, en el poder desde el pasado junio tras una crisis política que acabó con la coalición entre conservadores y ultranacionalistas.

El nuevo Gobierno estará obligado a aplicar este veto en el Consejo Europeo, donde están representados todos los países de la UE y que debe ratificar el acuerdo, junto con el Parlamento Europeo y los Estados miembros.

Esto ha puesto en serias dudas la continuidad del acuerdo, ya que para su entrada en vigor debe ser aprobado unáninamente por los 28 miembros del Consejo Europeo, y un veto es suficiente para que caiga.

Sin embargo, aún falta mucho tiempo para que el texto sea sometido a votación, ya que por el momento el documento se encuentra en un largo proceso de chequeo legal y su posterior traducción a todas las lenguas de la UE. Según diferentes proyecciones, esto podría tardar hasta dos años.

El pasado 28 de junio, la UE y el Mercado Común del Sur (Mercosur) -integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay-, finalizaron tras 20 años de negociaciones el acuerdo comercial, que todavía debe ser ratificado para entrar en vigor tanto en Europa como en los parlamentos de los países de América del Sur que son miembros.

Comunicado del Parlamento de Austria aquí .

Infobae


Bloquear acuerdo con Mercosur no salvará árboles en Brasil, afirma grupo industrial alemán

La federación industrial VDMA de Alemania llamó a los legisladores a ratificar rápidamente el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el bloque de países sudamericanos Mercosur, a pesar de las preocupaciones sobre la situación ambiental en Brasil.

El gigante sudamericano enfrenta presiones de países europeos por sus políticas ambientales, en particular por lo que es visto como su fracaso para enfrentar una epidemia de incendios forestales en la selva amazónica. Los otros miembros del Mercosur son Argentina, Paraguay y Uruguay.

“Es mejor seguir dialogando sobre la base de un acuerdo comercial que dejarlo solo (a Brasil) o empujarlo a una sociedad con China”, dijo el experto en comercio de la VDMA Ulrich Ackermann.

Mientras más rápido se implemente el acuerdo, más pronto la UE podrá solicitar formalmente una consulta sobre sustentabilidad con Brasil basada en el tratado, dijo Ackermann.

“Rechazar el tratado con el Mercosur sería una política simbólica. Ningún árbol se salvará en Brasil si el acuerdo no es ratificado”, agregó.

Gestión


VOLVER