Ecuador: Jorge Glas exige cambio de cárcel tras medidas cautelares de la CIDH

446

Glas pide cambio de cárcel tras cautelares de la CIDH

La defensa del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, en prisión desde diciembre de 2017 por un caso de asociación ilícita relacionado con el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, pidió este jueves su cambio de una prisión de máxima seguridad a una cárcel menor en Quito.

Fausto Jarrín, abogado de Glas, indicó a Efe que esta petición se basa en el otorgamiento de medidas cautelares en favor de Glas por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para «proteger los derechos a la vida e integridad personal» del exvicepresidente.

Jarrín precisó que este viernes empezará un proceso de acercamiento con el Estado ecuatoriano para conformar una mesa de conciliación que permita concretar las medias cautelares previstas por la CIDH en su fallo emitido hoy en Washington.

«Aspiro, al menos, a que estas medidas nos permitan poner en la mesa de negociación el regreso de Jorge Glas a la Cárcel Número 4 de Quito», de donde fue trasladado hace algunos meses, en un proceso presuntamente irregular, hasta la prisión de máxima seguridad de Latacunga, añadió el abogado.

Según el letrado, la propia CIDH, que en meses pasados visitó la cárcel de Latacunga, sufrió el acoso de las autoridades penitenciarias de ese centro, lo que pudo haber motivado su actual decisión.

Además, dijo que con el cambio a la cárcel de Quito, Glas estaría más cerca de sus abogados defensores, familiares y de los centros médicos donde pueda ser atendido de emergencia si se presentara alguna alteración negativa en el cuadro de enfermedades que padece.

Jarrín mencionó que Glas ha librado una lucha permanente contra una enfermedad que le aqueja y recordó que, además, encaró hace algún tiempo una «huelga de hambre» voluntaria en la cárcel de Latacunga, que el actual Gobierno «llevó hasta la burla» para intentar desprestigiar esa medida de presión.

Justamente, añadió el letrado, «las medidas cautelares están llamadas a parar el hostigamiento» contra Glas, por parte de las actuales autoridades.

Aclaró que las medidas cautelares no se pronuncian sobre «el fondo del caso» judicial que se sigue en contra de Glas, aunque Jarrín opinó que esta decisión «deja en entredicho el hostigamiento» al que presuntamente ha sido sometido su cliente.

Asimismo, opinó que la decisión de la CIDH envía también un mensaje sobre este tipo de casos donde existen sospechas de supuesta «persecución política».

Recordó que hace un par de semanas, la CIDH emitió medidas cautelares similares en favor de la prefecta de la provincia ecuatoriana de Pichincha, Paola Pabón, correligionaria de Glas, ambos afines al expresidente Rafael Correa (2007-2017).

La de Glas es «la segunda observación en menos de un mes que se hace al Estado ecuatoriano por los procedimientos» y la supuesta vulneración de derechos humanos de opositores, remarcó Jarrín.

Glas fue condenado a finales de 2017 a seis años de prisión por un delito de asociación ilícita relacionado con la trama de corrupción de Odebrecht, que él ha negado.

La República


La CIDH otorga medidas cautelares a Jorge Glas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concedió medidas cautelares al exvicepresidente Jorge Glas, condenado por asociación ilícita a seis años de cárcel.

La CIDH, cuyas decisiones del pasado fueron rechazadas por Rafael Correa, solicita al Estado que adopte medidas para proteger su vida e integridad, que estas sean tomadas con él y sus representantes y que se informe de las acciones implementadas en un plazo de 15 días.

El pedido ingresó el 4 de diciembre de 2018 y la resolución se emitió este martes. El abogado de Glas, Fausto Jarrín, alegó que su defendido tiene padecimientos crónicos, que requerirían de tratamiento y atención médica, y que estaría expuesto a amenazas dentro de la prisión.

Desde el 2 de octubre de 2017, Glas estuvo detenido en la cárcel 4, en Quito. Sin embargo, tras la fuga del exsecretario de Comunicación Fernando Alvarado, el 21 de octubre de 2018 fue trasladado a la cárcel de Latacunga.

Argumentos

En Latacunga, según la defensa de Glas, los líos de insalubridad, el riesgo de contraer tuberculosis, los maltratos con violencia sicológica, la inexistencia de un centro médico especializado, entre otras, son condiciones que le han provocado crisis de ansiedad e insomnio crónico.

El Estado, por su parte, alegó que el traslado correspondió a razones de seguridad. Además, que Glas recibió atención del Ministerio de Salud, especialmente, tras su huelga de hambre, que ha rechazado ser atendido en casas de salud y que personal de la Policía mantendría el resguardo las 24 horas.

Estos hechos fueron expuestos a la CIDH, que tras su análisis, determinó que Glas está en una “situación de gravedad y urgencia”. Este pronunciamiento, dijo Jarrín, responde a que la justicia “tarda, pero siempre llega”.

El cambio de cárcel “sería la opción más apropiada y segura”, destacó y añadió que todavía no se comunica con él ningún representante del Estado y que enviaría una carta para que se fije la reunión.

Según el penalista Pablo Encalada, las medidas otorgadas por la CIDH no afectan lo resuelto en sentencias ni los procesos penales vigentes, únicamente se refiere a protegerlo de posibles atentados contra su vida y de una garantía a la atención médica.

La Hora


Gobierno daría respuesta a medidas cautelares solicitadas por la CIDH respecto a Glas

La Cancillería, el Ministerio de Gobierno, la Secretaría de Derechos Humanos y el Servicio Nacional de Atención a las Personas Privadas de la Libertad atenderán la solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) respecto a la adopción de medidas para proteger la vida e integridad del exvicepresidente, Jorge Glas, sentenciado a seis años de privación de la libertad por asociación ilícita en la trama de corrupción de Odebrecht.

«El Gobierno siempre ha sido respetuoso de los mecanismos de derecho humanos, es una de las prioridades del señor presidente (Lenín Moreno). Todas las personas que están hoy recluidas por cualquier delito que hayan cometido tienen que ser protegidas por el Estado y sin duda ese es el caso del exvicepresidente Jorge Glas», dijo el secretario general de Gabinete de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, durante una entrevista en Ecuador TV.

La resolución fue adoptada el pasado martes 31 de diciembre del 2019, pero emitida la resolución este jueves 2 de enero de 2020.

Jorge Glas está en prisión desde octubre del 2017. En diciembre del mismo año fue sentenciado a 6 años de prisión como culpable del delito de asociación ilícita en el caso de sobornos de la constructora Odebrecht.

Pichincha comunicaciones

 

Más notas sobre el tema