Argentina | Gabriel Díaz Zolorzalo, politólogo: “Macri deja una administración en peor estado de lo que recibió”

Entrevista a Gabriel Díaz Zolorzalo, politólogo argentino

Por Carla Perelló, de la redacción de NODAL

“Para las ambiciones hay tiempo. Para el 2021, para el 2023…”. Las palabras corresponden a Mauricio Macri en el documental “Momentos”, recién estrenado. Así, el mandatario saliente avizora la posibilidad de volver a disputar el poder en próximas elecciones. A sólo un día del fin de su mandato, NODAL entrevistó a Gabriel Díaz Zolorzalo, politólogo de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Torcuato Di Tella, para hacer un repaso sobre lo que dejan los cuatro años del gobierno de Macri y qué lugar ocupará a partir de ahora.

En la única cadena nacional que hizo Macri sobre el fin de su gobierno destacó algunos puntos de su gestión que catalogó como “logros”: la justicia más independiente, las medidas contra el narcotráfico que implicó la intervención de las Fuerzas Armadas en asuntos de seguridad interior y el sinceramiento del dólar, entre otras cuestiones. ¿Es eso lo que deja Macri? ¿Qué puntos destaca (positiva o negativamente) de su gestión?

En relación específicamente a los puntos mencionados, Macri no sólo pretendió dar mayor participación en seguridad interior a las Fuerzas Armadas. Además, derogó varios mecanismos institucionales de los que disponía el presidente para garantizar el control civil de los militares. Allí se rompió un consenso nacido con la democracia, en 1983, y que corrientes políticas históricas como el peronismo y el radicalismo venían honrando. Ni el “sinceramiento del dólar” o cualquier otra medida económica puede ser considerada un éxito del gobierno. La devaluación, la inflación y el aumento del desempleo y la pobreza son indicadores contundentes.

En ese sentido, el legado de Macri no es bueno. Puede haber hecho contribuciones importantes en la modernización del Estado, pero deja una administración en peor estado de lo que recibió. Macri se aferra a una narrativa que intentará atemperar la denuncia que hará el próximo gobierno por el estado de las cosas. Su discurso en las movilizaciones en la calle y en las redes se propone, además, ubicarlo como el referente indiscutido de la oposición. Es parte de la estrategia del PRO (N de R: el partido de Macri) para vencer las resistencias de otros aliados como la Unión Cívica Radical. En la coalición que gobernó empezarán a surgir disputas al liderazgo de Macri, hasta ahora indisputado. Al perder las elecciones en primera vuelta y no poder reelegir, dejará de ser el líder indiscutido y tendrá rivales internos en lo que era el principal nucleamiento de fuerzas no peronistas.

Sobre el cierre de su mandato se conoció que la pobreza supera el 40 por ciento. Más allá de lo económico, ¿qué significa política y socialmente ese número y cómo se lo enfrenta?

Como decía más arriba, la economía es el peor ítem, por lejos, de la gestión macrista. La pobreza ya era alta, pero ahora la situación ha empeorado. El aumento de la desigualdad volvió a ser un dato de la economía. A pesar de lo declarado al inicio de su gestión, prometiendo “pobreza cero”, no hubo políticas públicas coherentes para combatirla. Política y socialmente es un fracaso. Y la alquimia para resolverla es un misterio, pero sería ideal atacar el problema con una batería consistente y coherente de políticas públicas, más que erráticas medidas inconexas.

Macri logró un repunte en las elecciones generales respecto de las PASO con un discurso más radicalizado contra el aborto y también saliendo más a las calles, a diferencia de lo que siempre ha hecho, ¿qué lectura se puede hacer sobre eso y qué rol supone, entonces, que jugará después del 10 de diciembre como oposición?

Macri seguirá explotando la polarización porque es el escenario en el que más cómodo se siente. La manifestación en las calles y la radicalización de su prédica buscará fidelizar a la mayor cantidad de votantes del 40% que lo votó en las elecciones generales de octubre. El éxito o fracaso de su abandono de la moderación dependerá de muchas variables, como el desempeño económico del próximo gobierno, las actitudes de otros dirigentes opositores, entre otras. Por ejemplo, es difícil aventurar un movimiento al centro de Macri si el año que viene se vuelve a discutir el proyecto para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo. Finalmente, puede decirse que no tendrá un espacio cómodo y regalado, sino que tendrá que volver a construir consensos en torno a su figura para continuar siendo un actor gravitante en la política local.


VOLVER