Los beneficios de la innovación y la creatividad – Por Javier López Casarín

Los beneficios de la innovación y la creatividad

Por Javier López Casarín*

La innovación, por definición, es la inclusión de algo nuevo. Sin innovación, no hay nada nuevo y sin nada nuevo, no hay progreso

Como ya he señalado en ocasiones anteriores, la innovación nos ofrece muchísimos beneficios a nivel sociedad y empresarial, fomenta la productividad y reduce los costos, mejora la calidad de los productos y servicios, amplia la oferta y variedad de los mismos, es una vía para solucionar problemas ambientales y ayuda a que exista una diferencia importante y significativa entre las empresas y/o países.

Sin embargo, poco se ha mencionado sobre los beneficios individuales del proceso creativo y de innovación, lo que a cada persona le aporta el poder transformar sus ideas en algo tangible. Desafortunadamente, la innovación ha caído en estereotipos como un procedimiento que beneficia solo a las empresas; no obstante, lo más gratificante de innovar es poder hacer de un pensamiento un concepto exitoso y esto no sucede únicamente a nivel empresarial. Para hacer esto, debemos pasar por un proceso largo y complejo que nos exige lo mejor de nosotros y de igual manera, nos transforma.

No solo se innova en productos, también se innova en procesos, en desarrollar nuestros talentos, en nuestra vida.

SINÓNIMO DE PROGRESO

La innovación, por definición, es la inclusión de algo nuevo. Sin innovación, no hay nada nuevo y sin nada nuevo, no hay progreso. Si una organización no está progresando, simplemente no puede seguir siendo relevante en un mercado competitivo. Lo mismo sucede con el ser humano, si no busca el progreso, no evoluciona, no crece.

Es cierto que a veces puede ser un desafío comprender los impactos de la innovación en nuestra sociedad en general, pero hay mucho más en innovación que solo buscar lograr una ventaja competitiva. La innovación es realmente la razón central de la existencia moderna. Aunque la innovación puede tener algunas consecuencias indeseables, el cambio es inevitable y, en la mayoría de los casos, la innovación va a crear un cambio positivo.

Básicamente, innovar nos permite utilizar nuestra creatividad, esa que cuanto más se practica, más se desarrolla y por consiguiente, más satisfacciones nos da. Para ser creativo se necesita ver la realidad de forma distinta a la mayoría; cuanto más fomentemos esa creatividad veremos un crecimiento a nivel personal en distintas áreas, tales como la forma en que percibimos algunas situaciones de la vida, incrementará la confianza que tenemos en nosotros mismos, seremos mucho más intuitivos para solucionar problemas, aumentará nuestra curiosidad intelectual, desarrollaremos cada vez más nuestra imaginación, seremos mucho más competitivos y, por consiguiente, más felices.

SERES CREATIVOS

A través del proceso creativo y de la innovación podemos combatir el estrés, la tristeza, alejarnos de pensamientos negativos que no nos permiten disfrutar de la vida, nos mantiene en el camino del éxito y con una actitud positiva; es una fuente de enriquecimiento personal que podemos desarrollar a diario.

Todos tenemos la capacidad de innovar, todos poseemos creatividad, la manera en la que la desarrollamos es lo que nos hace diferentes de los demás. Es por ello que se aconseja a los padres estimular la creatividad a sus hijos desde las etapas más tempranas de la vida y continuar haciéndolo ya de adultos, por cuenta propia.

El innovar nos convierte en personas más productivas, más flexibles mentalmente, más abiertos a los cambios y ello nos permite adaptarnos mejor a una sociedad que va cambiando a pasos agigantados. Si contamos con la posibilidad de adecuarnos al cambio, tendremos la actitud que hace la diferencia, esa que nos permitirá salir triunfadores en diferentes ámbitos de nuestra vida.

*JAVIER LÓPEZ CASARÍN, PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN REINVENTANDO MÉXICO

El Heraldo México