Fugas de narcos en cárceles de Paraguay y Brasil – La Nación, Argentina

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Al asignar acabadamente la alta prioridad que corresponde a la lucha contra el narcotráfico, que no admite renuncios, nuestras autoridades acaban de reforzar los controles fronterizos con cámaras de seguridad y patrullajes activos en la frontera que separa a nuestra provincia de Salta de la vecina Bolivia.

Lo han hecho en conocimiento de las espectaculares fugas masivas protagonizadas recientemente por algunos líderes narcos de dos cárceles emplazadas en Paraguay y en Brasil. Una de ellas es la penitenciaría Pedro Juan Caballero, situada en Amambay, en pleno territorio paraguayo. La otra fuga se produjo en una prisión de Rio Branco, la capital del estado de Acre, en Brasil.

De los 75 fugados de la prisión de Paraguay, se estima que muchos son miembros de Primer Comando Capital, una peligrosa organización delictiva que fue fundada en 1993 durante una rebelión ocurrida en una cárcel de San Pablo y que sigue muy activa. En esa cárcel fue hallado un túnel y los investigadores paraguayos no descartan ninguna hipótesis, incluso que se hayan escapado por la puerta principal de la prisión, tras haberse liberado los ingresos a algunas celdas, en connivencia con autoridades del presidio, a las que habrían sobornado.

Otros 26 presos se fugaron de la cárcel brasileña, tras hacer un agujero en la pared del pabellón donde se encontraban recluidos. Confeccionaron cuerdas con sábanas y se escaparon por el muro.

Cabe aplaudir la alerta de nuestras fuerzas de seguridad frente a otro peligroso azote regional, como ciertamente lo es el flagelo del narcotráfico, respecto del cual, por su enorme peligrosidad, no se puede bajar un solo instante la guardia.

La Nación